Escuchar este artículo

¿Está naufragando la paz total del gobierno Petro?

Han sido varios y muy evidentes los errores que se han venido cometiendo.

Mientras buena parte de los colombianos celebraban las festividades de fin de año, empezaron a hacerse cada vez más evidentes las inconsistencias en la búsqueda de la política de la paz total impulsada por el presidente Gustavo Petro entre el Gobierno Nacional y los diferentes grupos armados.

El anuncio del cese bilateral con cinco organizaciones, en un comienzo, generó esperanza y tranquilidad entre los colombianos, emociones momentáneas después de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunciara que no habían llegado a un cese bilateral con el Gobierno.

Ante el sorpresivo comunicado, el ejecutivo suspendió el supuesto cese bilateral, que resultó siendo unilateral, con ese grupo armado.


Lea además: Abren tres investigaciones por casos de corrupción en la UNP


La posibilidad de acordar un cese de hostilidades se iba a evaluar entre las partes en el segundo ciclo de conversaciones, que después de la fallida comunicación, tenía fecha próximo a comenzar el 23 de enero, pero que estaría tardando más de lo que quisiera el mismo ejecutivo, según reconoció el jefe negociador, Otty Patiño.

"Creo que hay que acelerar al máximo los tiempos de la negociación y eso es muy importante, los ritmos de la negociación tienen que incrementarse y ese es un tanto la situación que plantea el nuevo programa", afirmó Patiño en entrevista con Colprensa.

Y continuó Patiño: "Este Gobierno está haciendo todas las gestiones para acortar los tiempos de sentarnos de nuevo a la mesa, es el mecanismo que reconoce el ELN, mecanismo válido para pactar el cese bilateral. El Gobierno mexicano pareciera que digamos se demora más tiempo del deseable para tratar un asunto de esta naturaleza".


Le puede interesar: Aumentan las denuncias por presunto abuso sexual a niños en Guaviare


Al difícil momento llegó una fuerte crítica, sorpresivamente, de uno de los acompañantes de los diálogos. La iglesia católica, en el editorial del periódico El Catolicismo, le hizo duros cuestionamientos a esa estrategia y además advirtió que en el propósito de consolidar la paz total se podría estar llevando a los obispos colombianos a ser usados.

"Es absolutamente ingenuo pensar que unos grupos que llevan décadas en la guerra, en el narcotráfico, en la trata de personas, en la explotación minera ilegal, es decir, ejerciendo el poder de hecho en amplios territorios y enriqueciéndose a manos llenas, van a renunciar a todo eso porque el presidente de la República habla de paz total", se expresa en el artículo.

Después del impase con el Eln, que evidencia fracturas en la negociación con ese grupo, el ejecutivo anunció que con las disidencias de la 'Segunda Marquetalia', el 'Estado Mayor Central', y los grupos Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y las Autodefensas de la Sierra Nevada (ACSN) había logrado también un cese bilateral.

Con base en él se ordenaría a las Fuerzas Militares no realizar acciones ofensivas en contra de los grupos armados, mientras que estos no atentarían contra de la población y cometer hechos violentos.

"Tendrá como objetivo principal suspender la afectación humanitaria de la población en general y en particular de las comunidades étnico - territoriales y campesinas y a la Nación, suspender acciones ofensivas y evitar incidentes armados. Estará condicionado al cumplimiento de las reglas, compromisos y términos que acuerdan", expresan los decretos.

Aunque el Gobierno sostiene la existencia de los acuerdos, el cumplimiento de los mismos no parece estar tan claro para los grupos armados ilegales, pues en los últimos días se conoció que miembros de las disidencias lideradas por ‘Iván Mordisco’ habrían secuestraron a dos militares.  

El primer militar secuestrado fue identificado como el sargento segundo del Ejército, Juan Gabriel Chachinoy, quien fue retenido en cercanías al municipio del Tambo, Cauca, cuando se movilizaba en un bus de servicio público, quien en medio de un trayecto habría sido detenido por integrantes del frente 'Carlos Patiño'.

El otro militar secuestrado, pero que ya habría sido liberado según información entregada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), fue el soldado Luis Domingo Morelos González en el municipio de Santa Rosa del Sur, Bolívar, cuando se encontraba de permiso.

