Escuchar este artículo

¿Cuándo puede empezar a comer alimentos sólidos un bebé?

Domingo, 12 de Junio de 2022
Recomendación de OMS y Unicef es iniciar alimentación complementaria a los 6 meses.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una nutrición óptima durante los primeros años de vida de un niño es fundamental para su crecimiento y mejora su desarrollo cognitivo. Además, reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas como: obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares (colesterol alto, hipertensión arterial, entre otros), influyendo inclusive como factor en la incidencia de diversos tipos de cáncer y enfermedades mentales como la depresión.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Es por esto que una de las principales preocupaciones de los padres de familia es incentivar hábitos alimenticios saludables en sus hijos. Sin embargo, no siempre es fácil lograrlo, pues existen ciertas conductas alimenticias a las que los niños se ven expuestos desde edades tempranas.

La conducta de los menores frente a los alimentos tiene la particularidad de ser cambiante y en muchos casos ellos pasan por etapas de selectividad hacia ciertos alimentos. Es muy común que esta selectividad inicie alrededor de los 18 meses e inicio de la edad preescolar, cuando comienzan a adquirir y desear independencia, pero desde los 6 meses se recomienda iniciar con la introducción de alimentos sólidos.

Al respecto, DaniellaBellizia, licenciada en Nutrición y Dietética, explica que “una dieta equilibrada permite un adecuado crecimiento y desarrollo a nivel de órganos y tejidos del menor, reflejándose en un peso y talla adecuados para la edad y género, así como una circunferencia cefálica acorde al porcentaje de grasa y masa muscular”.

 

Alimentación en niños

 

¿Qué necesidades nutricionales tienen los bebés?

La alimentación complementaria se considera un proceso en el cual se ofrece al bebé alimentos sólidos o líquidos distintos a la lactancia materna o formula infantil como complemento y no como sustitución de esta.

Se considera que el menor está preparado para iniciar una nueva dieta cuando adquiere las destrezas psicomotoras que permiten manejar y tragar de forma segura los alimentos, aunque existen factores a tener en cuenta, como es el reflejo de extrusión, el cual posibilita que la lengua se extienda más allá de las encías y los labios.


Lea: Disponibilidad de UCI pediátrica es del 27% a nivel nacional: Minsalud


“No hay alimentos mejores que otros para empezar, aunque se recomienda ofrecer de manera prioritaria alimentos ricos en hierro y zinc. Asimismo, se recomienda introducir los alimentos de uno en uno, y de esta forma observar la tolerancia y la aceptación del bebé.  Es importante resaltar que se debe probar un mínimo de 10 a 15 intentos para identificar si acepta el sabor, la textura y lo más importante, que lo integre entre sus preferencias”, resaltó Diego Andrés Blanco, Pediatra especialista en Gastroenterología y Nutrición Pediátrica.

¿Cómo debe ser el proceso de alimentación de un bebé?

Según explica Bellizia, los menores de 12 meses aún son lactantes, es decir que sus riñones y sistema digestivo no toleran la sal añadida a los alimentos, así como no deben consumir azúcar y preferiblemente tampoco jugos. 

“El alimento primordial es la leche materna o en su defecto la fórmula láctea acorde a la edad. Es deseable esperar un tiempo adecuado para incluir el agua y alimentos con diferentes texturas(entera, trozos o papilla) de acuerdo al método que elijan los cuidadores.  Se deben evitar alimentos esféricos pequeños como uvas y frutos secos enteros para evitar posibles ahogamientos y tener precaución con vegetales crudos como la zanahoria y hojas de lechuga o manzana”, asegura la nutricionista Daniella.


Conozca: Cáncer de Próstata: mitos, verdades y alertas para los hombres


Aunque científicamente no existe un orden estricto de introducción de una nueva dieta, hay diferentes tendencias en la actualidad en cuanto a la modalidad de texturas sabores y alternativas, para lograr un balance adecuado.

 

Leche materna

 

 

Existen tres métodos principales de como introducir al menor en una nueva dieta

  • Alimentación Complementaria Tradicional: se inicia con presentaciones de alimento en forma de papillas, evolucionando a machacados, picados finos, trozos de alimentos. Siempre trabajando en la evolución de texturas hasta lograr brindar los alimentos como los consume el adulto.

  • Método BLW o Alimentación Autorregulada: consiste en alimentar al bebé combinando sólidos con la lactancia a partir de los 6 meses. Es decir, ofrecerle alimentos sólidos y no triturados.

  • Método BLISS o Alimentación Dirigida por el Bebé: es una versión mejorada del BLW que consiste en dejar que el menor agarre con las manos los mismos alimentos que le ofrecerás con cuchara en forma de papilla, siempre bajo la supervisión de un adulto y guiando el proceso.

Es importante manejar una higiene adecuada en la manipulación de alimentos para evitar intoxicaciones y enfermedades gastrointestinales.


Entérese: ¿Cómo fortalecer el sistema inmune de manera natural?


 

Consejos a la hora de la comida

 

Desde el inicio de la introducción de alimentos, las familias deben acudir a un profesional para obtener recomendaciones  e iniciar correctamente el proceso.

Según recomienda el pediatra Blanco, se deben afianzar una serie de comportamientos, rutinas y horarios que permitan al menor identificar el momento ideal para ingerir alimentos y que los adopte como un hábito.

De igual forma, existen una serie de actividades que facilitan la familiarización con diferentes texturas y sabores, y esto ayudará a que tenga una mayor disposición a probar cosas nuevas.

“Para los bebés, todo es un proceso de aprendizaje, por esto hay que combinarlo con actividades lúdicas para que asocien la alimentación con un momento divertido, hay que generar un interés en ello, por ejemplo, con preparaciones coloridas, acompañándolo en la mesa como familia, incluso invitarlo de compras. Hay que resaltar que los padres deben ser el ejemplo principal de los más pequeños”, destacó el profesional.

El experto también recuerda que cuando un bebé no quiere comer es fundamental que no nos mostremos estresados ni enfadados y  no se debe utilizar el chantaje ni el castigo y, por supuesto, no debemos obligarle a comer.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

 

Image
Gerson Correa
Gerson Correa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda