Escuchar este artículo

Manuela Beltrán recuperó la biblioteca para el disfrute de la comunidad

Sábado, 23 de Abril de 2022
El lugar estaba en deterioro desde hace algunos años.

Los habitantes del barrio Manuela Beltrán podrán volver a disfrutar de la biblioteca de su barrio, luego de que esta estuviera abandonada por casi 5 años. 


Lea también: Aumentó el desplazamiento forzado hacia Cúcuta

Esto, gracias al proyecto ‘Ciudades Incluyentes, comunidades solidarias’ que adelanta la Unión Europea a través de la iniciativa “Herederos de la frontera colombo venezolana” implementada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Acnur y ONU Hábitat en asocio con Ayuda en Acción. 

El proyecto se adelanta en varios países de Latinoamérica, entre ellos Colombia, con el objetivo de estabilizar a las comunidades luego de los fenómenos migratorios del 2015, para integrar a la población migrante y de acogida en el proceso. 

Bucaramanga, Cúcuta y Villa del Rosario son las 3 zonas en las que la Unión Europea trabaja a nivel nacional, impactando a cerca de 1.500 personas. 


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

En Cúcuta se están interviniendo 3 barrios de la comuna 8: Manuela Beltrán, Las Delicias y Brisas de los Andes, lugares en los que se ha trabajado para romper las fronteras imaginarias e integrar a la comunidad migrante, retornada y de acogida, teniendo en cuenta las problemáticas que confluyen en estos lugares. 

Angie Colmenares, coordinadora de Proyectos de la Fundación Ayuda en Acción, explicó que, con esta estrategia buscan promover la cohesión social, generar espacios de participación para población migrante y construir iniciativas comunitarias que ayuden  y promuevan el diálogo y refuercen los lazos de solidaridad y hermandad. 

“Este es el resultado de un proyecto de diez meses de trabajo con la comunidad de Manuela Beltrán. Estas iniciativas se construyeron con la misma comunidad,  primero se hizo un proceso de formación en temas de participación ciudadana, inmigración, en temas de violencia basadas en género, fortalecimiento a las formas organizativas y en las organizaciones de la sociedad civil de cada uno de estos territorios y luego hicimos un ejercicio colectivo constructivo y de cocreación con la comunidad y vieron como resultados en este caso específico la dotación y la adecuación de la biblioteca del barrio Manuela Beltrán que estaba en unas condiciones un poco lamentables”, explicó Colmenares.


Más información: La falta de docentes en Tibú le corta los sueños a algunos niños y jóvenes

 

 

La coordinadora mencionó que en articulación con la Junta de Acción Comunal (JAC) constituyeron un comité educativo que se va a hacer cargo de toda la dotación de la biblioteca, que no solo será para el disfrute de los niños y jóvenes de Manuela Beltrán, sino que también estará disponible para quienes residen en Brisas de los Andes y Las Delicias.

“Queremos beneficiar a los 3 barrios, por eso la idea era que la Biblioteca Manuela Beltrán fuera el punto focal para que los niños tengan un espacio seguro, tengan libros para sus tareas, para espacios de lectura, y también para que las madres cabeza de hogar se integren”, agregó Colmenares.


Lea aquí: La percepción de pobreza en Norte de Santander supera el 50%

Como el lugar se encontraba deteriorado, a la biblioteca se le hizo una adecuación interna, por lo que se le cambiaron las luminarias, se instalaron láminas de yeso, se colocaron baldosas en las paredes, se remodeló el piso y se adecuó un tanque.

En el tema mobiliario, el lugar fue dotado con sillas, mesas, juguetes, material didáctico, un videobeam y un computador.

“La apuesta es que sean las comunidades quienes hagan sostenible este proyecto, que se hagan cargo de los espacios para que no pase lo de años anteriores”, indicó Colmenares.

José Palacios, habitante del sector, reconoció que esta es una gran iniciativa, pues servirá para integrar a toda la juventud para que se involucre en actividades sanas y educativas, y se alejen de situaciones que puedan afectar su vida como el consumo de drogas y la delincuencia. 


Entérese: Norte de Santander: estaciones de servicio no irán a quiebra

Palacios señaló que, anteriormente era casi imposible transitar entre los 3 barrios ya mencionados, pues existían muchas fronteras, situación que hoy ha cambiado, gracias al trabajo que han venido realizando con las organizaciones internacionales para unir a las comunidades.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda