Escuchar este artículo

Habitantes de Sardinata irían a las urnas en agosto para elegir nuevo alcalde

Miércoles, 31 de Mayo de 2017
Dos meses de plazo, después de expedido el decreto, habrá para que se celebren los comicios.

A más tardar el segundo o tercer domingo de agosto, los habitantes de Sardinata tendrán que volver a las urnas para elegir a un nuevo alcalde, luego de que se confirmara la condena de cinco años y tres meses de prisión contra Yamile Rangel Calderón, quien resultó electa para el periodo 2016-2019.

El fallo de segunda instancia fue proferido el pasado viernes por el Tribunal Superior de Cúcuta y en vista de que contra el mismo no proceden más recursos, en los próximos días deberá ser comunicado al gobernador William Villamizar Laguado para que decrete la destitución de la suspendida mandataria y ordene la convocatoria a elecciones.

Le puede interesar: Sardinata tendrá que elegir nuevo alcalde

Según lo establece la ley, en caso de que se presente la falta absoluta de un alcalde, como sucede en Sardinata, “el gobernador respectivo, mediante un decreto de encargo, señalará la fecha de la elección del nuevo alcalde, la cual debe realizarse dentro de los dos meses siguientes a la expedición del citado decreto”.

Así las cosas, se prevé que al finalizar esta semana o comienzos de la próxima, Villamizar Laguado sea informado sobre la situación judicial de la alcaldesa y en las siguientes dos semanas esté expidiendo el decreto que convoca a unos nuevos comicios, teniendo en cuenta el ambiente de tensión y expectativa que hoy se vive en el municipio, justamente por los problemas de gobernabilidad.

A la espera de un cambio

Desde julio de 2016, la Alcaldía de Sardinata está bajo el encargo de Víctor Julio Rangel González, sobrino de la mandataria condenada, quien fue designado por el gobernador mientras se definía el proceso penal de la dirigente conservadora.

Sin embargo, el inconformismo de algunos sectores por el desempeño que ha tenido el alcalde encargado no se ha hecho esperar, al punto que semanas atrás se organizó una manifestación para  exigir que se resolviera pronto la situación de Yamile Rangel, pues aseguraron estar cansados del incumplimiento de lo plasmado en el Plan de Desarrollo.

También: Alcaldesa de Sardinata, culpable por celebración indebida de contratos

Por eso, hoy, la decisión de convocar a nuevas elecciones les da un aire de tranquilidad a los sardinatenses, quienes esperan que su municipio pueda salir del limbo en el que se encuentra desde hace un año, cuando se empezó a oscurecer el panorama de la alcaldesa elegida en 2015.

La misma Rangel, aunque se mostró contrariada con su condena, consideró que esta decisión le da la oportunidad a su pueblo de elegir un nuevo alcalde y superar las dificultades  que hoy se están presentando.

“Que sea lo mejor para la comunidad que era la que estaba hoy afectada”, dijo.

En medio del panorama que se dibuja en esa localidad, las recriminaciones por la suerte que corrió la alcaldesa, como consecuencia de las irregularidades que se presentaron en la contratación de un proyecto para la construcción de 48 unidades sanitarias en el casco urbano y la zona rural, abundan por parte de quienes insisten en que todo obedece a una persecución política.

Sin embargo, tanto sus opositores como los que la respaldan empiezan a pensar  en quiénes serán los candidatos y a barajar posibles nombres, entre los que ya suenan los de los exalcaldes Martiniano Bacca y Jesús Espinel.

Algunos líderes comunales como Sarita Sandoval, en cambio, creen que Sardinata lo que necesita es un aspirante que no tenga nada que ver con la política, pues el pueblo está cansado de la corrupción.

Por ahora, la expectativa está centrada en que se defina la fecha de la elección y comience la campaña.

Image
La opinión
La Opinión