Escuchar este artículo

Temblor ocasionó daños en el templo histórico de Pueblo Nuevo

Lunes, 28 de Febrero de 2022
Desidia de los gobernantes de turno

El movimiento telúrico de la semana pasada generó daños en los techos del histórico templo del corregimiento de Pueblo Nuevo, comprensión rural del municipio de Ocaña.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios enhttps://bit.ly/_Suscríbete_Aquí 

Los funcionarios de la Oficina de Gestión del Riesgo y Atención de Desastres acompañados con miembros del Cuerpo de Bomberos llegaron hasta el centro poblado y levantaron un diagnóstico sobre las precarias condiciones del lugar de peregrinación.

Lea además: Hogar de los abuelos de Ocaña atraviesa crisis económica

El titular de esa dependencia, Gustavo Adolfo Paba Navarro aseguró que el fuerte temblor afectó la estructura, por lo que se ordenó el cierre definitivo de las puertas para evitar personas lesionadas. “Una parte del ala lateral del techo colapsa y se evidencia agrietamiento en las paredes por la filtración del agua. A la comunidad se entregaron las recomendaciones para que no transiten cerca a los predios mientras se adelantan las obras de mitigación pertinentes en esa área”, recalcó.
 

Image
Se requiere una gran inversión para recuperar las cubiertas del templo.
No ha existido poder humano, ni divino

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Luis Eduardo Díaz ha solicitado en reiteradas ocasiones la urgente intervención por parte de la administración municipal, la Gobernación de Norte de Santander y el Ministerio de Cultura para el arreglo de la cubierta, sin embargo, las peticiones no han surtido efecto entre los gobernantes de turno.

“Estamos olvidados por completo en materia de inversión, aquí han venido muchos funcionarios, toman fotos, miden, dejan la palabra empeñada y nunca regresan, mientras el templo se cae a pedazos”, agregó. 

Asegura que lo triste del caso es que, no pueden meter la mano ni siquiera para tapar una gotera o clavar una puntilla, pues se debe pedir permiso al Consejo de Patrimonio del orden departamental.

La integrante del grupo de pastoral social, Digne Sanjuán Tarazona dijo que, durante la colecta, la gente aportó 10 millones de pesos para mitigar los efectos, pero se requiere la autorización para poder intervenir. 

Lea además: Diseñan mapa de riesgos para Ocaña

“¿No sé qué están esperando, que se caiga ese patrimonio cultural? Nosotros hemos hecho rifas, sancochos comunitarios, tejatón, donaciones especiales y limosnas, venimos trabajando con uñas y dientes, pero nadie se conduele para remediar el problema”, agregó el líder comunal. 
 

Image
El templo fue cerrado para evitar riesgos.
Silencio administrativo 

El presidente de la Academia de Historia, Luis Eduardo Páez García sostuvo que se debe estructurar un proyecto para canalizar los recursos encaminados a la restauración.

“Antes de los temblores se emitió una voz de alerta sobre el estado deplorable de los techos y la imperiosa intervención. Se explicó a los líderes comunales los mecanismos a seguir para acceder a los recursos por concepto del impuesto al consumo”, recalca el escritor.

La iniciativa debe partir desde la administración municipal y se requiere el levantamiento de planos, ya que se debe hacer un estudio preliminar para determinar la fase de intervención arquitectónica. “Nada de eso se ha hecho, hay que mover tanto a la dirigencia política como a los líderes comunales para diseñar el proyecto, aprovechando que la oficina de Planeación cuenta con arquitectos e ingenieros para el levantamiento de planos y toma de fotografías”, agregó.

Censura el silencio del secretario de Cultura del departamento, pues no se ha interesado por ayudar a los municipios de la provincia de Ocaña.

“Ni siquiera sabemos si está operando el Consejo Departamental de Patrimonio Cultural en Norte de Santander, porque la Academia de Historia hace parte y desde antes de la pandemia no se ha recibido invitación”, mencionó. 

Lea además: Ley de honores para Ocaña, un saludo a la bandera

Páez indicó que se podría acudir a la Presidencia de la República para que invierta en tema especiales y se requiere de mucha voluntad. “Este tipo de cosas, infortunadamente se resuelven es a nivel político, donde los dirigentes de la región deben hacer el lobby ante la ministra de Cultura y el mandatario nacional para que atienda al patrimonio de esta zona del país”, reiteró.
 

Image
Un patrimonio cultural que se deteriora día a día ante la mirada indiferente de los gobernantes de turno.
 
Una reliquia arquitectónica 

La construcción del templo data del año 1797 y los historiadores aseguran que la declaratoria como Patrimonio Cultural Departamental se dio en el año 2003, sin embargo, se ha convertido en un obstáculo para la intervención, ya que se requiere del aval de la mesa técnica.

“No es la primera vez que observamos las goteras y estamos expuestos al peligro, mis antecesores se cansaron de enviar proyectos a nivel departamental”, dijo Luis Eduardo Díaz
Señala que fue un templo de adoctrinamiento que los mismos indígenas ayudaron a construir y sería lamentable que se convierta en ruinas por la negligencia de los dirigentes de la región. 

Lea además: Campesinos de Ocaña en el limbo por deslinde limítrofe

Pueblo Nuevo es un corregimiento turístico donde se implementa la ruta del café y las mujeres artesanas tejen los hilos del fique para exportar a otras partes del mundo. Sus calles empedradas reciben a muchos visitantes, pero no tiene dolientes a la hora de una inversión. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
Javier Sarabia Ascanio
Javier Sarabia

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda