Escuchar este artículo

Cúcuta se resiste a volver al terror de las bombas

Domingo, 20 de Junio de 2021
Al frente de las instalaciones de la Gobernación de Norte de Santander fue activado un carro bomba en 2001.

Marlene Gutiérrez eleva su mirada al cielo y clama a Dios para que el acecho de los ataques con bombas en Cúcuta no retorne, trayendo consigo el terror y el dolor que históricamente afectaron a los cucuteños, esos mismos que aún mantienen intactos los recuerdos trágicos de cada estallido de un carro bomba.

Sentir una explosión fuerte, acompañada de gritos y el rugir de las ventanas se convirtió en el presagio de un nuevo ataque, del que no se salvaba ningún lugar en la capital de Norte de Santander.

Esas mismas sensaciones y miedos se volvieron a sentir la tarde del pasado martes, cuando gran parte de los barrios de Cúcuta y Los Patios se estremecieron con las dos explosiones de un carro bomba en las instalaciones de la Trigésima Brigada del Ejército, que dejó al menos a 36 personas heridas.

“Esto no lo habíamos vuelto a vivir hace 20 años. Cuando pensábamos que esas épocas de terror y de miedo habían quedado en el pasado, el carro bomba en el Ejército nos devolvió a esos terribles momentos, tenemos que pedirle mucho a Dios”, dijo Gutiérrez, mientras está sentada en el porche de su vivienda, con evidentes gestos de incertidumbre.

Pensar en que una institución de la Fuerza Pública tan custodiada y con protocolos de seguridad fue vulnerada y atacada con explosivos, genera intranquilidad y mantiene un ambiente de desesperanza entre los cucuteños.

En las calles, aunque los habitantes de esta zona del país prefieren tratar de seguir en normalidad, la alerta sigue latente, por lo que solo esperan que el reciente ataque sea un hecho de lamentar, pero sin estar ligado a una oleada terrorista que invada a la zona de frontera.

“Acá hay que lidiar con bandas delincuenciales, atracadores, extorsionistas, con tantos homicidios y ahora pensar en que pueden volver los ‘bombazos’, es algo muy preocupante y desesperante”, dijo Miguel Gómez, mientras transitaba por la calle 10 con avenida 3, del centro de Cúcuta.

Las autoridades

El general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, aseguró que periódicamente se adelantan comités de seguridad en articulación con el Ejército y la Fiscalía, con el fin de contrarrestar cualquier hecho que altere el orden público.

“Para cometer un ataque terrorista solo se necesita una sola persona, pero nosotros estamos trabajando y seguiremos haciéndolo de manera cuidadosa para evitar que estos hechos ocurran en la ciudad”, dijo el oficial.

El alto mando policial insistió en que los planes de seguridad y de control continúan a lo largo y ancho del área metropolitana, con el fin de garantizar la seguridad de los cucuteños.

La Opinión recuerda algunos ataques que estremecieron a la ciudad en medio de una época de violencia desmedida, en la que la explosión de una bomba era algo común y a la vez temeroso.

Ataque frente a la Gobernación de Norte de Santander:

El 24 de agosto de 2001, dos presuntos integrantes del Eln, dejaron un carro marca Renault 12 que se habían robado en Atalaya y activaron entre 30 y 40 kilos de dinamita que instalaron en el vehículo, dejando daños materiales en el palacio de la ‘Cúpula Chata’ y en los establecimientos comerciales aledaños. El hecho no dejó personas heridas.

Banco de la República:

La noche del 27 de enero de 2002, también el Eln, activó un carro bomba cerca al Banco de la República, las oficinas de la Secretaría de Educación del departamento y de un reconocido almacén de ropa. El hecho dejó daños materiales.

Los presuntos guerrilleros activaron 30 kilos de dinamita que dejaron en un taxi que se habían robado previamente.

bomba

En el hotel Casa Blanca:

Cuarenta habitaciones de este reconocido hotel ubicado en la calle 14 entre avenidas 5 y 6, resultaron afectadas por la explosión de una bomba que fue dejada dentro de un cuarto. El hecho ocurrió en diciembre de 2002.

La estación de Belén:

El 20 de diciembre de 2002, en la calle 27 con avenida 26, del barrio Belén, dos policías y dos civiles murieron en un ataque con carro bomba contra las instalaciones policiales.

Contra Caracol Radio:

El 9 de diciembre de 2002 también fue atacada con una bomba, las instalaciones de la cadena radial Caracol. El hecho solo dejó daños materiales.

bomba 2

Atentado frustrado en La Opinión:

La noche del 19 de noviembre de 2002, la Policía frustró un atentado que pretendieron cometer dos hombres en las instalaciones del diario La Opinión, dejando una maleta con 30 kilos de explosivos.

Bomba en RCN:

El 13 de noviembre de ese mismo año, una bomba estremeció las instalaciones de la cadena radial de RCN.

En el puente de Atalaya:

Desconocidos dejaron un carro bomba en el puente de la ciudadela Juan Atalaya. La Policía controló la situación y no hubo personas heridas. El 1 de febrero también se accionó una bomba en Atalaya, sin dejar lesionados.

En Alejandría:

Uno de los hechos más recordados por los cucuteños fue la explosión de una bomba en el centro comercial Alejandría, que dejó al menos a 15 personas muertas y otras cien heridas. El suceso se registró el 5 de marzo de 2003.

Otro a la Policía:

El 27 de noviembre de 2014, otra vez el Eln, activó un explosivo contra la Policía, en el barrio Ospina Pérez, dejando a siete personas heridas, entre estas, tres menores de edad.

Contra el Esmad:

El 16 de noviembre de 2016, el Eln activó un explosivo al paso de un vehículo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, en la ciudadela Juan Atalaya, que dejó a 17 uniformados y tres civiles heridos, además de varias casas afectadas.

Carro bomba en el Anillo Vial Occidental:

La Policía frustró un atentado que pretendía cometer la disidencia de las Farc con un carro bomba que dejó en el Anillo Vial Occidental, alrededor de la entrada al corregimiento Carmen de Tonchalá. El hecho ocurrió el 26 de marzo de 2019. El vehículo estaba cargado con cuatro barras de pentolita.

bomba 3

En La Merced:

Otro de los hechos más recientes del frente urbano del Eln, se dio en el puente que comunica a los barrios La Merced con Lleras Restrepo, donde explotó una bomba que contenía 6 kilos de pentolita. Los guerrilleros cometieron el hecho en una conmemoración de este grupo armado ilegal.

Image
La opinión
La Opinión