Escuchar este artículo

Víctima a bala en una trocha fronteriza fue traída desde Venezuela

Viernes, 21 de Enero de 2022
El hecho se dio en la trocha La 51, en Boconó.

Los contrabandistas y trabajadores de una obra por el Anillo Vial Oriental, se percataron a las 6:30 de la mañana de ayer, de una nueva escena macabra en la trocha conocida como La 51, en Boconó.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Un hombre, que hasta el cierre de esta edición no había sido identificado, fue asesinado de cuatro disparos en la cabeza.

El único rastro que dejaron los homicidas fueron las cuatro vainillas calibre 9 milímetros, con las que atacaron a la víctima.

Rápidamente, la escena del crimen fue rodeada por uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta y de los miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) que se encargaron de la inspección técnica y el levantamiento del cuerpo.

Los investigadores judiciales presumen que la víctima fue traída desde territorio venezolano hasta este lugar, por el rastro de agua y tierra que tenía en sus piernas.

“Es frecuente que las personas que pasan por estas trochas fácilmente sean traídas hacia este lado (Colombia) y sean asesinadas”, dijo una fuente judicial.

Tatuajes
Aunque el hombre baleado, que tendría entre 30 y 35 años, hasta el cierre de esta edición no había sido identificado, los dos tatuajes que tiene en su cuerpo serán claves para que pueda ser reconocido por sus familiares.

En el brazo derecho tiene marcado el nombre “Keiner”, mientras que en la parte izquierda del pecho también está el nombre “Angelina Noemí”.

La víctima vestía una franela blanca, bluyín y tenis color negro, pero los investigadores judiciales no le hallaron documentos.

El cadáver fue trasladado a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal, a la espera de que los dolientes lo reclamen.
 

Image
homicidio

El rastro de la muerte
En Boconó y en las trochas de la frontera con Venezuela hay una marca de violencia que dejaron los grupos armados ilegales que delinquen en esta zona y que se lucran con el cobro de extorsiones por los contrabandistas que a diario pasan mercancías de contrabando por este lugar.

Constantemente se registran homicidios en el sector, con la complicidad de tener de aliado el paso informal hacia Venezuela, por donde los homicidas huyen sin dejar rastros para las autoridades colombianas.

A finales de noviembre del año pasado, muy cerca de donde ocurrió el crimen de ayer, un hombre también fue asesinado a balazos, en medio de la oscuridad y la soledad de la madrugada.

Los rastros de sangre quedaron en la entrada de la trocha La 51, y en la carretera, por lo que un grupo de contrabandistas que llegó horas después del hecho al lugar, aseguró que la soledad y la falta de seguridad en el sector da paso para que los homicidios sean cometidos sin ningún inconveniente.

En esa ocasión, la víctima recibió cinco impactos de bala que le quitaron la vida de manera inmediata en el sitio.

La trocha La Carbonera, también en Boconó, es otro de los íconos de la violencia en este sector de la ciudad.

Crimen y contrabando sin ley es lo que define a estos pasos informales que siguen siendo los escenarios apetecidos por los ilegales para fortalecer un imperio entre dinero, drogas y mercancías que van y vienen de Venezuela.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda