Escuchar este artículo

‘Tenía que haberme matado para significar un peligro’

Sábado, 21 de Agosto de 2021
La expareja del concejal de Ocaña acusado de acto sexual y violencia intrafamiliar agravados, en desacuerdo con su libertad.

“La jueza no analizó el caso. Habló como si fuese el abogado de él. Esto me hace pensar que tenía que haberme matado para significar un peligro”, así se refirió Ingrith Johana Espejo Capelo sobre la decisión que tomó la representante de la justicia, para dejar en libertad condicional a su expareja sentimental, el concejal ocañero Deiby Alberto Arias Quintero, quien la agredió brutalmente.

La mujer denunció ante la Fiscalía, en Bogotá, al munícipe por acto sexual y violencia intrafamiliar agravados, por lo que fue capturado por unidades del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI).

La tarde del jueves, tras una audiencia, la jueza concedió el beneficio de libertad condicional al concejal, que duró menos de dos meses preso en la cárcel de Ocaña, sin embargo, de manera sorpresiva decidió revocar la medida de aseguramiento y lo dejó en libertad para que ejerza la legítima defensa.

“Estoy indignada. Sentí impotencia. Él salió siendo la víctima en esa audiencia. La jueza dijo que él no era un peligro para mí, ni para la sociedad, bajo unos argumentos cuestionables, como por ejemplo, que no había material probatorio suficiente”, le indicó Ingrith Johana a La Opinión.

La mujer, que también compartió un video a través de sus redes sociales, aseguró que la indignación que sintió al saber que su agresor quedaba en libertad, la hizo pensar no solamente en ella sino en todas las mujeres que están en busca de justicia.

“Pienso en todos esos casos de violencia sexual, intrafamiliar, emocional y psicológica y es muy duro y la verdad, estoy sin palabras. Pero vamos a tomar todas las acciones legales necesarias y vamos a luchar hasta el final de la mano de Dios, no me voy a rendir”, sostuvo la mujer en el video.

Lea  también: 

En libertad, concejal de Ocaña que agredió a su expareja sentimental 

 

En manos de la Fiscalía

La ingeniera enfatizó que aunque vienen más audiencias, se aproxima un proceso largo y tras la decisión de la jueza, no se considera derrotada.

“Estoy viva y puedo seguir luchando. Muchas mujeres no salieron vivas de las agresiones de sus parejas y por eso los casos han quedado impunes y eso es lo que no quiero que ocurra. Voy de la mano de Dios”, puntualizó.

Al concejal le pusieron una medida restrictiva, que no podrá acercarse a Ingrith Johana Espejo o coincidir con ella en cualquier lugar o evento.

Arias Quintero estaba preso desde el 22 de junio, luego de que el Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Hacarí, avalara la medida de aseguramiento que solicitó la Fiscalía, sin el beneficio de excarcelación.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda