El toque de queda nos lleva directo a la quiebra: comerciantes

Viernes, 8 de Enero de 2021
Preparan manifestaciones para el 15 de enero.

La Gobernación de Norte de Santander y la Alcaldía de Cúcuta en las últimas semanas han expedido nuevos decretos para ampliar los toques de queda nocturnos y de fin de semana, con el fin de mitigar la propagación del coronavirus en la región. 

Medidas que, aunque tienen un objetivo específico, no han sido del agrado para los comerciantes formales e informales de la ciudad, ya que su actividad diaria se está viendo afectada, sobre todo los fines de semana, pues para ellos son los días de mayores ventas. 

A corte del 06 de enero de 2021, Cúcuta registró 28.747 casos de COVID-19 y en el departamento la cifra ya superó los 40 mil infectados, situación que aún mantiene en alerta roja hospitalaria a la región y que continúa preocupando al gremio médico, pues los casos y fallecidos van en aumento. 

“No nos parece justo que tomen medidas así, sin ni siquiera evaluar otras posibilidades y ver las consecuencias. Hablan de reactivación, pero si siguen poniendo esas restricciones vamos a ir a la quiebra otra vez. Ya tenemos muchas pérdidas”, mencionó un comerciante de la zona céntrica, que prefirió la reserva de su identidad. 

El Sindicato de Vendedores Ambulantes (Asovicut), envió un derecho de petición a la Alcaldía de Cúcuta, solicitando ayudas alimentarias, teniendo en cuenta que, a causa las restricciones de los fines de semana, no han laborado, pues dependen del día a día y “de las ventas en el espacio público, y al no tener sueldo ni estar en los programas de Gobierno, las consecuencias nos llevan como vendedores al aumento de la pobreza extrema a raíz de los confinamientos de más de cuatro meses”, según señala la solicitud. 

De igual forma, el gremio de bares y gastrobares de la ciudad ha mostrado su inconformidad con estas medidas, considerando que entre todos los sectores económicos, ellos han sido los más perjudicados, pues fueron los primeros en cerrar y casi los últimos en reabrir bajo planes piloto en los cuales invirtieron gran cantidad de dinero para mantener todo al día y cumplir con los protocolos, pero ahora, nuevamente el panorama es de deudas e incertidumbre frente a lo que pueda suceder en las próximas semanas.

Los comerciantes exigen que los dejen trabajar y que, en lugar de “estar sacando decretos cada semana, tomen acciones que de verdad reflejen soluciones para todos, porque como gobernantes deben ayudar, no a empeorar la crisis”, dijo Carlos Vega, vendedor informal.

Hace unos días, el alcalde Jairo Yáñez aseguró que ya estaban en diálogos previos con los sindicatos de ventas estacionarias para la entrega de ayudas, señalando que desafortunadamente no todos habían aceptado, pero resaltando que, los toques de queda total programados para los dos fines de semana deben cumplirse por todos los ciudadanos. 

Desde la Secretaría de Gobierno informaron que la próxima semana estarán en la zona céntrica de la ciudad entregando kits de bioseguridad a los vendedores ambulantes que se encuentran caracterizados.

Para el 15 de enero, se tiene prevista una manifestación pacífica por parte de algunos comerciantes, exigiendo que se levanten los toques de queda del fin de semana.