San Luis: el primer barrio de Cúcuta

Viernes, 26 de Febrero de 2021
Luego de un siglo de fe, historia y ancestralidad, el objetivo principal de la comunidad es recuperar la belleza natural de la única laguna urbana del departamento.

Como primer barrio fundado en Cúcuta, San Luis, ubicado en la comuna 4, se ha mantenido firme en sus estructuras a pesar del terremoto y el inevitable paso del tiempo.

Antes de la llegada de los españoles, estas tierras eran habitadas por comunidades indígenas motilonas. Más tarde, fue aquí donde Juana Rangel de Cuéllar donó 782 hectáreas para la construcción de una iglesia y una plaza .

De ahí nació San Luis como el primer barrio de la ciudad. Sin embargo, no bajo el nombre con el que se le conoce ahora, sino como se le llamaba en antaño: ‘Pueblo de Cúcuta’. Fue hasta 1897 que el padre Demetrio Mendoza, nacido allí y párroco en aquel año, lo bautizó como San Luis en honor a San Luis Gonzaga.

También conocido por los cucuteños como ‘Pueblo de San Luis’, este lugar, por su contexto geográfico como vecino del río Pamplonita, requería viajar en canoa para llegar al otro lado. El pasaje costaba un centavo, pero el precio podía duplicarse en caso de que el caudal del afluente subiera.

Hasta que llegó el ferrocarril. Construido el Puente Araujo en el año 1893, gracias a la importación desde Inglaterra por parte de la Compañía del Ferrocarril, la estructura, que aún sigue en pie como recuerdo para generaciones presentes y venideras, servía como paso del tren.

La persistencia de la iglesia

En el corazón del barrio está ubicada la única basílica de Norte de Santander. Durante cuatro veces se ha erigido en honor a la Virgen de Chiquinquirá. Primero, en choza; luego, en ermita; después en un templo sencillo y finalmente como basílica.

Ahora la iglesia se ha convertido en una emblemática estructura por su arquitectura gótica, digna de orgullo para cucuteños y seguidores de la fe católica.

El lienzo de la Virgen de Chiquinquirá es una copia del pintor Alonso de Narváez, encomendada por el conquistador Rodrigo de La Parada en 1587, quien pagó veinte pesos de oro por el cuadro y se lo dio a los indígenas como premio a su lealtad.

La primera capilla fue levantada a los costados del río Pamplonita, hasta que una terrible tempestad la arrasó. El cuadro de la Virgen fue rescatado milagrosamente en la confluencia de los ríos Pamplonita y Táchira y llevado de nuevo a San Luis, donde comenzaron a edificar un templo. La parroquia de San Luis fue fundada en 1660 y estaba ubicada en la avenida segunda entre calles 15 y 16, pero fue destruida por el terremoto.

De nuevo, se comenzó a construir en el siglo XVIII como una estructura sencilla, esa vez en el lugar donde hoy está ubicada: avenida 3 con calle 13. Sin embargo, tuvo que ser demolida en 1950 y se comenzó a construir la actual basílica  de ‘Nuestra Señora de Chiquinquirá’, donde ha permanecido hasta la fecha.

 

Image
Puente-Araujo

 

Malestar en las aguas

La laguna de San Luis es uno de los lugares que los cucuteños más desconocen, al estar ubicada en la parte trasera del sector, en límites con el barrio Alto Pamplonita, sin embargo, se trata de la única laguna urbana en Norte de Santander.

Según José Luis Parada, presidente de la Junta  de Acción Comunal (JAC) de San Luis, la laguna antes era un chircal donde funcionó una ladrillera hasta los años 90, y una vez la empresa cerró, el dueño dejó la propiedad como bien al no poder indemnizar a los trabajadores.

El problema es que con el paso de los años la laguna se convirtió en un foco de basuras, malos olores y un espacio que propiciaba el consumo de drogas.

Para mitigar el impacto, la Administración Municipal, Veolia, Corponor, la Policía Metropolitana de Cúcuta, y la misma comunidad, trabajan de manera articulada en la recuperación de este espejo de agua.

 

Image
Calles-en-mal-estado-San-Luis

 

Seguridad y vías, principales necesidades

“La única parte de la malla vial que está bien es la avenida segunda y tercera. Necesitamos que  hagan los arreglos a las calles porque eso nos está perjudicando”, manifestó el presidente de la JAC.

En cuanto al tema de inseguridad, Parada dio a conocer que han pedido a la Mecuc que instalen un microcuadrante  para el barrio. Ante el amplio número de manzanas y cuadras, los efectivos policiales del cuadrante 5 llegan a ser insuficientes para atender las necesidades de seguridad de la comunidad.

 

Image
La opinión
La Opinión