Escuchar este artículo

¿Qué pasará con los festivos del segundo semestre del 2020?

Sábado, 23 de Mayo de 2020
Ocho días festivos del segundo semestre del año iban a ser convertidos en laborales.

La iniciativa para modificar los ocho días festivos previstos entre julio y diciembre de este año y volverlos laborales no prosperó. La propuesta que fue mencionada en la primera semana de abril por el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, en un encuentro virtual con los empresarios afiliados a la Cámara de Comercio Colombo Americana no tomó vuelo.

Consultado si finalmente el Gobierno había tomado una decisión en torno a esa idea y si se iba a expedir una normativa en ese sentido, el funcionario respondió: “Eso se desinfló y no vemos opción de hacerlo, pues no es conveniente en este momento”.

Y es que el propósito de esa apuesta abría la posibilidad de que en algún momento se volvieran laborales los días festivos, dado que en materia de producción cada feriado implica un costo muy alto para las empresas, que deben reconocer por ese concepto recargos salariales a los empleados (ver Informe).

Lea También: Hoteleros, en jaque por el cierre de aeropuertos

Sector privado

Desde la presidencia de la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi), Rosmery Quintero, comentó que ese fue un tema que no logró un consenso entre los gremios de la producción, por lo que decidieron no seguir analizándolo.

“Ese no es un asunto de gusto o disgusto. En una coyuntura como la actual hay muchas cosas por revisar y si esto no resulta conveniente para una parte del sector empresarial, entonces es mejor estudiar otras opciones”, declaró la dirigente.

Cuando se conoció esta propuesta varias agremiaciones del sector privado, en representación del turismo, el comercio y los servicios, le expresaron su preocupación al Gobierno por los efectos negativos de implementarla.

Voceros de los comerciantes (Fenalco), hoteleros (Cotelco), agencias de viajes (Anato) y establecimientos públicos (Asobares) insistieron en que esos días serían indispensables para reactivar el turismo interno y el comercio regional de los principales destinos turísticos del país.

Aunque reconocieron que la medida podría generar posibles ahorros en riesgos laborales e incrementos en la competitividad, insistieron en que sería inconveniente para el turismo, una de las actividades productivas más afectadas por la emergencia declarada por la covid-19.

Para David Contreras, director Jurídico de Asobares, establecer esa modificación haría que los perjuicios del aislamiento en los negocios se extendieran al segundo semestre, momento en el que todos esperan que se dé el inicio de la reactivación económica.

Le puede interesar: Ventas del comercio se fueron a pique en abril

El dilema festivo

La Ley 51 de 1983 reformó el Código Laboral, más conocida como Ley Emiliani por su promotor en el Congreso Raimundo Emiliani, lo que hizo fue trasladar la mayoría de los días feriados nacionales al lunes más próximo.

Desde ese tiempo parte de la discusión ha radicado en si existe o no una relación estadística entre los días festivos y la eficiencia económica del país, sin que haya un acuerdo aún entre quienes consideran que hay efectos positivos como el estímulo para el turismo y los que señalan los impactos negativos en la productividad y la competitividad.

Y aunque la contingencia del coronavirus ventiló la posibilidad de suprimir del almanaque algunos de esas conmemoraciones, la inquietud no es solo colombiana.

En febrero, el presidente de México, Andrés Manuel López, planteó que en su país los descansos se tomen cuando corresponde y no se desplacen hacia el lunes más próximo, como ocurre aquí; pero la emergencia ha provocado que la agenda legislativa mexicana esté concentrada en otros asuntos, sin que esta reforma haya sido abordada.

Image
Colprensa
Colprensa