Escuchar este artículo

En Norte de Santander, víctimas rinden homenaje a otras víctimas

Martes, 9 de Abril de 2019
De acuerdo con la Unidad de Víctimas hay 23.000 niños afectados por la violencia.

“Hoy hicimos un acto simbólico para las víctimas, porque todos los días vivimos hechos violentos, y queremos que nos tengan en cuenta, que nos escuchen y sepan que queremos seguir luchando, queriendo tener paz, pero una paz verdadera para todos los colombianos”, dijo  Sindy Rohenes, víctima sexual, desde el 2002 desplazada de Boyacá. 

Para Sindy las lágrimas son parte de su pasado. Ella con mucha valentía y aún más entusiasmo está ayudando a más mujeres con la Asociación Nueva Esperanza, conformada por 32. 

Las propias víctimas conmemoraron y rindieron homenaje a las víctimas. La asociación de mujeres Nueva Esperanza hizo el acto frente a las 400 personas que atiende a diario el Centro Regional de Atención a Víctimas, en Atalaya.

Con un árbol hecho en papel en el suelo, fueron analizando cómo a partir de sus propios dolores y hechos victimizantes lograron ser sobrevivientes. En el tronco del árbol colocaron cada uno de los hechos a partir de sus experiencias; y en las ramas con flores mostraron esa nueva oportunidad que ahora tienen de rehacer sus vidas.

Rohenes explicó la necesidad de seguir trabajando en las víctimas, en el caso de la asociación de la cual ella forma parte lo hace dándoles acompañamiento a las mujeres víctimas de violencia sexual. “Estamos ocultas, y apenas el año pasado vinimos a contar lo sucedido, hemos subsanado nuestras heridas, pero el trabajo continúa con otras mujeres, a las cuales estamos ayudando para que declaren”, dijo. 

Durante la jornada, las víctimas capacitadas a través del Sena les brindaron atenciones en belleza a las otras víctimas del centro, como muestra de lo aprendido y dándoles ejemplo de superación. 

Foto: Mario Caicedo / La Opinión 

La directora territorial Alicia Rojas dijo que en el departamento hay un registro de 291.953 víctimas. En el acto se mostró conmovida con lo hecho por las mujeres víctimas.

Lea también Más de 200 mil víctimas del conflicto son del Ejército

En el departamento

La directora territorial, Alicia Rojas, conmovida durante el acto manifestó que la unidad continúa fortaleciendo el proceso de atención a las personas afectadas por acciones violentas.

En el marco del Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado explicó que a la fecha, Norte de Santander, tiene un registro de 291.953 víctimas.

Los hechos que han generado esta situación son desplazamientos forzados con más de 250.000 personas afectadas, homicidios con más de 40. 000 víctimas, actos terroristas con una cifra que supera las 4.200 personas, desapariciones forzadas con más de 4.700 casos, y amenazas con 3.400 hechos.

Expresó su preocupación por los registros de población infantil afectada por la violencia que superan los 23 mil niños hoy en condición de víctimas, producto de las acciones violentas e intimidatorias contras sus familias. 

Andrea Álvarez, profesional del servicio de atención al ciudadano del centro, explicó que la capacidad operativa del centro es para atender a 400 personas diariamente, e informó que cambiaron la metodología de atención. 

Detalló que están atendiendo de 8 a.m. a 3 p.m. y se les está entregando a la persona la cita con fecha y hora aproximada de atención, para que no hagan colas y no tengan que madrugar. 

La unidad para las víctimas  además mantiene activo el plan de atención en los puentes internacionales. 

Le puede interesar Exguerrillero de Farc pide perdón a víctimas en Tibú

Empeora la victimización

Desde la secretaría departamental de Víctimas, se enfatizó en que la situación de las víctimas en la región y el país ha empeorado, pues cuando la ley se creó en 2011 solo se previó reparar entre dos y tres millones de víctimas, pero hoy hay casi nueve millones en el país y para el caso local, un aumento del 800 por ciento del conflicto.

Así las cosas, las condiciones presupuestales se convirtieron en un desafío mayor y ahora, la salida es la priorización de las víctimas.

 Desde el punto de vista jurídico, por principio de oportunidad, todas las víctimas son prioritarias, pero en el caso presupuestal hay condiciones específicas para recibir los beneficios, señaló la dependencia, que lamentó que la reparación económica ocupe un lugar más importante que las medidas de satisfacción y las garantías de no repetición.
 
En este sentido, se insistió en que para las víctimas los recursos no reparan la pérdida de un ser querido.

Image
La opinión
La Opinión