Se intensificó la oleada de asesinatos en Tibú

Miércoles, 7 de Abril de 2021
Los hechos de sangre se registraron en zona rural de este municipio del Catatumbo

Los violentos no dan tregua en Tibú. En 48 horas, iniciando desde la noche Sábado Santo hasta la noche del lunes, fueron asesinados cinco hombres y una mujer. Aunque los hechos ocurrieron de manera aislada, las hipótesis de las autoridades indican que todos tendrían que ver con retaliaciones de los grupos armados ilegales que delinquen en esa zona.

La violencia en ese municipio de Norte de Santander parece no tener fin. En el ‘corazón’ del Catatumbo hacen presencia guerrilleros del Eln, la disidencia del frente 33 de las Farc y el Epl (Pelusos).

La situación violenta por la que atraviesa Tibú es tan grave, que ni la Policía se arriesga a ir a los sitios donde están dejando a las personas asesinadas.

Racha violenta

El recorrido mortal arrancó el sábado, cuando el reloj marcaba las 7:00 p.m., en el sector La Represa, de la vereda El Ambato, donde algunas personas que transitaban por ahí encontraron los cuerpos de dos hombres, que recibieron varios impactos de bala.

Los cadáveres quedaron tendidos en mitad de la vía destapada, en donde no hay viviendas cerca, pero que conduce hacia la frontera con Venezuela.

Una de las víctimas tenía una herida de bala en la cabeza y otra en el pecho. La otra persona recibió tres disparos en la parte izquierda del pecho.

Lea también: Seis asesinatos en 48 horas en Tibú

Ante la negativa de las autoridades policiales por ir a llevar a cabo la inspección técnica, alegando falta de seguridad, la funeraria San Miguel llegó hacia las 8:40 de la noche, levantó los cuerpos y los trasladó a Medicina Legal en Cúcuta.

Otra seguidilla de homicidios

El lunes 5 de abril, los violentos volvieron a hacer de las suyas. A las 9:00 de la mañana, una mujer se convirtió en la tercera víctima. Ella apareció en el kilómetro 20, en la vía que de Tibú lleva a La Gabarra.

La mujer vestía camisa verde y llevaba puesto un saco gris. Según se conoció, a esta persona se la llevaron unos hombres armados, que la acusaron de un robo del que sus más allegados aseguran que ella no cometió.

El cuarto asesinato tuvo lugar en el sector denominado La Pica del Dos, ubicado a unos 20 minutos del casco urbano de Tibú, entre la vereda La Cuatro y la zona fronteriza con Venezuela.

La víctima fue Luis Asdrúbal Cuellar, quien era conocido en ese municipio, porque conducía volqueta y también una camioneta.

Según testigos, sus asesinos lo interceptaron en esa desolada carretera y sin dejarlo bajar del vehículo en el que se movilizaba, le dispararon, aunque él alcanzó a acelerar, murió metros más adelante.

Otros dos muertos

Cuando la noche del lunes llegó, un quinto cuerpo fue hallado con impactos de bala.

Eran las 7:55 p.m., y en la vía que del casco urbano del corregimiento Campo Dos conduce a Campo Jiles, quedó tendido bocarriba un hombre que vestía un buzo negro, bluyín y botas pantaneras. La víctima llevaba consigo una bolsa negra, la cual quedó sosteniendo en su mano derecha.

Le puede interesar: Doble crimen en El Ambato, Tibú

Minutos más tarde, en el sector Campo Tres, unos transeúntes encontraron sin vida a otro hombre que vestía franela azul clara y sudadera gris con negro.

Cuando la noticia del hallazgo de estos dos cuerpos corrió por Campo Dos y sus alrededores, unas personas aparecieron e identificaron a esta última víctima como Isaac Fuentes Córdoba, de 27 años.

Qué dicen las autoridades

El coronel Carlos Martínez, comandante de la Policía de Norte de Santander, manifestó que una vez tuvieron conocimiento de los casos, comenzaron en la identificación de las víctimas para poder informar a los familiares y así conocer las situaciones de cada uno de ellas.

“Estamos investigando, porque de algunos de ellos nadie ha dado razón. En la zona hay subversivos en los sitios donde ocurrieron los hechos y que están altamente afectados por el narcotráfico. Nuestras fuentes nos dan cuenta de que dichos subversivos fueron vistos armados, por eso la primera hipótesis es una retaliación entre grupos armados”, dijo el oficial.

Según el alto mando policial junto con el Ejército y la Fiscalía activaron un equipo especial para investigar dichos casos.

“Ofrecemos una recompensa de hasta 10 millones de pesos para quien nos dé las pistas contundentes que necesitamos para capturarlos. Esos grupos armados están para vivir del narcotráfico y necesitamos erradicarlo, porque es el combustible de todos los males en el departamento”, añadió.

El comandante de la Policía aseguró que envió a Tibú al coronel Óscar Mauricio Rico, subcomandante de esta unidad policial, como encargado de la situación, para que direccione las investigaciones.

Image
La opinión
La Opinión