Escuchar este artículo

Consejos para empoderarse de su sexualidad

Lunes, 31 de Mayo de 2021
Hablar de la sexualidad femenina es todavía un tabú.

Hablar de la sexualidad femenina es aún hoy un tabú. Despierta risas nerviosas, comentarios escandalizados y dependiendo de cómo sea vivida por la mujer, es juzgada. Por esto, Valeria De La Espriella, máster en sexología, love coach, fundadora del blog ‘Solteras DeBotas’ y autora del ‘Manual para solteras DeBotas’ creó ‘Sexpodérate’, que más que ser un taller y una sección de su blog, es una invitación para que cada mujer se empodere de su sexualidad.

De La Espriella nació en Cartagena, es publicista especialista en marketing, pero desde hace unos años, queriendo sanar un desamor y liberarse de la presión que ejercían sus conocidos sobre ella por ser soltera, decidió comenzar un blog. Hace ya cuatro años dejó su puesto como directora de marketing y comunicaciones para dedicarse de lleno a ‘Solteras DeBotas’, a escribir y a seguir expandiendo su comunidad de mujeres.

Además, queriendo profesionalizarse y estudiar más sobre el bienestar emocional, el erotismo, las relaciones interpersonales y el feminismo, realizó estudios en coaching y sexología. Hoy su objetivo es recordarle a cada mujer que tiene la libertad de elegir qué tipo de vida quiere, que el bienestar y la plenitud son vitales y que cualquier decisión de cómo llevar su sexualidad es válida.

De La Espriella habló con Colprensa.

¿Qué significado hay detrás de Sexpodérate?

El concepto de Sexpodérate nace de dos términos: de sexualidad y de empoderamiento. Es la combinación de la educación en sexología, en empoderamiento y en autoestima enfocado hacia lo erótico y sexual. En pocas palabras, es empoderarse en la parte de la sexualidad.

¿Por qué es importante que las mujeres nos empoderemos sexualmente?

Porque la sexualidad es un aspecto vital de los seres humanos, es fuente de bienestar, de placer y de felicidad. Sin embargo, con las mujeres hay una opresión simbólica hacia su sexualidad, todo el tiempo está en boca de los demás, en tela de juicio, cuando la verdad es que nosotras también tenemos derecho a disfrutar del placer, a expresar nuestra sexualidad y a elegir cómo queremos vivirla. Es necesario que ese empoderamiento que hemos venido teniendo en otros aspectos de la vida, lo tengamos también a nivel sexual y erótico.Empoderándonos decidimos qué es lo que queremos, qué es lo que más nos gusta, qué es lo que nos genera placer, conocemos nuestro cuerpo.

¿Cuáles son esas señales que nos indican que no estamos empoderadas sexualmente?

Lo primero es el desconocimiento de qué cosas quieres o no quieres en tu vida. La sexualidad de cada persona es tan única como la huella dactilar, si cada persona se conoce, podrá construir su sexualidad como prefiera. Lo segundo es la culpa y los miedos, hay que empezar a reconocer la sexualidad como un aspecto que genera felicidad y que hace parte de nuestros derechos sexuales y reproductivos, no como un pecado.

Otra señal es la presión por querer ser la mejor ejecutiva, madre, mujer, tener el mejor cuerpo. Esa mala costumbre que nos puede hacer muy eficientes en otros aspectos, no es buena en la sexualidad, pues olvidamos disfrutar, hay que soltar el control y dejarse llevar.

¿Cómo nos empoderamos sexualmente?

Cada una haciéndose cargo de su vida, ejerciendo la autonomía y la libertad a la hora de decidir y construir la vida que quiere y la hace feliz. También, como mujer debo manejar mi autoestima, autoconocerme para construir mi mapa erótico, reconocer mis zonas erógenas y quitar un montón de mitos que tenemos y que nos hacen sentir raras. La presión social siempre va a estar, pero hay que saber que más allá de la presión, están esas decisiones que deben ser tomadas en pro de mi plenitud y bienestar.

¿Cómo influye la autoestima en la sexualidad?

La autoestima está implicada en todas esas decisiones que se toman en torno a la sexualidad. La autoestima importa para la elección de pareja, para saber decir no, desde lo físico también, para sentirse cómoda con el cuerpo. La autoestima y el amor propio son la base de cualquier relación, sintiéndose merecedora de cosas buenas, se toman mejores decisiones es el aspecto sexual.

¿Cuáles son algunos de esos estereotipos vigentes sobre la sexualidad femenina?

El de la mujer que es promiscua si tiene una vida sexual bastante activa; el de la mujer que no es profesional por mostrar escote; el de la mujer amargada y aburrida si no tiene vida sexual; que si eres soltera entonces estás triste porque solo eres feliz estando casada.

 

¿Qué problemáticas afronta la sexualidad femenina?

La doble moral. Por un lado, las mujeres somos objeto de deseo, una imagen sexual estereotipada, cuando eres una mujer en ese sentido, chévere, pero cuando eres una mujer que decide dejar de ser objeto y te conviertes en un ser integral que desea experimentar su sexualidad, disfrutar y explorarse, entonces es malo.

Hablar de sexualidad es liberador…

Totalmente. Cuando una mujer puede hablar de su sexualidad, de las cosas que quisiera hacer, sobre lo que le genera placer y sentir que nadie la va a juzgar porque está en un espacio donde hay confianza y no hay prejuicios, eso repercute en que ella se sentirá mejor, más segura consigo misma y eso lo va a aplicar con ella y con su pareja.

¿Qué mensaje les deja a las mujeres?

El empoderamiento femenino es integral así que también incluye la sexualidad, por eso es tan importante fortalecer la autoestima en este aspecto y reducir el analfabetismo erótico.

La sexualidad también es fuente de bienestar, por eso dale la importancia que se merece. Identifica los miedos, las culpas y las creencias limitantes que impiden gozártela a plenitud y empieza a trabajarlos. Desarrolla la creatividad y date el permiso de merecer una vida sexual llena de experiencias enriquecedoras.

Reconócete sin juzgarte o compararte. No importa el tipo de cuerpo que tengas o si ya no tienes 20, todas merecemos sentirnos cómodas con nuestra anatomía y el sex-appel no tiene fecha de vencimiento. El poder no está en el físico sino en la actitud. Sin aceptación no hay disfrute, cuando te enfocas más en que no se vea la celulitis, te distraes y te desconectas del placer.

Image
Colprensa
Colprensa