Escuchar este artículo

Víctimas de Las Américas eran excomandantes de las Farc

Viernes, 6 de Septiembre de 2019
Los hombres muertos eran conocidos en la extinta guerrilla como Ever Castro, Giovanni y Castro.

El despliegue de las autoridades en la escena de la masacre de los desmovilizados de las extintas Farc, Milton Urrutia Mora, oriundo de El Tarra; José Milton Peña Pineda, de Mesetas (Meta), y Arsenio Maldonado Gamboa, de Suratá (Santander), se prolongó durante varias horas, para esclarecer el hecho, mientras se conocían los detalles del crimen.

Los tres reincorporados a la vida civil tras el acuerdo de paz con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, cumplieron funciones de comandantes en el frente 33 de las Farc, según Rubén Zamora, exintegrante de este mismo frente y actual candidato a la Asamblea de Norte de Santander.

Sin embargo, Zamora aseguró que las víctimas habían salido del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR), en Caño Indio (Tibú), en busca de otros proyectos de vida y de sus familias.

“Lo que puedo decir es que habían salido de Caño Indio, ante la crisis por la falta de oportunidades; se supone que estaban buscando proyectos de vida”, dijo Zamora.

Dos de los baleados habían sido trasladados del bloque Oriental de las Farc a la columna móvil Arturo Ruiz, con presencia en Convención, San Calixto y Hacarí, municipios que fueron controlados por esta estructura.

Las autoridades analizan los videos de las cámaras de seguridad de los establecimientos comerciales del sector del crimen para identificar al pistolero que acabó con la vida de los tres hombres, y del cómplice que lo esperaba en otra motocicleta.

Lea también Los matan mientras desayunaban en hotel de Cúcuta

Temor

Zamora insistió en que estos asesinatos generan temor y zozobra para los exintegrantes de las Farc, por las constantes amenazas y atentados en su contra.

“Yo fui víctima de un ataque en el que me quemaron mi camioneta y me prohibieron hacer política en Norte de Santander y mi esquema de seguridad fue reducido”, aseguró Zamora.

El hecho, ocurrido a finales de agosto, en Convención, fue protagonizado por un grupo de disidentes de las Farc.

Sin embargo, Zamora responsabilizó a Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior y a Pablo Elías González, director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), de lo que pueda ocurrir contra su vida.

“Lo que más preocupa es que con todo lo que hemos denunciado la ministra del Interior no ha tomado cartas en el asunto ni tampoco el director de la UNP”, dijo.

El crimen

A las 8:10 de la mañana de ayer, en el restaurante de un hotel ubicado en el barrio Laureles sobre la avenida Las Américas con calle 20N, un hombre se bajó de una motocicleta venezolana marca Empire Owen azul, para atacar a balazos de manera indiscriminada a los tres hombres que estaban esperando que les sirvieran el desayuno.

Un cliente del lugar que se encontraba en otra mesa, presenció el hecho. Sin embargo, cuando el pistolero persiguió a una de las víctimas que trató de esconderse en el mostrador para rematarla, aprovechó para salir huyendo del establecimiento y salvaguardarse.

“Es el susto más tremendo que he pasado en toda mi vida”, recordó.

Según se conoció, el atacante utilizó una pistola con silenciador, para lograr su objetivo. En el lugar hay varias cámaras de seguridad que las autoridades están analizando para identificar al pistolero en los videos.

Urrutia y Peña murieron en la escena del crimen mientras que Maldonado, quien había resultado herido, falleció al cierre de esta edición, en una clínica de la ciudad.

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, aseguró que se adelantan las investigaciones para esclarecer el sangriento hecho.

Asimismo, dijo que las víctimas frecuentaban el mismo hotel aproximadamente cada 12 días y llegaban al lugar a desayunar llevando algunas maletas.

Image
La opinión
La Opinión