Escuchar este artículo

Fui un enfermo por el licor: Alcohólico anónimo

Viernes, 9 de Junio de 2017
Alcohólicos Anónimos celebra este sábado 82 años salvando vidas, 64 de ellos en Colombia y 54 en Cúcuta.

Tenía solo 4 años y medio de edad cuando comenzó a beber licor, su papá le decía que tenía que ser macho como él, por eso le daba cerveza. En medio de su ignorancia, este boyacense no estaba consciente de que, en lugar de estar formando a un “macho”, estaba dando vida a un alcohólico.

Esa es la historia de Nelson A., quien fue un “enfermo” por el licor, como él mismo se describe, pero halló en Alcohólicos Anónimos (AA) un empuje para salir de esa oscuridad que lo llevó a quedar sin familia y solo a trabajar por calmar su sed con las llamadas bebidas espirituosas.

Alcohólicos Anónimos nació en Estados Unidos el 10 de junio de 1935, este sábado celebra 82 años “salvando vidas”, de acuerdo con Nelson, quien recordó que la institución lleva 64 años en Colombia y 54 en Cúcuta. Por eso, hoy a las 9:00 de la mañana habrá un encuentro en el auditorio de Voz Dei, para hablar sobre el alcoholismo y dónde encontrar a AA.

“Yo dependía del alcohol, mi obsesión era beber; no me importaba la casa ni mi imagen y perdí todo…Llegué buscando ayuda, comencé a interesarme en los principios espirituales que maneja Alcohólicos Anónimos, que son 36, y debido a eso he prestado servicios dentro de la comunidad”, expresó este hombre que ahora ofrece sus conocimientos a quienes sufren el problema.

Para Nelson A., “la enfermedad del alcoholismo” no tiene cura, es como la diabetes, se puede controlar y es por eso que AA implementa el programa de 24 horas denominado ‘Por hoy no bebo’, “porque es el día que me concierne vivir, pues el mañana no ha llegado y el ayer es historia”. Este fue el proceso al que él se integró y al cual busca vincular a los nuevos miembros.

Lea además 46% de los menores ha bebido licor en presencia de sus padres

La negación, el principal obstáculo

“Antes decía que no era alcohólico, que me tomaba una o dos -cervezas- para pasarla bien, que la ayuda debía ser para otra personas. Cuando acepté que tenía problemas con el alcohol di el primer paso fundamental para encontrar una solución”, señaló.

Después de la aceptación, recibió la ayuda que necesitaba a través de los 36 principios de Alcohólicos Anónimos: 12 pasos, 12 tradiciones y 12 conceptos. Afirmó que estos son fórmulas para el cambio de vida, se trata de un proceso que debe aplicar el integrante de AA para toda su existencia y que le contribuirá a mejorar sus relaciones en la familia, con los vecinos y en el trabajo.

“En Alcohólicos Anónimos no existe la fuerza de voluntad, existe la buena voluntad, porque todo lo que hagas con fuerza se cansa y todo que hagas con buena voluntad no tiene cansancio, por eso lo importante es aceptar que se tiene un problema”, enfatizó.

Le puede interesar Un colombiano gasta al año unos $525 mil en licor

¿Cómo se identifica a un alcohólico?

Un alcohólico no se define por la cantidad en la que bebe y la frecuencia con la que lo hace. El alcohol es un lubricante social para su consumo siempre hay un pretexto, sostuvo Nelson A. “Un alcohólico se define por el comportamiento que muestra cuando consume licor, si es el inadecuado, entonces allí hay un problema.

En el área urbana, los niños comienzan a ingerir licor desde los 9 y 10 años y su consumo ha aumentado con el auge de las llamadas chiquitecas. Mientras que en la zona rural este problema es más grave, la ingesta comienza a más temprana edad, desde los 4 años, con las bebidas fermentadas no tratadas como el guarapo.

Lea además Crece el consumo de licor en tabernas del centro de Cúcuta

Alcohólicos Anónimos en Cúcuta

Nelson A. destacó que el alcoholismo afectada a todos los estratos sociales, obreros, profesionales, jóvenes y adultos mayores. En Cúcuta, Alcohólicos Anónimos tiene 26 grupos, con unos 400 miembros; el más antiguo es La Frontera, en la avenida Gran Colombia. Además cuentan con extensiones en Los Patios, Pamplona, Lourdes, Tibú y Villa del Rosario.

Igualmente, tienen dos grupos en las cárceles de mujeres y hombres de la ciudad, pues hay casos en los que los condenados pararon en este sitio por estar bajo los efectos del licor. “El mensajero no importa, lo que importa es el mensaje, por eso el miembro es el anónimo y por la gracia de Dios estamos 192 países”.

Precisó que AA tiene su programa traducido en 72 idiomas, 132 mil grupos, 3 millones de alcohólicos recuperados en todo el mundo, “a quienes si le sumamos una esposa son 6 millones, porque toda la familia es feliz cuando uno de los suyos deja de beber”.

Image
Leonardo Favio Oliveros Medina
Leonardo Favio Oliveros