Escuchar este artículo

'La crisis se convirtió en ruta del desarrollo’

Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
El gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, rindió cuentas de su gestión en 2018.   

A punto de terminar el tercer año de mandato y con un periodo más para cumplir con el 20 por ciento faltante de metas del plan de desarrollo, el gobernador William Villamizar rindió cuentas de su gestión en 2018, vigencia en la que concretó el foco de su gobierno: la productividad. 

Según Villamizar, el principal logro consolidado hasta ahora es el aprovechamiento de la crisis derivada del cierre de frontera, para que los habitantes del departamento avanzaran en el desprendimiento comercial de Venezuela para integrarse al país.

“Una cosa era el departamento con la comercialización hacia Venezuela, y otra con la frontera cerrada, porque nuestras empresas tuvieron que empezar a buscar mercado nacional e internacional para el que no estaban preparadas en innovación, tecnología, y por eso enfocamos el plan de desarrollo hacia la productividad”, dijo a La Opinión.

Según relató el mandatario, su gobierno se inició con una crisis económica y social tras el cierre de frontera en 2015, pero con el diálogo comunitario y la implementación de las medidas del plan, se lograron avances.

“Cumpliendo poco a poco las metas, ayudando a los sectores económicos, impulsando ferias, exposiciones, y contando con el gran concurso de nuestra gente después del primer año y medio los indicadores nos daban un indicio de que se frenó la caída”, afirmó.

Tres años después, se percibe mayor estabilización y repuntes que generan “al menos un alivio ante la crisis” que, si bien reconoce continuará, dadas las condiciones de la frontera, “al menos dejaremos las bases encaminadas a que el departamento despegue, con sus empresarios”.

“Nos parece que uno de los logros más importantes es haber generado esa transformación, cuyos efectos se verán en los próximos años”, dijo.

Esto ocurrirá, afirmó, cuando empiecen a disminuir las tasas de desempleo y de informalidad, como advierte ocurrirá, con el concurso de los nortesantandereanos.

Agregó que si se concretan los apoyos del Gobierno Nacional para que nuevas empresas se instalen en el territorio, con alivios tributarios, “al final, eso va a permitir lo que queremos: una región productiva”.

“Creo que ese golpe de Venezuela sirvió para que todos los empresarios despertaran, empezaran a innovar, a ser creativos, a ser competitivos, y lo están logrando”, dijo. “Hay que felicitarlos a todos”.

Lea también Gobernador pedirá a Duque claridad sobre coca y el Eln

La guerra, el quiebre

Pero aunque de la crisis fronteriza surgieron oportunidades para afrontar las dificultades, el punto de quiebre y de mayor preocupación del gobernador radica en la guerra del Catatumbo.

Aunque considera que hubo avances este año, con estrategias como el diálogo útil, que involucró a la población civil, la institucionalidad y hasta a la gestoría de paz del ELN en conversaciones que buscaron afianzar la paz, la visita de una delegación a La Habana para dar a conocer al ELN los terribles efectos de su confrontación con el EPL, la situación ha sido imparable.

Villamizar comprende las condiciones que pide el Gobierno Nacional para reanudar conversaciones con la insurgencia, pero insiste en la urgencia de dialogar y concretar la sustitución voluntaria de cultivos de coca.

“En la medida en que no haya un acuerdo en este departamento, la región seguirá teniendo factores perturbadores y no habrá espacio para que se inicie la producción y el desarrollo de esas zonas ricas y llenas de oportunidades”.

El reto para 2019 será insistir en franquear la barrera de la guerra, pero aun con ello, “me parece que quedan unas bases muy fuertes para el verdadero desarrollo del departamento, que tomará varios años, pero por lo menos hay como lograrlo”. 

Le puede interesar Villamizar le pide al Gobierno apoyo para Universidad del Catatumbo

El proyecto número uno en la lista de la Gobernación, es la Universidad del Catatumbo.

Principales logros

Consolidación de la estrategia de la Universidad del Catatumbo, que permitirá el acceso a la educación superior en esta zona.

Reducción de la deserción escolar con el Programa de alimentación escolar (Pae), que se brindó a 116 mil niños.

Aprobación de la construcción del Tecnoparque y la tecnoacademia, en Cúcuta, por $6.300 millones y cuya dotación se garantizará en este espacio de emprendimiento.

Aprobación de construcción del Centro de desarrollo rural y minero (Cedrum), ubicado en El Zulia, con uuna inversión de $14 mil millones.

Conectividad con 105 zonas wifi en los parques municipales, colegios y bibliotecas, con internet garantizado hasta marzo de 2020. Se concretó la meta de dos estudiantes por computador; en 2015 había 4, por equipo.

Alianzas productivas con aportes del Gobierno Nacional, productores y el departamento, que impulsaron renglones como la ganadería (porcino y bovino), cacao, café, aguacate, entre otros, con un apoyo general al campo de $20 mil millones.

Instalación de gas domiciliario para 14 municipios, que dará un alivio económico del 75 por ciento a unos 10 mil beneficiarios, que dejarán de comprar pipetas de gas.

Entrega de estudios y diseños del Anillo vial para la paz, que une El Tarra, San Calixto y Hacarí, por 4.500 millones. El proyecto está a espera de aprobación, y su construcción costaría $19 mil millones.

Culminación de estudios y diseños de la vía Astilleros-Tibú y Tibú-El Tarra, entregados al presidente Iván Duque.

Terminación de estudios y diseños de otras vías secundarias, y gestión para la construcción del acueducto metropolitano de Cúcuta.

Image
La opinión
La Opinión