Escuchar este artículo

Alerta en Cúcuta por incendios forestales

Lunes, 11 de Mayo de 2020
Las  altas temperaturas y los vientos provocan las conflagraciones.

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cúcuta se mantiene en estado de alerta ante la ocurrencia de incendios forestales y de lotes baldíos, debido a las altas temperaturas y los fuertes vientos que castigan por estos días a la capital de Norte de Santander.

El organismo de socorro tiene dispuesta toda su capacidad operativa para atender cualquier contingencia, acudiendo tan solo el domingo a cuatro eventos, en la zona rural, la periferia y sector de El Malecón.

Vea Controlan incendio en zona boscosa de Tienditas

El primero de ellos se reportó el domingo hacia las 8 de la mañana en la manzana  24 Lote 140 del barrio Las Delicias, donde dos humildes viviendas fueron consumidas por las llamas.

Hasta ese lugar en el occidente de la ciudad, llegaron siete bomberos en dos máquinas apagafuegos, logrando controlar la conflagración con agua a presión y evitando que las llamas se extendieran a las casas vecinas, construidas en su  mayoría de zinc, tablas y otros materiales reciclados.

El resultado de este incendio dejó daños totales en las dos viviendas y las familias damnificadas al perder su techo y pertenencias, según el reporte del organismo de socorro.

Lea también Dos hectáreas de vegetación resultaron afectadas sobre el Malecón de Cúcuta

El segundo incendio se reportó la tarde del domingo en el corregimiento Carmen de Tonchalá, hasta donde fueron desplazados igualmente dos vehículos apagaincendios y un camión cisterna, requiriendo en este caso la presencia de más unidades bomberiles dada la magnitud del incendio.

La comandante del Cuerpo de Bomberos Cúcuta, teniente Yolibeth Mejías Rodríguez, dijo que el incendio del Carmen de Tonchalá fue el más difícil de controlar por lo difícil de la topografía, que al final dejó más de cinco hectáreas de bosque nativo arrasadas por las llamas.

Las emergencias restantes fueron atendidas el domingo al finalizar la tarde en dos lotes incendiados, uno frente a la clínica Médical Duarte,  otro a la altura de unos restaurantes en El Malecón, que requirieron la atención de dos carros de bomberos y el personal de guardia, que debieron ser apoyados por las máquinas y las unidades que regresaron del Carmen de Tonchalá, según Mejías. 

Las recomendaciones

La comandante pidió a los habitantes de Cúcuta que en esta época de intenso calor y de fuertes vientos, eviten lanzar cualquier material encendido como colillas de cigarrillos y otros a espacios donde haya vegetación seca, evitar la quema de basuras, evitar las fogatas, recoger las basuras de los lotes y depositarlos en los lugares apropiados.

Esas son medidas tendientes a evitar que se produzcan incendios que puedan propagarse con rapidez debido a la acción de los vientos y que esto genere emergencias que pongan en  riesgo la vida de las personas y afecten el medio ambiente. 

Las recomendaciones se dan especialmente para las márgenes del río Pamplonita que presenta un bajo caudal por la ausencia de lluvias, que podría llevar a un drástico racionamiento a partir de la declaratoria de alerta roja, que se daría en cualquier momento si las condiciones no mejoran, según lo manifestado en la mesa técnica que se llevó a cabo ayer en Corponor, en la que participaron los alcaldes de Cúcuta Jairo Yáñez, y de Los Patios José Miguel Bonilla, y las autoridades ambientales de la región. 

La funcionaria pidió denunciar cualquier práctica sospechosa que ponga en riesgo la fauna y flora en la ronda del río.

Personal de guardia

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios cuenta con 16 unidades por cada turno, cuatro de ellos en la subestación de Atalaya, donde hay de manera permanente un vehículo de emergencia, además de las tres máquinas apagaincendios y un camión cisterna en la base principal, dispuestos para atender cualquier eventualidad en caso de incendios forestales y de lotes incendiados. 

“Afortunadamente no hemos tenido reportes de ningún incendio forestal de mayor  magnitud, que en la mayoría de los casos ocurren por las malas prácticas en quemas de cultivos o mal llamadas quemas controladas, que hacen que esos incidentes se salgan de control por acción de los fuertes vientos, puntualizó Yolibeth Mejías.

Image
La opinión
La Opinión