La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Las palabras de dolor de la familia del joven asesinado en Cúcuta

En el ataque armado otro hombre resultó herido, mientras que la víctima mortal recibió diez balazos

Ayer, en la casa de Pedro Manuel Villamizar Ramírez se sentía tristeza, acompañada de lágrimas y frustración. En medio de una escena dolorosa, la mamá de la víctima, de 19 años, no paraba de llorar y en cada segundo que pasaba aumentaba su desesperación, mientras miraba las fotografías de su hijo mayor.


Lea: Masacre en una invasión de Cúcuta: asesinaron a tres hermanos


Pedro Manuel fue asesinado la tarde del lunes, a una cuadra de su casa, donde ayer llegaron varios familiares y amigos para abrazarse y consolarse por la pérdida de su ser querido.

“Es terrible la situación que vivimos, pues no sabemos nada de por qué asesinaron a ‘Mateo’, como le decíamos cariñosamente por un personaje de la serie ‘Pandillas, Guerra y Paz’”, aseguró una familiar de Villamizar.

 

Trabajaba en zapatería

Pedro Manuel, según su familia, se graduó de bachiller hace tres años y después empezó a trabajar en la zapatería de propiedad de un tío, pero con el paso del tiempo fue aprendiendo sobre ese oficio hasta que se convirtió en la ‘mano derecha’ de su familiar.

Precisamente, el tío, lo describió como un joven amable, trabajador y que nunca estuvo en malos pasos, pues desde que él decidió que no iba a estudiar, le dio empleo y le enseñó sobre el negocio de la zapatería.

A la víctima también la recuerdan por su sentido del humor. Le gustaba hacerles bromas a sus vecinos y familiares, que ayer trataban de recordar las anécdotas cuando Pedro gritaba o tocaba la puerta duro para asustarlos y sacar una sonrisa.

“Eso él cogía la puerta y le daba duro, uno se asustaba y le decía que dejara de molestar, pero él se reía y se le iba a uno para abrazarlo, entonces ahí se nos pasaba la rabia. También comenzaba a gritar en el patio para molestarnos”, dijo una habitante del sector.

Villamizar Ramírez era un apasionado por el fútbol, pues cada fin de semana invitaba a su hermano menor y a un adolescente para jugar en una cancha de microfútbol sintética, ubicada a dos cuadras de su vivienda.


Conozca: Lo asesinaron mientras lavaba su taxi, en Atalaya


“Esto es terrible, él no se metía con nadie y se la pasaba trabajando zapatería. La verdad pedimos justicia y que el responsable pague por lo que hizo”, insistió una familiar de la víctima.

 

El ataque

A las 4:20 de la tarde, Pedro Villamizar terminó de jugar fútbol en la cancha sintética y al salir, se fue junto con su hermano menor y otro adolescente con rumbo a su casa.

Cuando faltaban pocos metros para llegar a su destino, un hombre saludó a Villamizar y le pidió que se quedaran para hablar a solas, por lo que él aceptó y les pidió a sus acompañantes que lo esperaran en la casa.

La víctima mortal y su amigo hablaron en el andén de una casa por varios minutos, incluso, Pedro Manuel compró unos vikingos y se sentó tranquilamente en el lugar, explicaron algunos habitantes de la zona.

A las 4:40 p.m., el asesino llegó a donde estaban los dos hombres de manera sigilosa y le disparó a Pedro Manuel impactándolo tres veces en la cabeza, dos en el cuello, tres en el pecho y dos en los brazos, quedando sin vida de inmediato.

En ese momento, el otro hombre salió corriendo, pero el asesino lo persiguió por varias cuadras hasta impactarlo. Incluso, en esa persecución el pistolero impactó el vidrio trasero de un carro Chevrolet Spark, de color azul.

Finalmente, el hombre fue impactado y quedó tendido en un andén, pero fue trasladado rápidamente en un carro hasta un centro asistencial.

Según se conoció, el asesino huyó a pie del lugar luego cumplir con su objetivo.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en:  https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion    

Image
La opinión
La Opinión
Miércoles, 28 de Junio de 2023
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día