Escuchar este artículo

Juveniles rojinegros: grandes afectados por la crisis del Cúcuta Deportivo

Viernes, 29 de Enero de 2021
Winston Ramírez, Julián Rojas y Juan Pablo Marín, tres exjugadores del Cúcuta Deportivo 2020, aún no tienen vinculación con algún club.

Desde que se decretó la liquidación del Cúcuta Deportivo el pasado 11 de noviembre del 2020, la incertidumbre reina sobre los jugadores de la región que hacían parte de la institución fronteriza. 

Las categorías menores que adelantaban proceso de hace varios años, vieron truncadas las posibilidades de ascender jugadores a la plantilla profesional, como venía ocurriendo en el 2020 cuando al menos seis futbolistas tuvieron la chance de sumar minutos por Liga y Copa. 

Si bien es cierto que la mayoría ya están vinculados con instituciones del rentado nacional, Juan Pablo Marín, Winston Ramírez y Julián Rojas, aún no cuentan con la misma suerte con la que contaron Michell Ramos en el Cali, José Orlando Pérez en Jaguares o Héctor Solano en Patriotas.

¿Qué están haciendo?

De momento, la paciencia y la preparación son los mejores aliados de los tres jugadores nortesantandereanos. 

“Estoy entrenando en Cali, preparándome para cualquier llamado. Por ahora estoy en un personalizado con Emilio Quiceno que he logrado costear gracias al apoyo de mi familia”, afirmó el lateral derecho Winston Ramírez, quien el año pasado debutó frente al Atlético Bucaramanga en Liga. 

Por su parte, tanto Rojas como Marín continúan entrenando en la ciudad. 

“Estoy pagando entrenos personalizados en el la cancha de Palmaseca, en el centro de alto rendimiento, que tienden a ser costosos”, contó Rojas, debutante ante Valledupar, por Copa en el 2019.

Marín, quien vio minutos por primera vez en el 2018, señaló que se está entrenando en el Club La Masía, con ayuda de su representante. 

¿Ofertas?

“Es un problema que los juveniles no tenemos contactos que nos conozcan para llegar a un equipo profesional. Han llegado propuestas pero por el momento no tengo nada concreto. Aquí en Colombia está la posibilidad de ir al Once Caldas y también me propusieron ir a la tercera división de Portugal”, señaló Ramírez, quien en el duelo entre Cúcuta y el ‘albo’ en Manizales, dejó buenas impresiones. 

Al igual que Winston, Julián y Juan Pablo, tampoco tienen ofertas concretas. 

“En el momento de la liquidación me buscaron varios representantes, pero al día de hoy no hay una opción concreta. Estando en la profesional, uno aspira a seguir en ella, pero ya ha pasado el tiempo y aún no sé qué poder hacer. Creo que tendré que bajar de nuevo a la Sub-20 pues este año aun puedo jugar con la categoría. Sería una oportunidad para seguir demostrando y ascender al primer equipo”, confesó Rojas a quien le han ofrecido equipos del rentado nacional para la Sub-20.

Rojas, quien puede desempeñarse como extremo, volante o lateral,  tan solo alcanzó a disputar cuatro partidos como profesional en el 2020 (2 en Copa y 2 en Liga), anotando un gol. 

“Si Dios lo permite la otra semana tengo que tomar una decisión de ir algún equipo Sub-20. Espero poder firmar un contrato. Algunos me han ofrecido ir unos 10 o 15 días a probar pero todo debe ser costeado por mi cuenta y realmente a mi familia le es complicado. Espero aunque sea vivir en una casa hogar y algún subsidio que me ayude con los transportes y mantenerme”, contó el cucuteño de 19 años.

Marín, quien disputó 11 partidos por Liga y 2 por Copa en los que cumplió funciones de volante ofensivo y en unos encuentros de marca, declaró que “por el momento no tengo ofertas claras. Siempre entreno y me dedico a mejorar mi rendimiento”. 

La liquidación, un golpe fuerte

Los tres jugadores venían vinculados al club desde al menos dos años atrás, adelantando sus procesos en la categoría Sub-20 de la institución fronteriza en la que encontraron la posibilidad de debutar y en la que de a poco se iban consolidando. 

“Es triste porque es el equipo de la tierra, del que uno es hincha. A decir verdad, el sentimiento que despierta es el de tristeza”, dijo Marín, de 20 años, quien marcó su primer gol como profesional ante La Equidad por Liga. 

A esto, Ramírez apoyó la afirmación de Marín subrayando que el golpe fue más grande para los jugadores de la región. 

“Sin sueldo o con sueldo trabajábamos, lloviendo o no lloviendo, continuábamos por amor a la camiseta, a la ciudad. No teníamos en los planes la liquidación pero llegó el momento de como dicen ‘abrir peluca’, una situación muy difícil. Creo que todos los compañeros dimos el 100% por el equipo”, dijo el patiense que jugó 10 partidos de Liga y 2 de Copa. 

¿Cómo se definen?

“Soy un jugador práctico, ágil y con gol”, expresó Rojas. 

“Un talentoso. Me gusta siempre ir adelante. Soy muy compañerista, prefiero dar el pase que marcar. Estoy siempre alegre en la cancha”, dijo Marín. 

“Soy inteligente dentro y fuera de la cancha. Me gusta ir al ataque, trabajo en grupo unión y familia, tengo los pies en la tierra”, aseguró Ramírez. 

Image
Gustavo Contreras
Gustavo Contreras