Carboneros de Norte de Santander proyectan producir 2,5 millones de toneladas

Martes, 2 de Marzo de 2021
22.000 familias del departamento dependen del éxito de esta tarea.

Un panorama favorable en la producción de carbón, pero con incertidumbre a causa de la crisis originada por el coronavirus, es la expectativa que tiene la Asociación de Carboneros de Norte de Santander (Asocarbonor).

Antes de la pandemia, la producción anual de carbón ascendía las 2,5 millones de toneladas. De ellas, entre coque y carbón, más del 80 % eran exportados a través de puertos colombianos de la Costa Atlántica a más de 25 países en el mundo.

Ahora, el objetivo para las empresas mineras es claro: recuperar aquellas cifras que determinan el impacto del sector en Norte de Santander y en Colombia. Alrededor de 22.000 familias del departamento dependen del éxito, la responsabilidad y el compromiso de esta tarea.

Para lograrlo, la Asociación de Carboneros de Norte de Santander se propone cumplir una base de objetivos en el transcurso de este 2021.

Formación de aprendices

De acuerdo con Asocarbonor, sigue siendo un reto indispensable reactivar las formaciones presenciales de aprendices en las minas a través del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), que están suspendidas desde la declaración de emergencia sanitaria, en marzo de 2020, pero que son requeridas con urgencia por un sector minero excepcionado que continúa en operación y que necesita mantener formado al personal operativo en todo lo relacionado con la seguridad minera.

Alianzas

Trabajar de la mano con otras entidades gremiales de carbón a nivel nacional y participar en alianzas estratégicas es otra de las claves.

Una de ellas es la nueva obra que ejecuta Centrales Eléctricas de Norte de Santander (CENS), con el Proyecto San Roque, una esperada subestación a 34.500 voltios, con capacidad a 12,5 MVA (megavoltiamperios), al finalizar el periodo 2020-2023, que permitirá atender la demanda de energía del sector minero, agrícola y residencial a una gran escala.

Entre redes de aliados, esperan que la institucionalidad corresponda a las necesidades que surjan. Entre ellas, el respaldo a la operación en las minas de carbón por parte de las entidades de seguridad civil como el Ejército y la Policía.

Otro escenario que propicia la inversión en infraestructura vial minera en todos sus sectores y el transporte intermodal (fluvial y aéreo) es la Alianza Logística Regional con el Ministerio de Transporte y la Promotora Nortesantandereana de Infraestructura para la Competitividad (Pronorco).

Mesas de trabajo

El tercer gran pilar de estas expectativas corresponde a las sesiones de mesas de trabajo con diferentes entidades, como Corponor, el Ministerio de Minas y la Agencia Nacional de Minería (ANM), para impulsar a corto, mediano y largo plazo los trámites y avances para la expedición de contratos de concesión.

También, tratar los diversos temas en materia ambiental que, como sector minero, deben cumplir en su compromiso con el cuidado del medio ambiente para reducir al mínimo las afectaciones naturales.

Confrontando la pandemia

Al igual que otras organizaciones, durante el año pasado y principios del 2021, sobrellevar la crisis se convirtió en el objetivo principal para la subsistencia de las familias que dependen de este sector económico.

“Dimos cumplimiento a la excepción otorgada por el Gobierno, teniendo en cuenta la importancia del recurso minero del carbón como actividad necesaria para garantizar el abastecimiento de energía de los nortesantandereanos”, explicaron representantes del gremio.

La adecuación a los protocolos de bioseguridad en minas, centros de acopio, plantas industriales y la logística de exportación del carbón necesitó de medidas preventivas para continuar operaciones, mientras se mantenía seguro al personal operativo y administrativo.

Esto supuso un proceso de articulación institucional permanente con otras dependencias a nivel central, regional y municipal en los diferentes territorios mineros, con un canal de comunicación abierto por el que se continúan buscando soluciones para la estabilidad de movilidad de carga, tránsito de personal minero, suministro de insumos requeridos para la operación, entre otros.

El cese obligatorio

Producto de las quemas en territorio venezolano, que provocaron incendios forestales, fenómenos atmosféricos y pérdida de la calidad del aire, el 31 de marzo de 2020 las autoridades ambientales suspendieron temporalmente las actividades generadoras de emisiones atmosféricas.

Teniendo en cuenta que, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Colombia emite 237 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales, el equivalente al 0,47% de las toneladas que se emiten a nivel mundial, estas medidas ayudaron a mitigar el impacto en el aumento de la temperatura atmosférica.

Sin embargo, sumado a la tensión generada por la pandemia, esto provocó una depresión en el sector, pero, para el 6 de mayo, lograron levantar la medida de suspensión y dar un reinicio gradual a los hornos.

 

Image
La opinión
La Opinión