Unánime rechazo de los campesinos del Catatumbo a la fumigación aérea

Sábado, 15 de Mayo de 2021
Durante el cabildo abierto en El Zulia, hubo intervenciones, muestras culturales y 18 mesas de trabajo para exponer las reivindicaciones y demandas, que serán recogidas en un solo pliego.

Juan Carlos Quintero, vocero de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), dijo que el cabildo abierto y popular es una iniciativa que surgió con el objetivo de recoger las demandas de los distintos sectores sociales del departamento para unificar un pliego regional y obtener insumos para las solicitudes nacionales del paro.

En la actividad de ayer, en El Zulia, se contó con la presencia de más de 1.000 delegados del departamento en representación de 18 sectores sociales como el indígena, campesino, productivo, LGTBI, la mujer, centrales obreras, transportadores, sindicatos, entre otros.

La actividad tuvo un acto central de intervenciones, muestras culturales y 18 mesas de trabajo para exponer sus propias reivindicaciones y demandas, que fueron recogidas al final del cabildo en un solo pliego.

Quintero manifestó que Ascamcat está demandando la implementación integral del Acuerdo de Paz en lo relacionado con los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), los programas de sustitución de cultivos de coca, la aprobación de las circunscripciones transitorias especiales de paz, el Sistema Integral de Garantías de no Repetición, la derogatoria del Decreto 380 que pretende reactivar las fumigaciones aéreas con glifosato y el ejercicio de garantía a los líderes y lideresas sociales del departamento.

Dijo que levantar el paro nacional está en manos del presidente Iván Duque, que debe definir un equipo de trabajo que permita tener toda la voluntad política y la disposición para resolver el pliego de emergencia.

Ese pliego se resume en que cese la violencia a la protesta social, que se le de renta básica a todos los colombianos en medio de la pandemia por la COVID-19 y que se atiendan  los 101 puntos que el presidente conoce desde hace un año, según el dirigente. 

Wilder Mora, presidente en Tibú y delegado de la comisión política de la Coordinadora Nacional de Cultivadores y Cultivadoras de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam), indicó que la expresión  popular del cabildo abierto es para decirle al Gobierno Nacional “aquí queremos paz, no queremos la represión ni la violencia. Las propuestas que salgan del pliego conjunto son  para que el nivel central las tenga en cuenta”. 

Mora añadió que la Coccan está proponiendo es la economía de la hoja de coca y cómo va a hacer el Gobierno para resolver este problema, porque en su criterio la aspersión aérea para erradicar los cultivos es una nueva equivocación y una política condenada al fracaso.

“Estamos pidiéndole al gobierno Duque que implemente una sustitución real en la región, porque la fumigación con glifosato es una amenaza para la vida de los seres humanos, la fauna y la flora, que arrasa con los cultivos lícitos. Hemos dicho que la salida es el punto cuatro del Acuerdo de Paz, que es la sustitución de cultivos”, complementó el dirigente.

Wider Mora agregó que es necesario hacer la caracterización de los cultivadores de la hoja de coca en 13 municipios de Norte de Santander donde hay esa presencia, para saber con exactitud cuántas hectáreas están sembradas y cuántas familias se dedican a esa actividad.

Wilmer Calderón, vocero del sector transportador, aseveró que participaron en el cabildo abierto para que el gremio sea escuchado por el Gobierno, el cual está en total abandono, cuando es el que dinamiza la economía del país al movilizar todas las mercancías producto de las exportaciones e importaciones.


 

Image
La opinión
La Opinión