Entérese de las 7 noticias tendencia en Comunidad

Sábado, 17 de Abril de 2021
¿Se perdió de qué fue noticia esta semana? Acá le contamos.

Cuando se trata de lugares llenos de historia, Norte de Santander tiene muchos de estos sitios en los que los más antiguos pobladores encontraron inspiración. Uno de ellos es el Cerro Tasajero, que motivó a los primeros habitantes de la urbanización Tasajero a nombrarlo así en honor a la montaña.

En este barrio de la comuna 5, los vecinos, luego de un esfuerzo histórico y aportes voluntarios, lograron convertir la capilla en la Parroquia Divino Niño Jesús.

Pero no todo es color de rosas. Aunque en general es considerado un lugar tranquilo, los residentes están preocupados por un motorizado que ha estado azotando las calles, como un mal menor, pero que poco a poco podría corromper el panorama.

Hablando de inseguridad, ¿se enteraron? El Parque Colón, otra vez, fue víctima de robos. Es la sexta vez en la que los cucuteños denuncian que las canecas de basuras han sido robadas, irónico cuando hay un CAI de la Policía en la misma zona.

Para las comunidades, es como si nadie pareciera apersonarse de lo que pasa. Algo similar a lo que ocurre en el Puente Benito Hernández, que conecta a Cúcuta con el municipio de Los Patios.

Image
 No hay planes para implementar mantenimiento.

Allí, desde hace tiempo que los aceros que unen las calzadas están sueltos, hundidos y no dejan de sonar como truenos con cada paso de los automóviles y motos. En Santa Clara ya casi no pueden dormir y temen que esto pueda desencadenar un accidente.

A solo unos pasos más allá, se da entrada a Los Patios, donde La Opinión visitó tres barrios históricos.

Uno de los más centrales es Patio Antiguo, muy conocido por la Cancha El Cují, y aunque este escenario deportivo es un emblema, la comunidad pide que se tengan en cuenta otros lugares que se hunden en el abandono.

Image
Si bien la cancha El Cují es el mayor emblema del lugar, otros espacios públicos están a la espera de una pronta intervención.

En Montebello I, por otra parte, las zonas de riesgo construidas sobre la meseta son la preocupación principal, así como el asfalto de las calles que poco a poco remueve las losas.

Mientras tanto, en Pisarreal, continúan con incertidumbre por la tensionante situación de un asentamiento humano ubicado en la parte alta del barrio, donde los hechos delictivos y casos de inseguridad se han disparado.

Por último, una luz de esperanza brilla en Villa del Rosario por los niños migrantes, gracias a la oenegé Cidemos, quienes desde junio del 2020 inauguraron un albergue en La Parada, en el que los pequeños reciben enseñanzas, alimentación y vestuario.

Image
La opinión
La Opinión