Escuchar este artículo

Sargento Antonio Misse regresó a la libertad

Jueves, 6 de Mayo de 2021
El sargento segundo del Ejército, Antonio Misse Cevallos fue secuestrado en la trocha El Palmar de Villa del Rosario cuando gozaba de sus vacaciones.

Abrazos, lágrimas de emoción y la sensación de cerrar uno de los capítulos más complejos en la vida de los familiares del sargento Antonio Misse Cevallos, fueron los sentimientos que acompañaron el regreso a la libertad del militar, que había sido retenido el 15 de diciembre de 2020, en la trocha El Palmar, de Villa del Rosario.

La tarde de ayer se cumplieron las súplicas de la esposa e hijas y demás parientes del uniformado, para que regresara sano y salvo a su hogar, de donde le perdieron el rastro en diciembre del año pasado, cuando disfrutaba de sus vacaciones y de un paseo con uno de sus sobrinos en esta trocha del municipio histórico.

“Él está bien, muy bien”, fue lo único que alcanzó a asegurar una de las familiares de Misse, mientras celebraba el retorno del militar, en medio de algunas lágrimas.

Plantones, exigencias, visitas a bases militares venezolanas y acercamientos con las autoridades de ambos países fueron la rutina casi a diario de los familiares que añoraban tener pronto a su ser querido en casa.

Aunque no se tienen detalles de la liberación, se conoció que el uniformado fue dejado en un lugar estratégico de la zona de frontera.

Una fuente judicial aseguró que avanzan en las pesquisas para conocer quién tenía en su poder a Misse y así esclarecer el hecho.

El secuestro

Misse salió junto con su sobrino, de 11 años, a andar en bicicleta, como lo empezaron hacer un día antes de ocurrir el rapto. La ruta fue alrededor de la trocha El Palmar, en Villa del Rosario, luego de haber estado en Boconó.

Según se conoció en ese momento, aunque los familiares habían planeado buscar un río cercano para bañarse, el militar después decidió parar en un punto de la trocha y tomarse una foto que quedara para el recuerdo de su visita a Villa del Rosario, ya que su labor en la institución la ejerce en Popayán.

En ese instante, un hombre se les acercó y les advirtió que estaba prohibido tomarse fotos en este sitio, por lo que Misse le entregó el celular y le aseguró que no había ningún problema en borrar la fotografía.

El militar le manifestó al desconocido que era miembro del Ejército de Colombia, por lo que este hombre le transmitió el mensaje a sus acompañantes, que estaban a bordo de una camioneta blanca, al otro lado del río, es decir, en suelo venezolano.

De inmediato, la camioneta atravesó el río hacia donde estaban los dos familiares y obligaron a subir a Misse, para hacerle algunas preguntas, sospechando que era un espía, mientras que el menor se quedó en compañía de dos hombres y una mujer, en motocicletas.

Después de unos minutos, todos se reunieron en el territorio venezolano, donde avanzaron hacia una casa deshabitada por el sector La Invasión, de San Antonio del Táchira, siendo recibidos, al parecer, por miembros del Ejército de ese país.
 

Image
La opinión
La Opinión