Portugal prolonga el cierre de fronteras con España hasta el 15 de abril

Lunes, 5 de Abril de 2021
En Europa, azotada por una tercera ola de COVID toda Italia está clasificada como zona "roja". En varios países de América la situación es alarmante.

Portugal prolongó las restricciones fronterizas para turistas hasta el 15 de abril, una medida puesta en marcha a finales de enero para atajar la propagación de la COVID-19, anunció este domingo el Ministerio del Interior.

El transporte ferroviario también seguiría suspendido hasta entonces. La medida no se aplica ni al transporte de mercancías ni a los trabajadores transfronterizos ni a los servicios de emergencia.

Tampoco impide que los portugueses y las personas con permiso de residencia puedan volver al país, ni la salida de ciudadanos extranjeros, explicó el Ministerio.

Después de dos meses de confinamiento generalizado para hacer frente a la tercera ola de la epidemia de COVID-19, Portugal empezó a levantar gradualmente las restricciones, en función de los sectores de actividad, a mediados de marzo. 

Así, hoy reabrirán los museos, los centros de secundaria y las terrazas de las cafeterías. El desconfinamiento se prolongará hasta mayo.

A finales de enero, el país, de unos 10 millones de habitantes, registraba casi 16.500 casos diarios, pero la situación ha mejorado bastante desde entonces.

Según el último balance oficial, publicado el domingo, se reportaron 4 decesos y 193 nuevos casos en las últimas 24 horas.

Aún así, las autoridades decidieron mantener las restricciones a los viajeros que visiten Portugal y los vuelos con Brasil y el Reino Unido están suspendidos para limitar la propagación de las nuevas variantes, más contagiosas, detectadas inicialmente en esos países.

Los viajeros que lleguen a Portugal por tierra, procedentes de países con una tasa de incidencia de COVID-19 igual o superior a 500 casos por cada 100.000 habitantes (como Francia, Italia, Hungría o Suecia) deberán guardar cuarentena de 14 días a su llegada, precisó el Ministerio.

Viajes limitados en Europa

En Francia, desde el sábado por la noche, las normas en vigor en 19 departamentos se extendieron a todo el país, con comercios considerados no esenciales cerrados, desplazamientos limitados a 10 km y, por primera vez desde mediados de 2020, las guarderías y las escuelas cerrarán durante tres o cuatro semanas. 

Desde el comienzo de la epidemia, la enfermedad mató a 96.493 personas en el país.

El resto de Europa está intensificando las medidas para limitar la propagación del virus, especialmente en lo que respecta a los viajes. Alemania reforzará los controles en sus fronteras terrestres durante una o dos semanas. 

En Oriente Medio, Líbano se encuentra en confinamiento total desde el sábado hasta el martes para evitar un nuevo brote del virus en este país de seis millones de habitantes.

En cambio, en Jerusalén, desconfinada gracias a una campaña de vacunación masiva, los fieles, la mayoría con mascarillas, asistieron a la misa en el Santo Sepulcro. 

La iglesia, considerada el lugar más sagrado de la cristiandad, había sido cerrada el año pasado en Semana Santa a causa de la pandemia por primera vez en más de un siglo.

En Filipinas, las autoridades ampliarán el confinamiento para más de 24 millones de personas, mientras despliegan tiendas de campaña y personal sanitario en los hospitales desbordados de Manila.

En Canadá, que el sábado superó la marca del millón de casos, varias provincias reforzaron las restricciones para hacer frente a la tercera oleada.

Situación alarmante en América Latina 

En América Latina, donde la situación es alarmante, con más de 25 millones de casos registrados, varios países también aumentaron las restricciones. 

Chile, donde casi el 90% de la población está confinada de nuevo desde hace casi una semana, mantendrá cerradas sus fronteras todo abril. Bolivia hizo lo mismo en sus límites con Brasil durante al menos una semana.

Perú registró el sábado 294 muertos por COVID-19, su mayor cifra diaria en la pandemia. El jueves, el país comenzó una cuarentena nacional obligatoria de cuatro días, coincidiendo con Semana Santa.

En Brasil, donde el virus parece estar fuera de control, con más de 330.000 muertos y casi 13 millones de contagios, la ciudad de Río de Janeiro anunció que ampliará algunas restricciones. 

La pandemia ha matado a por lo menos 2.847.182 personas en el mundo desde finales de diciembre de 2019, según un recuento de AFP del domingo. 

Casi con el mismo balance de casos que Brasil, India registró el domingo 93.249 nuevas infecciones, el mayor aumento desde septiembre, lo que eleva el número de contagiados a casi 12,5 millones.

Image
AFP