Escuchar este artículo

Bernardo Salazar y Jhon Ortiz, en modo virtual

Jueves, 8 de Julio de 2021
La teconología se convirtió en un mecanismo para hacer de esta industria más accesible: Salazar. Mientras que Jhon Jairo Ortiz se salió de su zona de confort para lanzar líneas informales.

Dos de los más veteranos diseñadores de moda en Cúcuta, Bernardo Salazar y Jhon Jairo Ortiz, tuvieron que levantarse de la mesa, dejar a un lado las tijeras y los moldes para aprender a manejar las redes sociales durante el confinamiento.

Los dos acudieron a las vitrinas virtuales y hoy dan fe de su novedosa experiencia.

Bernardo Salazar, uno de los diseñadores que durante más de siete décadas ha sabido mantenerse vigente, vivió la pandemia “como una nueva forma de transformarse”.

De un momento a otro saltó al mundo virtual en medio de las restricciones impuestas para contener la propagación de la COVID-19. “La tecnología se convirtió en un mecanismo para hacer de esta industria más accesible”. Salazar  enfrentó este reto para diseñar y dar a conocer sus creaciones a todo el mundo en el inédito contexto de la pandemia.

Se ha convertido en ejemplo vivo de aquellos jóvenes “que a veces se quejan porque no pueden estar en una pasarela, y a través de un celular lo hice yo. Tienen una herramienta de trabajo en sus manos”. ‘Bersal’ como se hacía llamar dice que por medio de las redes sociales ha podido  “dar una imagen sólida e internacional al mundo”. Su forma peculiar de bailar y mostrar su carisma lo hacen diferente a todos los diseñadores y  creó en  Tik Tok una vitrina para dar a conocer su arte.

Sin embargo, el diseñador caleño, radicado hace más de 40 años en Cúcuta, no niega que “fue todo un reto presentarla en medio de las medidas sanitarias. Grabar cada cosa que hago en este momento y mostrarlo, cuando Colombia está totalmente cerrado y cuando estamos en medio de un pico muy alto, no fue fácil, pero fue divertido y diferente. Creo que es una forma de mostrar más el producto a diferentes países”.

 Precisamente “incorporé amor en mis diseños e hice de todo un poco en estos tiempos de pandemia”. Diseñó tapabocas, pintó el atelier (taller), rediseñó su casa, abrió baules y recordó momentos de su infancia. Durante casi un año largo  se quedó solo sin su equipo de trabajo “bajo la fe de Dios y de mi familia que se convirtió en mi motor”. 

Jhon Jairo Ortiz

El diseñador Jhon Jairo Ortiz, acostumbrado a confeccionar vestidos para fiestas,  quinceañeras, novias, se salió de su zona de confort para lanzar líneas más informales, callejeras, más casuales durante la pandemia.

“No ha sido fácil”, lo reconoce, porque  el sector de Alta Costura se fue a pique a finales de año. “Fue escalofriante. Se trabajó un cinco por ciento, pero nos hemos mantenido reinventando”.

A comienzo de año hubo un abrebocas por el comportamiento de la COVID-19 “y se empezaron a reactivar las fiestas familiares y hubo movimiento económico. Sin embargo, esa ola fue fugaz. Además al coronavirus se le sumaron los paros, las marchas, los cierres, impidiendo la llegada del personal a trabajar”.

“Entonces no solo el coronavirus afectó la industria de la moda, sino también la amenaza política, porque es un gobierno que nos está maltratando de una y otra forma. No nos perdonan los impuestos, pero seguimos luchando. Tenemos la fe y la certeza que esto pasará y contaremos la historia de aquel 2020 que empezó ese COVID  que hizo trastornar y acabar la mente de tantas personas”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión