Escuchar este artículo

El pensamiento de Bolívar y su época

Domingo, 3 de Octubre de 2021
Bolívar sugiere luchar por la organización del poder con régimen donde alternen civiles y militares.

Bolívar no puede ser considerado simplemente como un guerrero o el libertador de cinco naciones sometidas al imperio español; su proyección histórica es más profunda, si se le reconocen la dimensión de su pensamiento libertario, como legislador republicano, amante de los principios democráticos y promotor de las ideas constitucionales.

Teniendo en cuenta los referentes históricos Bolívar era un visionario que proyectaba una dimensión colectiva de una América unida para la grandeza en el contexto universal. Bolívar formado en un esquema ideológico progresista interpretó las doctrinas europeas y los movimientos independentistas de América como las bases fundamentales para una patria común latinoamericana.

El pensamiento bolivariano es una dimensión unificada frente al modelo republicano, por lo tanto, exige una comprensión y un conocimiento básico oponerse con argumentos a los modelos políticos para la época; desde luego que el modelo bolivariano refutaba las ideas monárquicas proclamadas por España. También debía convencer a sus contradictores representado por la élite sociocultural de la época.

Principios fundamentales como la construcción de un Estado Social de Derecho, la oposición a la monarquía caracterizado por su rechazo a la democracia y la libertad del individuo.

En este aspecto cobra importancia el concepto de libertad afianzado con claridad en el ideario de Bolívar que incluye en esa dimensión; la libertad de los esclavos, la libertad de los indígenas, la reforma agraria, la igualdad social, el reconocimiento a los derechos civiles y políticos y desde luego la soberanía interna y externa de los países libres.
 

Image
Bolívar luchó por la libertad de los esclavos.

 

Es de anotar que algunos historiadores han tratado de tergiversar los fundamentos ideológicos de El Libertador argumentando que Bolívar asumió una visión contradictoria de las versiones de autores como Monstesquieu, Rouseau, John Adams, Volney, Carnot, Constant y Robespierie entre otros. Si bien es cierto que estos intelectuales incidieron en la construcción de pensamiento bolivariano no se puede afirmar que Simón Bolívar fundamentó al pie de la letra sus doctrinas; al contrario, los asumió como un aporte a las ideas que había concebido con autoría propia para buscar la forma de adaptarlas al momento histórico y a la realidad de la sociedad latinoamericana.

Lo más concreto cuando se analiza el ideario bolivariano es que no existen contradicciones en su pensamiento. Se determina una perspectiva ideológica republicana coherente, unificada frente al pensamiento político de Bolívar cuando proclama la justicia social y el bien común como un ejercicio de la libertad.

En palabras de El Libertador “La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”. 

Uno de los valores fundamentales del padre de la patria es el ordenamiento, la construcción y justificación de una sociedad equitativa en todos los órdenes reconociendo la dinámica colectiva e individual en los diferentes estamentos comunitarios. De alguna manera es la humanización de la sociedad para contradecir el desarraigo, la usurpación y el desenfreno característico de la conquista y la colonia española.

El pensamiento bolivariano en su momento y aún hoy en día tiene vigencia por cuanto una de las características es la vitalidad y la actualidad, si en algún momento se refirió a culturas de la antigüedad lo hizo como ejemplo modelo para cimentar sus nuevos proyectos. Proyecciones a futuro se esbozan en su “Carta de Jamaica” considerada como el documento fundamental del ideario bolivariano. En este documento su autor expone problemáticas como el peligro del avance del capitalismo, la inconveniencia del colonialismo, la unión de los Océanos Atlántico y Pacífico a través de un canal y lo más importante la consolidación de la unidad latinoamericana.
 

Image
Bolívar luchó por la libertad de los esclavos.

 

Para muchos la idea de unir a toda la América en un solo país resultaba una utopía debido a las grandes diferencias sociales, económicas y culturales, también la ambición desmedida de poder de algunos caudillos de cada uno de los países.

Su primera experiencia nace el Congreso de Cúcuta (1821) con la fusión de la Nueva Granada, Ecuador y Venezuela con la creación de la Gran Colombia que alcanzó a mantenerse hasta 1830. En algunos momentos Bolívar asumió la dictadura como una forma de sostener el poder a favor de las ideas democráticas y en algún momento se vieron atisbos de inclinación monárquica debido a las circunstancias especiales de orden público y a la presión de sus oponentes que buscan la derrota de Bolívar.

Otra característica fundamental del ideario bolivariano se fundamenta en que supo articular la teoría con la práctica. Las ideas propuestas por Bolívar se expresan en temas constitucionales los cuales expuso y argumentó planteando sus puntos de vista sobre las instituciones republicanas más adecuadas para el contexto latinoamericano. Refiriéndose a la democracia El Libertador la definía como: “El sistema de Gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.

En este mismo referente es importante destacar el papel asignado a la educación como un proceso integral dirigido a todos los ciudadanos sin distingo de condiciones y como un instrumento del Estado para construir un futuro productivo que creará conciencia ciudadana, que sacará al pueblo de la ignorancia y lo conduje a construir un pensamiento libertario en toda la extensión de la palabra.

El estudio del pensamiento bolivariano implica necesariamente de un estudio profundo desde la reflexión crítica para destruir mitos y llegar a una visión convincente de la verdadera dimensión de la obra política, social, económica y cultural del genio de América dado que en la actualidad y a pesar del desarrollo de las nuevas metodologías para estudiar la historia surgen corrientes a favor y en contra llevadas a los extremos del fanatismo y quienes muestran a los personajes históricos para convertirlos en seres ideales, lejanos a su realidad en su momento de influencia.

A través de las ideas presentadas a lo largo del texto se puede llegar a conclusiones como: Bolívar es un apasionado de la libertad y lo asume como un compromiso activo de luchar contra quienes se oponen a su ideal para lograr una patria común.

 

Texto: Ciro Alfonso Pérez

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas