Escuchar este artículo

Liquidador espera la devolución de la marca del Cúcuta Deportivo

Domingo, 25 de Abril de 2021
Hace algunos días se conoció que el proceso del Cúcuta Deportivo va a paso lento para su reactivación y volver hacer parte de la Dimayor.

El proceso de liquidación judicial por parte de la Superintendencia de Sociedades se lleva conforme a la ley, pero últimamente se han presentado situaciones que no se esperaban como las diferencias que ha tenido el gerente liquidador Arturo Acosta Villaveces con los acreedores Alcaldía de Cúcuta y el Instituto Municipal de Recreación Deportes (IMRD), quienes cuestionaron las gestiones de los pagos ante Mindeporte para el levantamiento de la suspensión del reconocimiento deportivo.

Para levantarle la sanción al club,  Arturo Acosta debía pagar $106 millones a diferentes acreencias laborales  y recibir la certificación de Mindeporte y continuar con proceso de buscar el retorno como club afiliado a la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor).

El cuestionamiento de la administración municipal no le cayó nada bien el gerente liquidador quien exigió respeto por su trabajo lo que demuestra que las relaciones de comunicación no andan bien.

En una misiva el gerente liquidador Arturo Acosta le respondió al director del IMRD, Oscar Montes Ararat: “Ahora que hemos entrado en una fase litigosa, para tratar de superar las barreras externas a la continuidad del Club, nos limitaremos a informar lo básico.

En ese sentido, lamento comunicarle que no atenderé su petición, pues no encuentro cuál es el derecho fundamental del IMRD que desea garantizar a través de su ejercicio”, respondió Acosta.

Pero según Montes Ararat, dijo que hizo una solicitud de información por medio de derecho de petición, pero que eso no significaba que la comunicación esté rota.

El viernes en la noche, Arturo Acosta Villaveces en el portal El Chicharrón que dirige Carlos Bolívar dio a entender que de cierta manera el IMRD está entorpeciendo el avance del proceso del retorno del equipo y todo concierne con la marca Cúcuta Deportivo FC S.A., que la tiene registrada el IMRD.

En el programa, Acosta Villaces explicó que no hay forma de cómo pagarles a los acreedores porque la Dimayor desafilió al equipo y la ficha es uno de los patrimonios que tiene el club para activarse y segundo, el abogado señaló que el IMRD se ha querido adueñar de la marca.

El representante de la Supersociedades precisó que según sus cálculos los activos del Cúcuta no llegan al 3 % para pagarles a los acreedores.

“Por un lado la Dimayor nos quitó la ficha  deportiva y por el otro, el Instituto Municipal de Recreación y Deporte la marca, que son dos activos importantes para operar, y que hoy están en manos de terceros”, subrayó el liquidador.

Acosta recordó que para tratar de regresar al club a su actividad, buscó el embargo de la ficha ante la Dimayor, entidad que ha anunciado que esta afiliación no tiene valor económico. Asimismo insistió que esta medida debe ser acatada puesto que va ceñida a la ley.

“Esa orden nos va a dar el derecho de seguir siendo miembros de la Dimayor y como asociados a la entidad tendremos derecho de participar en el ‘ponqué’ de los ingresos de publicidad y de los derechos de televisión y si no lo hacen acudiremos al mensaje de la defensa a través de nuestro juez de concurso (la Supersociedades)”.

Y con respecto a la marca Acosta fue enfático: “la marca la necesito para cerrar los negocios que hemos conversado con los patrocinadores y echar andar el equipo en lo profesional”.

De igual manera, el abogado dijo que le ha pedido al alcalde Jairo Tomás Yáñez que le regrese la marca porque sin ella no puede seguir adelantando conversaciones con los patrocinadores que desean vincularse al equipo.

“Los derechos a la marca por uso público y notorio son única y exclusiva del Cúcuta Deportivo. Repito, si no tengo la marca no puedo hacer acuerdos con mis patrocinadores”, reiteró el liquidador, quien además no autorizó a la Fundación Amigos del Cúcuta, a utilizar el escudo, según lo dijo en la entrevista.

Acosta finalizó diciendo que por ahora se está en esa pelea jurídica, que espera entienda el alcalde Jairo Yáñez, y así darle curso a la recuperación del equipo,  pues el deseo del gerente liquidador es que el Cúcuta Deportivo empiece a jugar los torneos de la Dimayor en el segundo semestre de este año, sea en la A o en la B, como equipo clase A.

“Yo no quería promover pleitos, ese fue el mensaje que les mandé a todos (Dimayor, Alcaldía, IMRD, Fundación Amigos del Cúcuta), no vine a ejercer como abogado, pero me ha tocado ejercer como tal y lo estoy haciendo con resultados y los resultados se van a seguir pronunciando. Acá han abusado con los intereses del club y lo mejor es llegar a una conciliación”, concluyó Acosta Villaveces.

Image
Omar Romero - Periodista de Deportes
Omar Romero Güiza