Escuchar este artículo

Más del 30 % de los pacientes con diabetes en Colombia sufre neuropatía diabética

Viernes, 19 de Noviembre de 2021
Los pacientes experimentan daño progresivo de los nervios hasta perder la sensibilidad de los pies.

La diabetes afecta a 44.4 millones de personas en Latinoamérica y a 3 de cada 100 colombianos según datos del  Fondo Nacional de Enfermedades de Alto Costo. Sin embargo, la entidad estima que esa cifra es mayor (1 de cada 10), ya que cerca de la mitad de personas diabéticas desconocen que tienen la enfermedad.

La diabetes se caracteriza por el aumento de la glucosa o del "azúcar" en la sangre, lo que genera múltiples complicaciones, entre ellas, el daño progresivo de nervios en todo el cuerpo. De acuerdo con Juan Pablo Zapata, médico internista experto en dolor, a esta afección se le conoce como neuropatía diabética,  la cual lleva a los pacientes a experimentar dolores crónicos y molestias que varían desde calambres, ardor, punzadas en piernas y  pies, hasta problemas en el sistema digestivo y el corazón.

“Los controles médicos nos permiten identificar síntomas clave de la neuropatía diabética, como cambios en la sensibilidad al tacto. Y si tenemos en cuenta que más del 30 % de las personas con diabetes en Colombia, desarrollan esta condición, debemos educar a quienes tienen esta enfermedad sobre las molestias a las que deben estar atentos para que podamos hacer diagnósticos más precisos y sugerir mejores tratamientos”, indicó el Dr. Zapata.

El especialista agregó que el daño en los nervios producido por la neuropatía diabética es progresivo y que uno de los mayores desafíos del personal médico es diagnosticarla mucho antes que inicien los síntomas, ya que una vez que estos se intensifican se afecta la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes.

En ese sentido, también destacó la importancia de que el personal en atención médica primaria esté formado y capacitado para detectar signos y síntomas del dolor crónico y abordar cada caso de acuerdo a sus particularidades.

De acuerdo con el Atlas de Diabetes de la Federación Internacional de Diabetes, menos de un tercio de los médicos reconoce estos síntomas.

 

Diagnóstico temprano, tratamiento personalizado y autocuidado

 

El especialista apunta que la “sospecha clínica” que se debe tener en pacientes diabéticos y la educación y conocimiento de estos mismos sobre la enfermedad, son esenciales para un diagnóstico oportuno de la neuropatía diabética periférica y fundamental para su manejo.

“Se debe prestar una especial atención al calzado y al cuidado de los pies, evitar la resequedad, mantener hidratada la piel y después de bañarse secar muy bien entre los dedos, así se evitarán enfermedades circulatorias y pie diabético (deformidad en los pies), las cuales provocan úlceras o lesiones severas que pueden derivar en  amputaciones.” señaló el Dr. Zapata


Lea aquí: La otra cara de la enfermedad de Parkinson


Se calcula que el 1% de las personas con diabetes en todo el mundo, perderán una extremidad inferior a causa de la enfermedad.

Así mismo, refirió que el abordaje personalizado y multidisciplinario para el control de la enfermedad de base (diabetes), como el estar atento e identificar otras alertas propias de las fases iniciales de neuropatía diabética, son necesarios para evitar que los síntomas permanezcan el tiempo y se conviertan en dolores crónicos.

“Debido al daño en los nervios, el cerebro puede ampliar los estímulos y las sensaciones de dolor, afectando considerablemente el desarrollo de actividades esenciales y disminuyendo la calidad de vida de los pacientes”.

La recomendación para un tratamiento óptimo de esta enfermedad es, acudir al médico especialista en dolor, para que sea él o la profesional quien determine las alternativas terapéuticas y farmacológicas más adecuadas, de acuerdo a las necesidades y condiciones particulares del paciente.


Conozca: Consejos a la hora de adoptar tendencias alimentarias


No obstante, el experto enfatiza en la importancia de construir hábitos saludables y  recomienda:

  • Realizar un control diario de los niveles de glucosa o azúcar en sangre.

  • Incorporar una rutina de ejercicios.

  • Evitar fumar.

  • Llevar una alimentación antiinflamatoria, baja en azúcares y carbohidratos.

  • Prestar especial atención a sensaciones en los pies, cambios en la forma, color y lesiones que puedan aparecer.

  • Acudir al control médico de forma periódica.

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas