Escuchar este artículo

‘Jhon Espinosa no es el asesino de ‘Coquí’ Solano’

Miércoles, 3 de Marzo de 2021
Las autoridades capturaron en Ibagué (Tolima) a otra persona que también está vinculada en el homicidio del líder social

Después de permanecer 105 días en prisión y de haber sido presentado ante los medios de comunicación, por parte de la Fiscalía y la Policía, como el asesino del líder social Jorge Luis Solano Vega, en Ocaña, los abogados defensores de Jhon Freddy Espinosa Álvarez lograron demostrar que él no tenía nada que ver con ese hecho y que es inocente de los cargos que le imputaron.

Los juristas le demostraron al juez octavo penal municipal con funciones de control de garantías que las pruebas presentadas por el ente acusador contra Espinosa Álvarez no eran ciertas y que él, el día del homicidio de ‘Coquí Solano’, jamás salió de su casa a cometer el crimen, como se aseguró en un principio.

Uno de los abogados le contó a La Opinión que las pruebas y los testimonios recopilados por la Fiscalía y los investigadores del grupo élite de la Policía que adelantan las pesquisas de este homicidio, se cayeron de peso cuando ellos (defensa) pudieron demostrar que el día del crimen del líder social, Jhon Espinosa permaneció tranquilo en la residencia de su mamá en Ocaña, donde almorzó con varios parientes.

“Un días después de que nos contrataron para defender a Jhon Freddy, nos fuimos para Ocaña y comenzamos a recopilar nuestra pruebas. Lo primero que hicimos fue hablar con la familia de nuestro defendido y nos dijeron que él ese día (3 de noviembre de 2020) cuando mataron a Jorge Solano, no salió de la casa y que almorzaron con él”, sostuvo Jorge Peña, uno de los defensores.

Ante eso, los abogados se dieron a la tarea de buscar pruebas más contundentes y como la familia de Jhon Espinosa ese día había pedido a domicilio un pollo para almorzar, decidieron ubicar al domiciliario que lo llevó y así reconstruir todo lo que había pasado en ese momento de la entrega.

“El domiciliario nos confirmó que efectivamente llevó el pedido y que quien lo recibió fue Jhon Freddy. Posterior a eso buscamos los videos en los que se podía ver al presunto asesino y nos percatamos de que lo comienzan a ver desde las 12:03 p.m. caminando, entonces analizamos el físico de él y nos dimos cuenta de que es una persona muy flaca, ante eso buscamos un morfólogo (que estudia las características físicas) para que hiciera el cotejo de quien aparece en los videos con nuestro defendido, y nos aseguró que no era la misma persona”, contó Peña.

Ya con esto, los abogados decidieron ubicar a las personas que aseguraban que Espinosa Álvarez era el asesino y luego de ubicar a una de ellas e insistirle que verificara bien la foto de Jhon Freddy, les indicó que efectivamente no se parece. “Además, la foto del retrato hablado tampoco se parece a nuestro defendido”.

Con esas pruebas que tenían, la defensa del acusado solicitó la revocatoria de la medida de aseguramiento y fue el pasado 24 de febrero que el juez confirmó que efectivamente Jhon Freddy Espinosa no era el asesino de ‘Coquí’ Solano, por eso ordenó su libertad inmediata, pero el hombre aún permanece en el Búnker de la Fiscalía, porque tiene un proceso por hurto desde 2004.

“No se compadece que en un país tan violento, con altos índices de impunidad, a veces no se haga el trabajo de indagación e investigación. Muchas veces se pasa la información de policía judicial sin hacerle un tamiz y se le cree y se comienza a actuar en contra de determinadas personas”, señaló el juez.

Agregó: “nadie me lo está pidiendo ni ordenando, pero señor Jhon freddy, este juez le ofrece disculpas, porque lo señalaron de una conducta gravísima y fue privada su libertad y se le afectó su familia y su honra, todo porque dos individuos, bajo reserva de identidad, manifestaron que se les parecía y no se indagó más, no se profundizó en la investigación”.

 

Hay otra captura

Aunque Jhon Freddy Espinosa fue declarado inocente en el asesinato del líder social, la Fiscalía, el pasado 25 de febrero, en Ibagué (Tolima) capturó a otro hombre que sí estaría implicado en este hecho. Se trata de Víctor Manuel López Manosalva.

Según las pesquisas, esta persona fue la que disparó contra Jorge Solano, pero al ver las acciones policiales, decidió huir hacia Ibagué.

López Manosalva ya fue presentado ante un juez, que lo envió a la Cárcel Nacional La Modelo, de Bogotá.

Le imputaron los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Con Víctor Manuel ya son tres las personas que están en prisión por este hecho, los otros dos son Carlos Daniel Pinzón Ramírez, alias Ñingui, y Luis López Delgado.

Image
La opinión
La Opinión