Escuchar este artículo

El COVID-19 amenaza los Juegos de Invierno

Miércoles, 12 de Enero de 2022
Varias ciudades chinas, en estado de alerta por el virus de la COVID-19.

Apenas semanas antes de los Juegos Olímpicos de invierno de Pekín 2022, que se disputarán desde el 4 y hasta el 20 de febrero, varias ciudades chinas se encuentran afectadas por rebrotes del coronavirus. Sin embargo, aunque a una escala limitada, se implementa la estrategia china de ‘Covid cero’.


Lea: El minuto a minuto del triunfo de James con el Al-Rayyan

Estas son las ciudades donde la situación de emergencia a causa del letal virus es alarmante.

Xi'an 

Esta ciudad tiene 13 millones de habitantes y es una de las antiguas capitales de China, conocida también como un sitio turístico, debido a su célebre ejército de ‘Guerreros de Terracota’, de la dinastía Qin, esta zona está en su tercera semana de cuarentena, debido a los cerca de 2.000 casos del letal virus.

Esto es muy poco si se compara con la situación en muchos otros países. Sin embargo, es el mayor foco en China desde 2020. Concretamente, sus habitantes tienen derecho a salir a comprar provisiones solamente una vez cada tres días. No pueden abandonar la ciudad. Los negocios considerados no esenciales están cerrados.


Le interesa: Acusado por violación y agresión sexual, Benjamin Mendy quedó en libertad


Aunque el aprovisionamiento a sus habitantes demostró globalmente su eficacia durante los confinamientos anteriores en otras regiones del país, en Xi'an se revelaron más complicados.  Sus habitantes se quejaron de las dificultades para acceder a los alimentos. Y otros no pudieron hacerlo a los hospitales, por exceso de celo.

La semana pasada, un alto funcionario local se disculpó públicamente, tras el aborto espontáneo sufrido por una mujer embarazada de ocho meses. Su rechazo en un hospital por no contar con una prueba negativa por COVID-19 vigente provocó un gran alboroto en las redes sociales. 

Las autoridades de Xi'an también admitieron que algunos residentes tuvieron dificultades para aprovisionarse de alimentos. En los últimos días, este problema parece haber disminuido.

Tianjin 

Ubicada a unos 100 kilómetros al sureste de Pekín, esta gran ciudad-puerto con 14 millones de habitantes reina la zozobra porque, al menos, dos pacientes fueron infectados por la variante ómicron, muy contagiosa. 

El domingo, las autoridades instaron a la población a no abandonar Tianjin, salvo que exista una razón importante, y prohibieron toda salida no autorizada. Los establecimientos escolares se encuentran cerrados y se dispuso el chequeo de toda la población. 

No obstante, este foco es limitado, pero es controlado a causa de su cercanía con Pekín.  Los enlaces ferroviarios que conectan Tianjin con la capital fueron suspendidos. Los puntos de control desplegados en las carreteras impiden que cualquier vehículo procedente desde esta ciudad ingrese a la capital.

Henan 

Varias ciudades de la provincia de Henan endurecieron sus restricciones al constatarse un aumento de más de 250 casos desde fines de diciembre.  La capital provincial, Zhengzhou, impuso confinamientos en algunos barrios y ordenó que fueran testeados sus 13 millones de habitantes.

La ciudad de Anyang informó el lunes, 18 nuevos casos, incluidos dos por la variante ómicron vinculados al brote en Tianjin. Las autoridades locales implementaron pruebas por COVID-19 a sus 5 millones de habitantes. 


Interesante: ¿Qué puede ocurrir en la audiencia sobre la visa de Djokovic en Australia?

Se suspendió la venta de billetes de tren o autobús de larga distancia desde Anyang, y se erigieron barricadas en las carreteras. Medidas adoptadas para evitar las salidas de la ciudad y la propagación del virus hacia otras partes del país.

Pekín 

Al acercarse los Juegos Olímpicos, la capital china puso en marcha en la semana su concepto de ‘circuito cerrado’, el cual es una burbuja sanitaria con la que se busca evitar cualquier contacto directo entre los futuros visitantes: deportistas, funcionarios, voluntarios, conductores, cocineros, entre otros, con la población china. 

Todas aquellas personas que accedan a este ‘circuito cerrado’ deben estar vacunadas por completo u observar una cuarentena de 21 días, tras su llegada. La detección cotidiana de la COVID-19 será impuesta en la burbuja. 

En el exterior, las medidas son mucho menos estrictas para los pequineses. Sin embargo, la ciudad prohíbe el acceso de personas provenientes de lugares que hayan registrado casos en las últimas dos semanas. También requieren presentar una prueba negativa por COVID-19 realizada en las últimas 48 horas.

Shenzhen 

Tras constatarse unos pocos casos en los últimos días, esta metrópoli donde tienen su sede muchas empresas de alta tecnología ha confinado a algunos complejos residenciales, lanzó una campaña general de detección y algunas estaciones de autobuses de larga distancia han sido cerradas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda