Escuchar este artículo

Cómo hacer rendir la economía sembrando en casa

Domingo, 13 de Junio de 2021
En Pandemia, muchas familias de Cúcuta y el área metropolitana han acudido a las huertas caseras para producir alimentos sanos, nutritivos y a bajo costo, y, lo mejor, al alcance de la mano.

Carmen Elisa Saavedra de 65 años no va al mercado a comprar productos de huerta desde hace dos décadas. Ella misma los cultiva en su casa.

Esta mujer aprendió a hacerlo y se apasionó. Este arte, como lo llama ella, se fue transmitiendo a sus hijos y ahora también sus nietos empezaron a practicarlo.

Estos sistemas productivos se han convertido hoy en una excelente alternativa para suplir, en gran medida, la necesidad de alimento nutritivo, seguro y económico dentro del hogar, más aún en tiempos de pandemia o prolongados paros que desencadenan desabastecimiento en los supermercados.

Muchas familias de Cúcuta y el área metropolitana decidieron incursionar en este apasionante mundo movidas además por el confinamiento y la grave crisis económica que atraviesa la región por la crisis migratoria.

De hecho, más allá de sus beneficios económicos y de garantizar parte de los alimentos para una familia, se ha comprobado que tener una huerta en casa también ayuda a tomar conciencia sobre la importancia de disminuir el impacto ambiental que se genera con el consumo, pues muchos de los residuos orgánicos que se producen a diario sirven de abono o compostaje para producir otros alimentos, dice el ingeniero agrónomo Alberto Acuña Cordero.

Carmen Elisa dice que los productos de huerta tienen una característica que los hace diferentes de los que se cultivan en las fincas a gran escala: no necesitan químicos, son orgánicos ciento por ciento. “Mis hijas arrancan los pimentones una vez están de cosecha, los lavan y así se los comen de una, a ellas les fascina”, describe.

En su huerta, también cultiva lechuga, cimarrón, cilantro, albahaca, asimismo hierbas medicinales como la hierba buena, toronjil, romero, jengibre, orégano, entre otros.

A muchas familias, como ocurre en Los Patios, incursionar en las huertas les significó un gran alivio para sus economías, porque producen alimento para sus hogares sin tener que invertir más que tiempo y les genera ingresos, dijo José Rozo,  ingeniero de producción industrial y secretario de Desarrollo Agropecuario del municipio.

La iniciativa –explicó Rozo- surgió en tiempo de pandemia en un intento para mantener unida a la familia en algo productivo. Se les entregó semillas, abonos orgánicos y herramientas y materiales, además de que se les capacitó. 

“Nada más fue sacar la convocatoria y de inmediato teníamos 100 familias inscritas”, dijo el funcionario.

Ana Delfina Peña de 38 años, madre de cuatro hijos, describe la huerta casera como una bendición. En un rincón del patio de su casa en el barrio Ospina Pérez  y con el apoyo de la Alcaldía de Cúcuta, puso en marcha el sueño de cultivar lechuga, tomate, pimentones, cilantro y cebolla. 

“La pandemia no nos agarró tan desprevenidos, porque ya, de meses atrás, veníamos con la huerta en plena producción. En mi casa no faltaron estos productos y, lo mejor, sin tener que pagar un peso”, dijo la mujer.

 

 

Image
Las huertas urbanas,  ‘una bendición’

Las huertas caseras se convierten en Cúcuta y municipios del área metropolitana en un aliado fundamental para aliviar las sufridas economías de las familias./ Foto Cortesía

 

Paso a paso 

¿Cómo empezar?

Antes de iniciar un cultivo en casa debemos revisar las condiciones óptimas (temperatura, humedad, sustrato, nivel de exposición solar) para la producción de cada producto.

¿En dónde sembrar?

Podemos utilizar recipientes provenientes de material reciclado como botellas y baldes de plástico o cajas de madera, también cultivar en materas o en el suelo si tenemos una casa con una zona verde. 

Se sugiere seleccionar el recipiente adecuado tras consultar en primera instancia el espacio requerido por cada producto para que el desarrollo radicular (raíces) sea óptimo

¿Qué se debe tener en cuenta?

Alberto Acuña Cordero, ingeniero agrónomo y especialista en cultivos de clima tropical, indicó que no hay que ir muy lejos para iniciar un cultivo de huerta en casa. 
 

  • Evaluar el acceso a suelo y semillas. 
  • Las semillas las puedes obtener de muchos de los vegetales que generalmente se consumen en casa.
  • Condiciones ambientales básicas como el acceso a luz, aireación del lugar.
  • Disponibilidad de agua y de tiempo para su cuidado y mantenimiento”.

¿Cómo preparar la tierra?

Jennifer Montoya, ingeniera y apicultora ilustró que la agricultura urbana se caracteriza por desarrollarse en espacios pequeños de suelo, por eso, el suelo o la tierra usada para el cultivo en casa debe tener un buen porcentaje de materia orgánica y debe estar libre de algunos organismos como las hormigas.

“En caso de no tener disponible un suelo ya preparado, puedo prepararlo usando enmiendas orgánicas como el humus resultante del compostaje de residuos orgánicos, la cascarilla de arroz funciona muy bien para airear y así evitar que se compacte el suelo”. 

Otras alternativas eficientes para proveer nutrientes a la tierra y que el proceso de cultivo sea más rico, es aplicar a la tierra cáscaras de banano, de huevo, o bagazo de café y melaza.

“Estos componentes, luego de su proceso de fermentación se agregan a la tierra y sirven para fortalecer el sistema radicular de la planta”, dice Montoya.

Para Cordero, cultivar en casa rompe una serie de paradigmas frente a la producción de alimentos, “primero porque el hombre en la urbe ha entendido el costo-beneficio de cultivar su propio alimento y segundo porque hoy se está generando un impacto en la alimentación”. 

¿Cómo germinar plántulas y semillas?

Wilson Leguizamón, técnico en abonos y cultivos urbanos, explicó que antes de comenzar una huerta en casa, hay que tener claro qué alimentos queremos sembrar, pues de nada sirve plantar alimentos que no nos gustan o no utilizamos.

Este experto recomienda comenzar la huerta con hortalizas que se den en la región donde se viva. Por ejemplo, en el caso de Cúcuta las plantas de hojas, como acelgas, albahaca, cebolla, perejil, cilantro, lechuga. Pero, también las de frutos como tomates, pimentón, ají, berenjena; y plantas aromáticas como romero, curri, menta y hierva buena. 

Image
120 días tarda una mata de tomates en dar frutos desde que se siembra.

Fruto de su siembra en una huerta casera que desde hace años se puso en marcha./ Foto Cortesía

 

Un ejemplo

Los expertos dan aquí un ejemplo de cómo hacerlo con algunas plantas:

Ajo: tan sencillo como meter los dientes de ajo dentro de un macetero con tierra, enterrarlos unos 2 o 3 cm y ponerlos al sol, regarlos con agua cada 3 o 4 días, hasta que la plántula germine, luego trasplantar.

Pimentón: extraer las semillas del pimiento, sembrarlas a una profundidad tres veces su tamaño. Bajo el sol y regándolas asiduamente, en unas semanas empezarán a salir los primeros brotes.

Tomate: deposite las semillas sobre la tierra, tres por semillero, dejando distancia entre ellas, riegue con abundante agua y déjela en un lugar donde reciba la luz del sol. Cuando los brotes hayan alcanzado entre 6 y 8 cm., trasplante a una matera con mayor espacio para su crecimiento.

Image
La opinión
La Opinión