Escuchar este artículo

En su casa cayó 'Mello', jefe del Clan del Golfo

Viernes, 14 de Mayo de 2021
Las autoridades llegaron al barrio Porvenir, de Puerto Santander, y lo acorralaron.

Cada movimiento criminal que hacía Dairo Pérez Amador, alias ‘Mello’, era conocido por los investigadores que le seguían su rastro, pues este hombre es señalado de ser el líder urbano del Clan del Golfo en la zona rural de Cúcuta y Puerto Santander.

Desde octubre de 2020, la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) conoció que este desmovilizado de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), en 2004, había sido designado para poner orden en esa zona de frontera y los sectores aledaños, que eran dominadas por Los Rastrojos.

Sin embargo, tras la unión en diciembre de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Aug) o Clan del Golfo con Los Rastrojos, ‘Mello’ pasó a liderar a 10 hombres, a los que encargó del cobro de las extorsiones en la zona, según información recolectada por las autoridades.

 

El perfil criminal

Dairo Pérez, de 36 años y oriundo de Chimichagua (Cesar), delinquió en el 2008 en las filas de Los Rastrojos.

Posteriormente fue capturado en Cúcuta en noviembre de 2015, por concierto para delinquir y luego de pagar más de tres años en la cárcel, salió a seguir haciendo de las suyas.

Según la investigación, era el encargado de ordenar los cobros a los arroceros, de dominar el contrabando por las trochas y, además, de ser el líder para confrontar los avances que la guerrilla del Eln adelantaba para ganar territorio.

“A los comerciantes del arroz les exigían un cobro mensual o quincenal, todo dependía de las hectáreas de cultivos y de la producción. En un promedio, este hombre podía obtener para el Clan del Golfo entre $3 a 5 millones quincenales que le sacaban a un solo productor”, contó una fuente judicial.

Sobre los combates que sostenía con el Eln, se conoció que ‘Mello’ por su rol de jefe, era quien disponía a varios hombres y se enfrentaba en las zonas de Caño Miel, El Infierno, Vigilancia, entre otras.

“Como el Eln quiere ingresar a controlar la parte urbana de Puerto Santander, ‘Mello’ frenaba esos avances para evitar que llegaran. Por eso, está inmerso en varios hechos en donde se reportaron muertos en combates”, dijo la fuente.

Precisamente, cuando se escondía en Puerto Santander, luego del combate con el Eln ocurrido durante el domingo 9 de mayo en la vereda Vijagual, perteneciente al asentamiento La Punta, del corregimiento Banco de Arena, en donde resultaron 23 familias desplazadas y una mujer herida, las autoridades le llegaron a cumplir una orden de captura en su contra.

 

La captura

Las autoridades conocieron que alias Mello salió de la parte rural y permanecía en una vivienda de la manzana G del barrio Porvenir, de Puerto Santander, por eso tramitaron una orden de allanamiento y lo capturaron.

“Le dieron unos días de permiso. Sabíamos que se movía por ese barrio, pero no hacía ningún desplazamiento y en la casa donde estaba con su compañera sentimental ni se asomaba, era como si nadie habitara ahí. Pero nosotros sí sabíamos que ese era uno de sus escondites”, sostuvo la fuente.

Al mediodía del lunes 10 de abril, un equipo de la Sijín en coordinación con la Fiscalía, llegó e ingresó a la vivienda y lo acorraló en su habitación.

A Pérez Amador le figuraba desde el 9 de abril una orden de captura por concierto para delinquir agravado con fines de extorsión, porte ilegal de armas.

El hombre quedó a disposición de la autoridad competente y después de las audiencias concentradas fue enviado a la cárcel, mientras avanza su proceso penal.

Image
La opinión
La Opinión