Escuchar este artículo

A pedazos se cae techo del templo San Diego de Boquiní en Ocaña

Martes, 28 de Julio de 2020
La cubierta puede colapsar en cualquier momento ante los temblores o las lluvias.

Los torrenciales aguaceros de los últimos días afectan los techos del histórico templo de San Diego de Boquiní del corregimiento de Pueblo Nuevo, comprensión rural del municipio de Ocaña.

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Edgar Sanjuán Ortiz, manifiesta que la cubierta puede colapsar ante los temblores, las lluvias y la desidia de los gobernantes de turno.

Una comisión de la alcaldía llegó hasta este sector, precisamente para verificar el estado de la estructura del centro de adoración y adelanta un estudio para la reparación provisional.

El alcalde, Samir Casadiego, acompañado de la gestora social, Magda Pallares; el secretario de Educación, Cultura y Turismo, Raúl Rolando Castro Ojeda; el director de la Unidad Técnica Ambiental, Harwin Blanco; Jefe de Planeación, José Mauricio Velásquez y el titular de Vías e Infraestructura, Yorby Franco Téllez subieron hasta el centro poblado para escuchar las inquietudes de la comunidad en busca de una solución provisional mientras se formula un proyecto de restauración ante la Gobernación del Norte de Santander.

Son conscientes que para la intervención de la cubierta se requiere el aval de la mesa técnica de patrimonio por ser un bien de interés cultural de carácter departamental.

Lea También: Encienden alarmas por ascenso casos de la COVID-19 en Ocaña

De acuerdo a los cálculos de los expertos en la materia, el proyecto tendrá un costo superior a los 500 millones de pesos y se estaría canalizando con recursos de impuestos al consumo de telefonía celular.

Debido a la pandemia el Gobierno Nacional modifica ese rubro y se destina para ayudar a los artistas del país, en consecuencia, una solución se demora.

Entonces, la alcaldía ofrece la asesoría para estructurar un proyecto de cofinanciación con la Gobernación encaminado a impermeabilizar la cubierta de manera provisional, señala el titular de Educación, Cultura y Turismo.

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Edgar Sanjuán Ortiz, explica a los miembros de la comisión la manera como se ha insistido para el arreglo de la reliquia arquitectónica.  

“Desde hace muchos años venimos en esta lucha y los proyectos se han desactualizado ya que los dirigentes no prestan atención al patrimonio del carácter departamental. Hemos declarado un SOS para llamar la atención de la alcaldía y la gobernación del Norte de Santander”.

Los líderes comunales declaran la emergencia y sacan el sombrero con el fin de recolectar fondos y colocar unos plásticos para proteger la estructura.

Image
La opinión
La Opinión