La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Node empresa

‘Empresas familiares en Colombia necesitan confiar más en el mercado’

Ivan Lansberg presentó su conferencia en el icnMTY2023. Hablamos con el experto consultor.

La importancia de las empresas familiares en las economías de los países ha sido un hecho indiscutible que cobró especial importancia durante la pandemia, cuando en medio de una recesión global muchas organizaciones se fueron a la quiebra y otras se vieron obligadas a reducir sus inversiones o reinventar la manera en que venían operando. 

En Colombia, recientes informes basados en la legislación nacional arrojan que las empresas familiares representan el 68% de las empresas del país. Según el estudio, Colombia Tech Report 2021 de KPMG, unos 1.110 emprendimientos configuraron el ecosistema digital de las startups (inauguradas) en el país, después de la época del coronavirus.

Cierto es que, generación tras generación, las empresas familiares siguen forjando capacidades con el propósito de imprimir valores que les permitan, no solo permanecer, sino mantener una ventaja competitiva en un mercado sostenible que se transforma día a día.


Lea también: Internacionalización de Empresas Chilenas en Colombia


En esos escenarios cobran un alto valor asesorías como las que Iván Lansberg, socio principal y confundador de la firma de consultoría Lansberg Gersick Advirsors (LGA), quien por años ha brindado asesorías a empresas familiares de Estados Unidos, Canadá, Asia, Europa y América Latina. 

Fundador del Instituto de Empresas Familiares (FFI) y el primer editor de la revista especializada Family Business Review, Lansberg se ha dedicado a promover el éxito de estas organizaciones en las que las decisiones están controladas por un grupo familiar.

En su conferencia magistral ‘El cambio generacional y los retos de la transformación’ que se realizó en el Family Forum, reunido en el incMTY2023, en Monterrey, México, entre el 13 y 16 de noviembre, el consultor conversó con La Opinión acerca de los desafíos que enfrentan las empresas familiares a nivel mundial frente a temas como el liderazgo, la innovación, la sucesión y la gobernanza.

Mayor confianza

Para Lansberg, una de las fortalezas que tienen las empresas familiares ha sido su capacidad de diversificarse y sortear los riesgos como los del gobierno familiar, gestión empresarial, sucesión, administración del patrimonio y propiedad, pero en contraparte les ha faltado mayor confianza en sus sistemas económicos y eso obedece a la propia inestabilidad del mercado.


Le puede interesar: Solo 3 de cada 10 empresas en Colombia creen que las cosas mejorarán


“Cuando las instituciones son muy débiles, cuando los mercados no están claros, al momento de firmar un contrato no sabes si te lo van a cumplir y lo que ha ocurrido en la región, sobre todo en países como Colombia y Venezuela, ha sido que, para que sea sostenible, prefieren hacerlo como un negocio familiar porque, en últimas, es tu grupo de confianza”, señaló.

Sostiene que una de las grandes diferencias entre las empresas familiares y las que nacen como una sociedad entre particulares tienen que ver con el manejo, ya que en las primeras hay fortalezas como un horizonte de inversión a largo plazo.  

“Las decisiones que se toman en las empresas familiares son pensadas en las consecuencias que tendrán para tus hijos y para tus nietos, en muchos casos. Eso afecta mucho lo que tú decides porque estás tomando decisiones a futuro”, agregó.


Aquí: Arturo Calle llega por primera vez a Venezuela y lo hace con tres tiendas


También destaca una fortaleza que resulta menos notoria, pero no menos importante, y es la escala de valores que las familias incorporan como un activo de sus propias sociedades que se transfiere a su planta de personal. 

“En una empresa no familiar hay que traer consultores, hay que hacerte un poco de peripecias para lograr ese grado de compenetración con el proyecto, algo que en una familia sale por naturaleza porque cuando tu nombre como familia está asociado con una marca o un servicio, tú haces todo lo que te sea posible para proteger su calidad”, explicó.

También, habló acerca de la identidad frente a la marca que consolida un valor agregado porque genera mayor confianza con el consumidor y los proveedores. En consecuencia, se adquiere un compromiso de largo aliento ante la empresa, por los mismos valores que le imprimen. 

‘Empresas familiares en Colombia  necesitan confiar más en el mercado’

 

La gobernanza comienza en casa

En la conferencia se abordó el tema de la gobernanza, lo  que para el consultor de Lansberg Gersick Advirsors es un valor que se trasfiere de padres a hijos desde el hogar.  

“Yo creo que los padres tienen una responsabilidad importante en compartir, no solo las penurias de lo que tienen que torear en la empresa sino también los logros y satisfacciones. Ese factor es bien crítico en toda la temática de continuidad porque empieza muy temprano en la vida y empieza en la mesa de la comida de las familias”, sostuvo. 

Para asegurar la trascendencia generacional no solo es importante mantener ese sentido de gobernabilidad –apunta- sino también entender que la importancia que en el manejo de las empresas familiares tienen las estructuras, como las de la junta directiva que le otorgue estabilidad a los planes de sucesión.  


Infórmese: Comercio electrónico crece 10,3% en Colombia


“Tener una estructura muy básica y elemental de gobernanza te da más agilidad porque cuando tienes un empresario que es bueno en lo que hace y toma decisiones con rapidez, alguien que sabe adaptarse a los vaivenes del mercado, eso fomenta un crecimiento y eso es algo indiscutible, pero el problema está cuando eso se traspasa de ese propietario a varios herederos”, explicó.

En estos casos resulta cuesta arriba que las decisiones de una empresa familiar, algunas con diferencias generacionales, vayan al unísono con la ideología de sus fundadores. 

El único camino fuera de la gobernanza, al que Lansberg denomina como el camino de la complejidad,  es delegar a un solo miembro el manejo de la organización y dar participación a otros miembros o herederos en roles diversos, según sus competencias. 


Lea: Hija de emprendedora de Cúcuta gana beca de BBVA y Bancamía


“Si decides hacerlo por la vía compleja tienes que invertirle a la gobernanza porque, de lo contrario, corres el riesgo de fracasar. Muchas veces las organizaciones familiares fracasan porque los dueños se pelearon y fue debido a que no se les educó con un consejo directivo, una junta directiva, con protocolos y con reglas”, apuntó.

La sostenibilidad ha sido una de los puntos clave para garantizar el éxito de las empresas familiares y, conscientes de esa realidad, han nacido consultorías especializadas en garantizar su permanencia. Lansberg Gersick Advirsors es una de ellas. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 10 de Diciembre de 2023

Node empresa relacionada

Recomendados

Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día