Escuchar este artículo

Alimentarse sano no es cuestión de plata, es de salud

Viernes, 17 de Junio de 2022
Comer sano es difícil al principio, pero es un hábito que el cuerpo lo agradecerá.

La llamada ‘comida chatarra’ hace parte del menú diario de docenas de cucuteños que para ahorrarse unos cuantos pesos prefieren desayunar, almorzar o hasta cenar pasteles con limonada o gaseosa o cualquier otro ‘plato callejero’ que poco le aporta a su nutrición. 


Le interesa: Esto es lo que más comen los cucuteños en la calle: pasteles, chuzos, etc.


Esa práctica, según expertos, es mala para la salud y podría provocar obesidad y enfermedades como la diabetes, que se da por el exceso de azúcar añadida (que en su mayoría está en las gaseosas, ponqués, tortas y otros platos).

El azúcar puede causar enfermedades

Muchas personas creen que alimentarse bien es gastar plata en un mercado de verduras, frutas, carne de pollo y pescado. Hasta algunos creen que es aguantar hambre y solo comer unas cuantas cucharadas de verduras con agua, nada más equivocado.

La  nutricionista Mayerly Iscalá Bautista es una fiel creyente que la alimentación saludable no es gastar en productos caros o pasar hambre, sino eliminar del menú los alimentos procesados y con alta ingesta de conservantes, aditivos químicos, edulcorantes de alto costo y sometidos a procesos industriales.


Conozca: Juan Parra, una vida dedicada a la caricatura en Cúcuta y Pamplona


Para la profesional es importante que la gente tome la decisión de alimentarse de manera sana, con alimentos naturales de origen animal o vegetal.

¿En cuánto sale comer sano?

La Opinión sacó las cuentas de cuánto podría en Cúcuta costar alimentarse bien versus comer ‘por gula’ por un día o más. Este fue el resultado.

Para un desayuno sano se debe tomar avena sin azúcar (un kilo de este grano vale $4.000) con unas tostadas (un paquete de 10 unidades cuesta $3.000).

O comer ‘rico’ una arepa (el kilo de harina vale $3.000; la mantequilla, $1.500 los 250 gramos; sal, $2.000 la libra) con huevo ($550 cada uno) y una gaseosa ($2.000 los 350 mililitros). 

Desayunar sano cuesta $7.000 y puede durar hasta cinco días, según la cantidad de tostadas. Mientras que alimentarse no saludablemente equivale a $8.000, pero algunos alimentos no alcanzan para varios días.

El almuerzo es la comida a la que muchos cucuteños le tienen miedo, pues creen que comer sano equivale a comprar carne o verduras caras, pero nada fuera de lo real. 

Es costumbre de muchos cucuteños comer de manera insana

Un plato de aguacate ($1.000) con una porción de plátano al vapor (1.500 la libra) y 200 gramos de pechuga ($4.500) puede costar hasta $7.000, esa receta puede ir acompañada con un té o agua pura.

Mientras que medio pollo asado (también apanado) o un servicio de arroz chino supera los $15.000, sin incluir la gaseosa  con la que la persona quiere acompañar su almuerzo.  En otras palabras, comer sano es más económico que ‘alimentarse’ rico pero nada saludable.

Es común escuchar que para bajar de peso hay que evitar comer en la noche, según la creencia popular porque la comida no se ‘quema’ al hacer cualquier actividad física. Sin embargo, una cena baja en grasa, rica y saludable es muy barata.

Un pan tostado (un paquete de 10 unidades cuesta $3.000) con una ensalada de tomate, cebolla y lechuga (el primero  y segundo vegetal cuestan $500 la unidad; el tercero, $1.500 200 gramos) y un jugo de mora sin azúcar (la libra vale $2.400), conforman una cena rica y económica.

Ese plato sale en  $7.900 y algunos productos como la mora y el pan tostado alcanzan para varias porciones. 

Otro caso de comida chatarra sería una hamburguesa de $8.000 y una gaseosa de $2.000, una cena que claramente no alcanza para varias porciones y no tiene una carga nutricional.

NOTA: En el análisis se tomaron en cuenta precios al mayor y no se tuvieron en cuenta productos añadidos como el aceite, agua o leche en los jugos.

¿Por qué comer sano?

La profesional en nutrición indicó que comer sano implica incrementar la ingesta diaria de verduras y frutas, los granos y derivados lácteos.

 “Implica mayor gasto en alimentos saludables y nutritivos, costo beneficio que se verá reflejado en tu óptimo estado de salud y menor número de citas médicas”, añadió Mayerly Iscalá.

La carne es una fuente de proteinas

Comer sano tiene mejorías en la digestión, regula los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa. Además, controla los niveles de presión arterial y mejora la apariencia de tu piel sin sobrecargar tu cuerpo de alimentos procesados. 

La diferencia entre platos saludables y comida chatarra

La comida chatarra  aporta  grasas, colesterol, sales y azúcares, que aparte de provocar el aumento de peso en las personas, afecta al organismo haciendo más propensas a las personas a sufrir hasta infartos.

Mientras que los alimentos saludables  contiene proteínas, vitaminas, minerales y fibra, necesarios para el funcionamiento del organismo, además de ser claves en los casos de pérdida de peso.

Una persona para bajar de peso debe llegar a un déficit calórico, que implica consumir alimentos – en pocas cantidades- que sean nutricionalmente sanos para que con el ejercicio la grasa almacenada en el abdomen y otras partes del cuerpo se conviertan en glucosa (azúcar) que el cuerpo usará como energía en la rutina física.


Infórmese: El "optimismo" de un preso tras 27 años en el pasillo de la muerte


Es decir, comer sano y poco para que el cuerpo queme –en las rutinas de ejercicio- la grasa que hay almacenada, logrando una disminución del peso. Es claro que la persona sepa que en ese proceso la disminución de masa corporal es a nivel general, no se puede pretender que solo sea en el abdomen, espalda o pecho.

Las dietas no son para todo cuerpo

Una dieta no es aguantar hambre, sino comer rico y de manera sana. Las personas no tienen el mismo organismo ni las mismas metas: bajar o aumentar su masa corporal, por lo que es clave tener en cuenta cuáles son los alimentos claves para comer sano y rico.

Los cereales: avena, arroz, trigo, como principales fuentes de energía; vegetales, brócoli, coliflor, espinaca, aguacate, zanahoria, apio en rama, remolacha y pimentón los cuales contienen fitonutrientes con poder antioxidante capaces de combatir patologías complejas.

Frutas: estos alimentos tienen un alto potencial de hidratación para las personas, además de fibra y vitaminas. Las semillas de chía, almendras y nueces ayudan a cuidar la ansiedad de comer ‘comida chatarra’.

Los granos  como el garbanzo, la lenteja, el fríjol, la arveja, entre otros, tienen una fuente de proteína vegetal.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
Kevin
Kevin Javier Beltrán León

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda