Estragos de la ola invernal en La Playa de Belén

Jueves, 10 de Septiembre de 2020
Colapsa arteria vial en La Vega de San Antonio. Agricultores claman un salvavidas al Gobierno Nacional.

Campesinos del municipio de la Playa de Belén lanzaron un S.O.S. ante los estragos ocasionados por la intensa ola invernal de los últimos días.

Los labriegos reportaron grandes pérdidas económicas por los efectos de las precipitaciones y clamaron a los dirigentes de la región un salvavidas.

La banca de la carretera que comunica hacia La Vega de San Antonio se desplomó e impide sacar los productos agrícolas desde las veredas hacia las plazas de mercado.

Los torrenciales aguaceros han causado daños a cultivos de cebolla, frijol y tomate generando el descalabro económico porque tienen deudas con las entidades financieras, señala el labriego Juvenal Quintero.

Lea aquí:

Inició monitoreo constante a las zonas de alto riesgo en Ocaña

El alcalde de esa población, Íder Humberto Álvarez García, se ha puesto al tanto de la situación y gestiona ante la gobernación, oficina Regional de Gestión del Riesgo para la consecución de ayudas y el traslado de maquinaria con el fin de superar la emergencia vial.

El drama más grave lo viven los agricultores de cebolla quienes mantienen represado el producto y con la competencia desde territorio peruano los precios han bajado ostensiblemente.

Tres confinamientos seguidos

El coordinador de la mesa del conflicto armado, Hermides Garay Ascanio, manifestó que se sienten abandonados por el Estado y solicitó una mirada piadosa hacia los labriegos de la zona.

“Estamos acorralados, desamparados, sufriendo los rigores de tres confinamientos seguidos. Primero fue la confrontación armada entre los grupos guerrilleros, después el coronavirus y ahora embotellados por el deterioro de las vías”, señaló el líder social.

“Las lluvias no dan tregua, al igual que las entidades financieras y muchos campesinos no tienen plata para pagar las cuotas de los créditos bancarios. De corazón le pido al Presidente y al Gobernador que fijen una mirada hacia la región”, reiteró.

 Aseguró que los mercados enviados no calman la difícil situación registrada en la zona y se requieren soluciones estructurales.

Censo de los damnificados

Integrantes del Comité Municipal de Gestión del Riesgo activó la hoja de ruta para analizar los efectos de la temporada invernal.

La secretaria de Planeación, Margarita Pallares Sánchez, presidió la reunión y ordenó un diagnóstico encaminado a cuantificar las pérdidas, establecer el censo para caracterizar a los damnificados y entregar una pronta solución.

“Una comisión se trasladará a la zona para verificar las afectaciones en las viviendas, la carretera y los cultivos. Ese informe se enviará al Consejo Regional de Gestión del Riesgo y la Gobernación para emprender las ayudas”, reiteró.

Lea también:

Sellan en Ocaña locales comerciales por incumplir protocolos

El concejal John Germán Claro Sánchez, quien representa la región, indicó que la situación es bastante crítica y se requiere la atención inmediata. Aparte de la pérdida de la calzada vial que afecta a unos 800 campesinos de las veredas La Legía, Vega de San Antonio, Mesa Rica, Cerro Negro, Guayabón, Cumaná, Reventón, Esmeralda, Llano Grande, Clavellinos, San Pedro y Aguadas para sacar los productos agrícolas existe la preocupación por el traslado de personas enfermas. La carretera desaparece literalmente en algunos tramos y no puede pasar una ambulancia”, puntualizó.

Lo grave del caso es que esa población no cuenta con un banco de maquinaria y se adelanta la gestión con la Asociación de Municipios para emprender la recuperación de las arterias viales.

Image
La opinión
La Opinión