Escuchar este artículo

'Pajareando' muestra la riqueza de Norte de Santander

Miércoles, 5 de Enero de 2022
Esta iniciativa quiere llevar un mensaje de sentido de pertenencia.

 

La unión de dos hombres amantes de las aves, uno aficionado y otro curioso por entender sobre este maravilloso mundo, dio paso para que naciera el proyecto Pajareando. 

Iniciativa que contó con el apoyo del Sena, la FESC, la alcaldía de Arboledas y la agencia de viajes Jumbo.

Wilson Ortega y Erwin Echeverry se conocieron en Arboledas donde compartieron sus gustos, pero tiempo después se reencontraron en las aulas del Sena para formarse en la tecnología de guianza turística. 

Como requisito para finalizar sus dos años de estudios y obtener el título, debían decidir entre dos opciones, hacer un proyecto o práctica en una empresa.

Ambos pensaron que podían aprovechar la oportunidad de crear un proyecto para mostrar una de las riquezas de Norte de Santander: la diversidad de aves. Entonces plantearon la propuesta para iniciar el trabajo de investigación. 

Por su parte, el Sena aportó para este proyecto más de 65 millones que fueron destinados para conformar el equipo multidisciplinario que acompañó todo el proceso. 

Participaron diseñadores gráficos, profesionales en multimedia, una comunicadora social, expertos en temas de sistemas y aprendices. 

En total fueron siete personas las que se unieron para sacar adelante esta iniciativa.

En medio de la investigación el proyecto fue presentado ante la RedColsi, red colombiana que acompaña estos semilleros, donde tuvieron la oportunidad de exponer la propuesta a nivel departamental siendo seleccionados para mostrar este trabajo en el encuentro nacional que tuvo lugar en Valledupar.

En su presentación obtuvieron un puntaje destacado que les otorgó el cupo para llevar el proyecto a España o Brasil, pero la pandemia se los impidió.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquíhttp://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Más adelante se vincularon a otra entidad del Sena llamada Sennova la cuál patrocina proyectos de investigación con componentes tecnológicos y fue donde propusieron el nombre de Pajareando.co

“Ya no estábamos hablando de un inventario de nosotros, sino de crear las rutas para ofrecer turismo de avistamiento de aves. La gente dice yo quiero ir a Cartagena, Santa Marta, Cancún, nosotros decidimos crear un proyecto para atraer a las personas a Norte de Santander”, dijo Ortega.

Arboledas fue el municipio escogido por Pajareando para trabajar, donde se trazaron tres rutas de avistamiento de aves orientadas a diferentes tipos de personas, con un modelo para promocionar el turismo y que fuera escalable para replicar en otros municipios de la región.

“Viendo la riqueza de avifauna que existe en Norte de Santander, decidimos hacer este trabajo científico, sistemático y organizado. Los resultados han sido buenos y un motivo para replicar este proyecto e ir más allá”, afirmaron ambos guías.

Aunque el proceso de estudio con el Sena culminó, esperan seguir trabajando y actualmente vienen valorando lugares como Chinácota, el páramo de Mejué y la ruta de El Malecón en Cúcuta para ofrecer esta experiencia de avistamiento a todos los colombianos y turistas.

Al final del proyecto entregaron varios productos en los que iban incluidas las tres rutas que trazaron, fotografías en alta resolución y 3D, vídeos de las aves, una ruta inclusiva, serie de podcast con diez episodios reflejando el tema de aves e historias de vida de Arboledas, todo en un mismo sitio web. 

Image
Con binoculares en mano se enseñó a la comunidad sobre el avistamiento de aves en Arboledas.
 
Logros en equipo

Los resultados obtenidos han sido gracias al compromiso, entrega y pasión con que trabajan estos dos hombres.

Wilson lleva más de 10 años trabajando en el avistamiento de aves y tiene 333 especies registradas en una plataforma manejada por la universidad Cornell de Estados Unidos.

“Cada vez que hago una jornada, ingreso a la página, descargo las fotos y las subo con la información”, aseguró el arboledano. 

En el año 2010 empezó en Cúcuta a fotografiar Colibríes en los jardines y se preguntó, ¿Cómo se llamará ese Colibrí?, desde entonces no ha dejado de investigar en Internet y leer guías de identificación de aves de Colombia.

Gracias a la práctica e investigación ha podido adquirir conocimientos que le ayudan a conocer con facilidad las diferentes aves que aprecia en sus recorridos.

Por su parte, Erwin se define como un pajarero amateur, los tres años que ha compartido con Wilson le han servido para afianzar su pasión por el avistamiento de aves y conocer más de este mundo junto a la persona que considera su profesor.


Lea aquí: Una vida dedicada al trabajo por y para la mujer

“He podido entender un poco más gracias a lo que me ha transmitido Wilson, también aprendí a tomar mis propias fotografías”, agregó. 

Fue él quien decidió cuál iba a ser el nombre del proyecto en medio de una noche noctámbula. Tras buscar en Internet varias opciones de nombres a su cabeza llegó el de Pajareando.

El nombre se dio porque siempre que salimos a las jornadas decimos que vamos a pajarear, llamé a Wilson y le pregunté cómo le parecía el nombre y respondió que excelente, entonces lo dejamos Pajareando.co para que refleje que es de Colombia”, puntualizó Echeverry. 

Image
Las personas que participaron de esta actividad identificaron 20 especies de aves.
 
Ruta Inclusiva

Dentro de los resultados que han obtenido y con la colaboración de la Alcaldía de Arboledas se llevó a cabo la jornada de registro e identificación de aves para personas con discapacidad visual en el municipio.

En la ruta participaron seis de ellas con sus acompañantes, quienes eran hijos y familiares.

Como primer momento se reunieron en un salón para que escucharan los sonidos de aves locales como el Azulejo, Pico Plata y Mirla. 


Entérese: Una 'Acción Compartida' para los más necesitados en Cúcuta

En total fueron 20 especies que se les enseñaron a través de sonidos que se reprodujeron en varias oportunidades para que las personas pudieran aprender a diferenciarlas.

“A los acompañantes se les mostró la imagen para que se complementaran como equipo, la idea es que cuando estén en sus casas puedan recordar e identificar las aves”, dijo Ortega.

Después de esto se dirigieron al parque principal para poner en práctica lo aprendido. 

En su mayoría fueron adultos mayores los que participaron de este encuentro, también hizo presencia un menor con síndrome de down, quien aprendió y disfrutó con la actividad.

El mensaje de los creadores del proyecto es que las personas se sensibilicen y generen empatía, explicando que en Arboledas hay espacio para todos. 

“Hay un mundo nuevo, nosotros estamos trabajando para mostrarlo. No sabemos para quién sembramos pero queremos dejar un producto de calidad para mostrar a Norte de Santander, queremos dejar algo de valor para las nuevas generaciones”, finalizaron.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda