Escuchar este artículo

Inquietudes sobre obra en la glorieta del Indio

Miércoles, 27 de Febrero de 2019
Los trabajos se inician en forma el 4 de marzo en las avenidas 7 y 8. 

Aunque la Alcaldía, los constructores y la interventoría coincidieron en que la intersección de la glorieta del Indio será una de las mejores obras de ingeniería vial de los últimos tiempos, a los vecinos de los barrios aledaños al sector donde se llevará a cabo la obra los asaltan muchas inquietudes.

Aspectos tales como la poca presencia de vías para que los peatones se movilicen en un sector al que confluyen cada hora más de 9.600 carros; cruces que no quedaron plasmados en el diseño de la obra; giros de carros de carga pesada a la izquierda y en calles angostas, el plan de tráfico alternativo, o si los puentes estaban capacitados para soportar más de 34 toneladas de peso, teniendo en cuenta la cercanía con la zona industrial, fueron entre otras las preguntas que transmitieron los vecinos durante la presentación del proyecto.

No obstante pedir explicaciones a estos interrogantes, los vecinos agradecieron la obra, porque por fin van a ver cristalizada una solución por la que llevan esperando más de cuatro décadas.

Algo que no se explicaron los vecinos fue el hecho de que no se hubiera contemplado cruces rápidos y sin interferencia en los sentidos Atalaya-aeropuerto o diagonal Santander-terminal-avenida 8, si no que para alcanzar esos destinos hay que ir hasta calles aledañas, alargando el recorrido, gastando más tiempo y trasladando la congestión hasta esas vías, dijo Gerardo Flórez, residente en el barrio Sevilla. 

Le puede interesar Habrá tres puentes en la glorieta del terminal

Otra de las inquietudes que causó sorpresa entre los constructores fue la que hicieron los vecinos Hernando García y Sandra Jaimes, quienes preguntaron cómo se las van arreglar los conductores de las tractomulas de 34 toneladas que vengan por la avenida 8 y deban hacer el retorno en la calle 2 para girar hacia la avenida 7, si esos cruces viales son muy angostos para un vehículo de esa naturaleza.

Pero más allá de esto, si los puentes tienen la capacidad para soportar tal peso.

El ingeniero Luis Rueda, de Consultores Solano Navas Ltda que integra la Unión Temporal Indio Gant, les respondió que eran casos muy particulares y para ello las autoridades de tránsito del municipio deben dar una solución para su tránsito.

Por su parte, Leonardo Rosillo, encargado de la parte técnica del consorcio Redoma del Terminal, que ejerce la interventoría, confirmó que los puentes que se construirán no solo tienen la capacidad para soportar tal peso, sino que además  sus carriles permitirán sobrepaso de dos vehículos de gran dimensión, es decir, que si llagaren a vararse no obstaculizará la vía.

La directora de la interventoría, Dora Garay, en relación a aquellos giros que dicen los vecinos que no se contemplaron en los diseños, respondió que la principal misión del proyecto fue dar una solución de plano a la congestión que se presentaba en esa glorieta. “Los estudios de tránsito promedio diario y los de tráfico que se hicieron concluyeron que había que dar soluciones a los tramos más críticos, como la avenida 7 y 8, la diagonal Santander y la vía que viene de Atalaya, por eso esos pasos garantizarán el tráfico automotor sin interferencia”, dijo Garay. Explicó que se pasó de un puente con terraplenes de 190 metros a tres puentes de 355 metros cada uno, con 490 metros de terraplén. Se actuó en base a la solución que se necesitaba, no la belleza ni al capricho de la gente, subrayó la interventora. 

Image
La opinión
La Opinión