La pandemia trajo crisis, pero no destruyó los proyectos de estos tres emprendedores

Domingo, 14 de Febrero de 2021
La Opinión le trae la historia de esos profesionales que se lanzaron a dar a conocer otras formas de trabajo virtual.

La pandemia a causa del coronavirus llegó con múltiples exigencias y desafíos para todos. En medio de la cuarentena y otras medidas de cuidado, los cucuteños se las han arreglado para buscar la forma de llevar sus trabajos y el arte a la gente sin que tengan que salir de casa.

Con la meta de no rendirse ni detenerse, tres emprendedores y profesionales se las ingeniaron para acompañar a las personas que pese a la distancia, deseaban seguir contando con sus servicios.

Entonces, a través de videollamadas con aplicaciones como Zoom, Meet o House Party, se lanzaron a dar a conocer otras formas de trabajo en línea.

El coronavirus obligó a una nueva dinámica social que ha generado cambios y el desarrollo de nuevas habilidades digitales que les permitieron a familias seguir su curso y no perder la alegría por hacer lo que les gusta, adaptándose a las nuevas dinámicas.

Animación y celebración desde una pantalla

Leidy Rosalba Castellanos tiene 35 años. Su profesión es diseñadora gráfica, pero su pasión es animar y divertir a niños y grandes. Sin embargo, esta presentadora cucuteña que tiene su propia empresa de animaciones tuvo que resurgir y perder el miedo a las cámaras.

Con su equipo de trabajo decidieron promocionar su animación en las fiestas, pero desde una pantalla. Entonces, regalaron una pijamada a todos los niños que se quisieran inscribir y así dieron a conocer su talento e iniciaron a vender sus fiestas virtuales.

“El reto era adaptar al niño a que el recreador, aunque está frente al computador o celular, es cercano, tiene toda la energía y diversión planeada para no perderlo”, contó Leidy.

Sin embargo, aunque lograron esta meta dirigiendo y animando cumpleaños, bingos para familias y empresas, novenas virtuales, Baby Shower, entre otros eventos, no todo fue completo.

“Aunque lo virtual ha sido una ventaja ha perjudicado a mis animadores, no todos les fluye animar de esa manera. Entonces, no puedo contratarlos en ciertas ocasiones. Por eso, deseamos que todo vuelva a la completa normalidad”, añadió.

Mientras esto ocurre, Leidy y su empresa siguen llevando a los hogares su energía. Planean la diversión e inician su trabajo desde la realización de la tarjeta de invitación, que hacen llegar de manera virtual para que todos los invitados de las familias que se desean conectar.

Gersom Hernández y sus serenatas virtuales

Gersom Hernández se le midió a entregar serenatas a través de video y así conectar a la gente  con sus familias. 

“Los toques de queda nos afectaron enormemente a todos los músicos. Las serenatas eran  después de las 10 y 11 de la noche y fue fatal no poderlas realizar”, contó este músico y animador cucuteño.

Debido a eso, se dedicó a hacer dedicatorias de manera virtual y desde su propio estudio de grabación en su casa, se las arregló para iniciar por cobrar la realización de una serenara de una hora, pero desde una pantalla de computador o celular. “Soy sincero, a pesar de que hice bastantes dedicatorias no era suficiente para mantenerme”, sostiene.

Entonces, “alternaba con mi carro otro trabajo que era hacer domicilios, pero tuve problemas y me multaron porque las llantas estaban desgastadas y me tocó vender mi guitarra para comprarlas”, aseguró.

Así las cosas, se sostuvo vendiendo sándwiches, haciendo domicilios y una que otra serenata y dedicatoria que le pedían a Gersom.

Enseñar a conectar el celular o un computador a un parlante y trasmitir la serenata por Meet fue volviéndose parte de la cotidianidad, pero eso implicaba tener una buena conexión de internet.

La crisis más dura la sobrellevó en diciembre, cuando las medidas por parte de la Gobernación y Alcaldía se volvieron más estrictas.  

“El último mes pintaba bueno, pero terminó siendo el peor de todo el año. La gente se cuidaba y los que no querían ser extremistas no podían contratarnos por la hora de encierro”, contó.

Pero, la perseverancia y las ganas de sobresalir no pararon en este artista de 38 años. Actualmente las serenatas presenciales han retornado y ahora también combina lo presencial con lo virtual.

El camino de Gersom en la música inició cuando ganó en el 2.001 el festival Violeta de Plata del colegio Carmen Teresiano. 

Primero, pidió trabajo en una discoteca y ahí se formó su proceso de aprendizaje. Luego, conoció otros músicos que le brindaron la mano. 

En sus dos décadas de artista fue telonero en los conciertos a Pipe Bueno, Peter Majares y Paola Jara, entre otros.

Capacitar y orientar desde lo digital 

Zully Andrea Velazco Carrillo es experta en el periodismo digital y la creación de entornos virtuales de aprendizaje, su bagaje de conocimientos la ha llevado a tener su propia marca para asesorar en medio del confinamiento.

Desde su página www.zullyprofesora.com y sus redes sociales se lanzó a enseñar de forma permanente sobre temas de comunicación y marketing digital. 

Como docente de la Universidad Pontificia Bolivariana cocreó otros sitios web que han dado apoyo a emprendedores y empresarios en su salto al comercio electrónico.

“Hay un reto fuerte en la alfabetización digital. Conocer y saber de marketing digital no es tarea solamente de los mercadólogos o del director de comunicaciones, es un deber de toda la organización. Estamos en tiempos donde todos deberíamos estar alineados con el lenguaje digital”, dijo Zully.

Para la docente la brecha más grande para la educación está en la falta de recursos y alternativas para los más vulnerables. 

“El Gobierno debe poner su mirada en las comunidades que no han tenido la manera de conectarse, ya sea por falta de internet o por no contar con un equipo para lograrlo”, anotó.

Mientras termina su primer libro, que le apuesta a alfabetizar a las audiencias que se sienten desorientadas en esta área y con un contenido elemental y básico, pretende seguir entregando su conocimiento.

Image
Laura Serrano