Escuchar este artículo

¿Por qué la muerte súbita en jóvenes?

Domingo, 16 de Enero de 2022
Colombia tuvo 28.000 decesos por enfermedades cardíacas en 2021.


Eduardo* tenía 36 años, hacía ejercicios con regularidad, estaba acostumbrado a comer alimentos saludables y no le gustaba fumar. Una mañana sintió un fuerte dolor en el pecho, cayó al piso convulsionando. Su esposa lo llevó a la clínica, pero ya no había nada que hacer: murió de un infarto.  


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

En algunos casos, mantener un ritmo de vida como el de Eduardo no significa estar exento de un episodio adverso de salud. Cada día son más frecuentes las personas “sanas” que mueren de forma repentina y otras afortunadamente sobreviven  gracias a la oportuna asistencia médica.

Los especialistas señalan que este tipo de deceso en jóvenes o deportistas, llamada muerte súbita, ocurre en un individuo aparentemente sano, de manera inesperada y fatal, no traumática ni violenta. Mencionan que estas situaciones suceden con frecuencia en el ámbito deportivo en el que los atletas fallecen durante o 24 horas después de realizar una actividad física. 

La doctora Dianelis Pirela, médico general, explicó que las causas de la muerte súbita varían predominando las de origen cardiovascular congénita en menores de 35 años y las adquiridas en mayores de 35. Indicó que hay estudios que demuestran que la miocardiopatía hipertrófica y la miocardiopatía arrítmica del ventrículo derecho del corazón son los responsables del mayor porcentaje de los fallecimientos de jóvenes y atletas.

“La principal causa en pacientes jóvenes, menores de 35 años, es cuando tienen alguna enfermedad o patología cardíaca congénita no diagnosticada, es decir, son personas que no sabían que tenían una enfermedad sino cuando ocurre el evento porque son asintomáticas y lamentablemente mueren de imprevisto. También se le relaciona con síndromes de arterosclerosis y metabólicos, como la hipercolesterolemia o diabetes mellitus, que son adquiridos a lo largo de la vida”, explicó Pirela.

Image
muerte-subita

 


Lea también:  ¿Cómo ayudar a una persona con depresión?

Señales de alarma

No existen señales certeras que ayuden a prevenir una muerte súbita más que el diagnóstico previo de alguna enfermedad congénita cardiovascular.

En 2019, hubo casi 2.300.000 casos de enfermedades cardiovasculares y 56.000 colombianos muertos a causa de ellas, de acuerdo con la revista Global Burden of Diseases, Lancet 2020. Mientras que en 2020 murieron  44.897 por enfermedades isquémicas del corazón y entre enero y julio de 2021 hubo 28.000 fallecidos, según cifras preliminares del Dane.   

La doctora Pirela recomendó realizar de manera consecuente un despistaje de enfermedades cardiovasculares que pueden poner en riesgo a jóvenes y deportistas. Estos incidentes son susceptibles de ser diagnosticados a través de diferentes métodos como exámenes deportivos, educación a la población y sobre todo en el manejo de la Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

“Ante la parada cardiorrespiratoria, la Sociedad Española de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón recomiendan seguir el protocolo PAS (Proteger-Avisar-Socorrer). Lo primero es hacer en la persona un masaje cardíaco junto con la RCP que será vital para salvar al paciente. El auxilio debe ir acompañado de la desfribilización ventricular para cardiovertir la arritmia, que es la que lleva a la persona a la muerte”, dijo la especialista.  

 


Le puede interesar:  ¡Increíble! Trasplantaron corazón de cerdo a un humano


Influencia de la COVID-19

Luis Escalona, médico general con formación actual en especialización en cardiología, señaló que estas “muertes abruptas” suceden en cualquier edad y se deben a causas cardiológicas, especialmente arritmias o trastornos eléctricos del corazón, y también por razones neurológicas. Destacó que la pandemia del coronavirus incrementa los riesgos de fallecimientos repentinos.

“No necesariamente influye la edad en una muerte súbita. Si una persona tiene una alimentación saludable hace ejercicio o practica algún deporte igual puede sufrir una muerte súbita (…) La COVID-19 sí podría hacer que las personas mueran inesperadamente porque es una enfermedad multifactorial que afecta no solamente los pulmones cómo se creía al principio sino también el endotelio y otros músculos cardíacos que provocan arritmias”, expuso Escalona. 

El Dane publicó que los crecimientos más significativos de fallecimientos por enfermedades del corazón en 2020 se presentaron en grupos de personas de 35 a 39 años y de 25 a 29. En el primero, el aumento fue 35,3% y en el segundo 21,4%. En los adultos, de 40 a 44 años, también se incrementó un 20,8%.


Conozca: 12 hábitos para estar más saludable en 2022

Actualmente, se usa el desfibrilador automático implantable, o DAI, un dispositivo que detecta y corrige los problemas de ritmo cardíaco, para prevenir el riesgo de muerte súbita. Según los modelos, puede ser implantado directamente en el corazón, o bajo la piel, en contacto con la pared torácica.

Los doctores coinciden en que estos eventos son impredecibles y ante cualquier sospecha de afectación cardíaca o neurológica es recomendable evaluarse para tomar las correcciones a tiempo y prevenir un fatal desenlace.

Sorpresivos decesos  
Image
muerte-subita
Foé se desplomó en pleno partido

La muerte del mediocampista central Marc-Vivien Foé conmocionó al mundo futbolístico en 2003. En junio de ese año, Camerún disputó la semifinal de la Copa FIFA Confederaciones ante la selección de Colombia. En el segundo tiempo del partido, Foé sufrió una hipertrofia en el ventrículo izquierdo del corazón y cayó muerto en la cancha de juego ante la vista de jugadores y público.

La autopsia reveló que el camerunés tenía una miocardiopatía hipertrófica, una afección en la cual se engrosa el miocardio y esto dificulta la salida de la sangre del corazón, forzándolo a trabajar más arduamente para bombearla al resto del organismo.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
muerte-subita
La luz de Andrea se apagó a los 24 años 

El deporte colombiano perdió a la gran taekwondista Andrea Álvarez. Con apenas 24 años,  la joven falleció repentinamente de un infarto en abril de 2017.

Álvarez, que había estudiado medicina, era considerada como la mejor deportista nacional en la modalidad de Poomsae, que es la combinación de defensas y ataques, ejecutados en una línea de movimientos frente a varios adversarios imaginarios.

La deportista estaba casada también con el atleta Leandro Rodríguez. Era oriunda de Boyacá, en donde practicó dicha disciplina y  representó a su tierra en diversas competiciones nacionales, incluso en torneos internacionales, alcanzando varias medallas.

Image
muerte-subita
La trágica vida de Morosini

La vida del futbolista Piermario Morosini estuvo marcada por la tragedia. Sus padres fallecieron y uno de sus hermanos se suicidó. Se quedó a cargo de su única hermana, quien tenía una discapacidad.

A pesar de las pérdidas familiares, el joven se refugió en el deporte para salir adelante. Jugaba en la posición de centrocampista en el Livorno.

 El 14 de abril de 2012, su equipo jugó contra el Pescara Calcio correspondiente a la Serie B. En el minuto 31, Piermario se sintió mal y cayó sobre el césped.  Le practicaron los primeros auxilios, dándole un masaje cardiaco con un desfibrilador. Al llegar al hospital, la reanimación fue en vano. Murió a los 25 años.

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda