Universidad-empresa-Estado: una propuesta ganadora

Viernes, 17 de Julio de 2020
El concepto de la integración de la universidad, la empresa y el Estado tiene su origen en la organización práctica.

El martes pasado tuvimos la tercera reunión virtual de la plenaria del Comité Universidad-Empresa-Estado (CUEE), sabiamente presidido por Francisco Unda Lara, director regional de la ANDI Norte de Santander, con el eficaz apoyo de Ana Cecilia Vergel, decana de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Libre, como secretaria técnica. El CUEE es un espacio de encuentro entre la universidad, que debe hacer la investigación básica y aplicada; los empresarios, que deben utilizar los hallazgos de la universidad para mejorar sus productos y procesos y el Estado, representado por la Gobernación del departamento de Norte de Santander y la Alcaldía de Cúcuta, que se comprometen a apoyar y a hacer más fáciles los procesos de creación y crecimiento de la empresa.

El concepto de la integración de la universidad, la empresa y el Estado tiene su origen en la organización práctica, aunque informal, del proceso innovativo norteamericano.  En EEUU, la investigación básica se hace con dineros estatales en universidades públicas y privadas a través de bolsas de dineros públicos que conceden a los investigadores la National Science Foundation y el National Institute of Health.

En los consejos de dirección de las grandes universidades se sientan presidentes de grandes empresas que están atentos a los desarrollos investigativos de la universidad y ofrecen comprar las patentes correspondientes a los productos de la investigación universitaria para crear nuevos procesos y productos, que desarrollan a través de sus propios recursos financieros y laboratorios de investigación y el apoyo de la banca, particularmente la de inversión. De esta manera, los dineros públicos financian la investigación fundamental sin exigir resultados inmediatos, pero poniéndola a disposición de la industria para que ella la pueda utilizar en sus propios desarrollos innovativos. 

El reconocido educador y filósofo de la ciencia, Ernesto Sábato, plasmó esta relación para el caso latinoamericano en lo que se ha dado por llamar el Triángulo de Sábato en cuyos vértices aparecen la universidad, la empresa y el Estado. Es a partir de este triángulo como se han establecido exitosos CUEE en Medellín, el eje cafetero y nuestro departamento. 

El confinamiento nos obligó a reinventarnos con verdadero éxito. Cambiamos nuestras reuniones plenarias presenciales bimensuales por reuniones mensuales virtuales. Esto ha permitido la presencia de muchos más empresarios y personas interesadas en las tres sesiones virtuales, que en cualquiera de los encuentros presenciales. Se han presentado investigaciones de varias universidades, de centros privados y de institutos gubernamentales en tres tópicos de la mayor importancia: la utilización de las TIC, los avances de las empresas de la moda y el martes pasado, los proyectos de economía naranja basada en emprendimientos de turismo. 

Estas sesiones han contado con la presencia del gobernador del departamento y de sus secretarios, así como miembros del gabinete municipal. Empresarios en cada una de esas áreas han hecho valiosas alianzas con los investigadores, que seguramente producirán mayores ganancias y mayor empleo en el departamento. 

El éxito que han tenido los CUEE en términos de jalonadores de desarrollo, innovación, creación de nuevos empleos e industrias y mayor contribución al Producto Interno Bruto (PIB) regional ha sido clave para que la Asamblea haya introducido el concepto de Alianza Universidad-Empresa-Estado como uno de los ejes del plan de desarrollo aprobado el martes pasado. Es un espaldarazo real al CUEE, al cual debemos responder con todo empeño.