En este caso, según información entregada por el Ejército Nacional, aunque los hechos no son claros, el responsable sería el grupo armado organizado residual E37.  

Frente a los recientes casos el Gobierno no se ha referido. El miércoles 11 de enero se realizó un consejo de seguridad con los Ministerios de Defensa, del Interior, y la Consejería de Paz, el cual tardó cerca de seis horas en donde se abordó la situación de seguridad del país en los últimos días.

Además, este viernes, otro tropiezo surgió, particularmente frente a las AGC y las ACSN, debido a que la Fiscalía General de la Nación se negó a levantar las órdenes de captura vigentes en contra de algunos de los representantes de esos grupos armados, con el argumento de que, siendo grupos delincuenciales y no políticos, no hay posibilidad de negociación sino de sometimiento a la justicia.

¿Está naufragando la búsqueda de la paz total?

Han sido varios y muy evidentes los errores que se han venido cometiendo en medio de la búsqueda de la paz total. Para el exministro y exnegociador de paz Juan Camilo Restrepo el manejo de comunicaciones ha sido errático.

"Esto requerirá mucho cuidado, de mucho esmero en todo lo que se está haciendo. La gran lección que va saliendo de todo esto es que estos temas, por lo delicados, no pueden manejarse a punta de Twitter desde la Presidencia. Para eso existen las mesas conjuntas de trabajo, para eso se están dando los contactos", explicó Restrepo.

El exministro además manifestó que un error a corregir es que este tipo de temas no se pueden manejar en redes sociales, esto haciendo alusión al 'tweet' del presidente Petro anunciando el cese bilateral.

"Es evidente que un esquema como el de la paz total es original, es novedoso, audaz y tiene complejidades, se trata de encontrar terrenos de diálogo al mismo tiempo y simultáneamente con varios grupos", afirmó Restrepo.

Por su parte, el presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), Camilo González Posso, aseguró que particularmente el impase con el ELN evidencia que los mismos grupos armados estarían siendo más meticulosos en medio de las negociaciones.

"Hubo un exceso de deseos de pasar a una fase nueva de cese al fuego y no se llegaron a los formalismos, que curiosamente, grupos ilegales resultaron ser más formalistas que el propio Gobierno. Sobe esto refleja que no es una situación de falta de diálogo", expresó González.

El director del Centro de investigación y estudios sobre conflictos armados, violencia armada y desarrollo (Cerac), Jorge Restrepo, manifestó que no se ha contado con las capacidades suficientes para consolidar una de las negociaciones, tal vez de las más complicadas, que se han intentando en Colombia.

"Es una multiplicidad de conflictos armados, con grupos muy difíciles, y sin una capacidad segura del control que tienen esos grupos de la violencia. La falta de capacidades hacen muy difícil afrontar la negociación tan difícil", afirmó Restrepo.


Infórmese: En Neiva, perrita recibió 38 puñaladas en medio de discusión de pareja


Y reiteró el director de la Cerac: "Intentar negociar con grupos que usan la violencia como muchos propósitos requiere unas capacidades legales y judiciales muy importantes. Considerar la necesidad de un dispositivo de la Fuerza Pública que acompañe la negociación".

Procesos de alta complejidad

Para el exministro Restrepo, este tipo de conversaciones necesitan protocolos que sean acordados bilateralmente: "Estableciendo compromisos de parte y parte, que todo esto se puede avanzar hacia un mejor escenario, más tranquilo, y pueda Colombia como lo merece andar por un camino en mayor concreción en la búsqueda de la paz total".

El presidente de Indepaz precisó en los protocolos y verificación, también haciendo alusión a la decisión de la Fiscalía con las órdenes de captura de las AGC: "Ahí hay una dificultad, un impase jurídico que tendrían que solucionar, pero que son problemas que forman parte de este camino".

Finalmente, el director del CERAC manifestó que frente a esa complejidad, los anuncios en torno a esas negociaciones deben ser más ordenados: "Es una cuestión de orden, de secuencia, de voceros. Es una cuestión más de método, falta de método".

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Domingo, 15 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión