Escuchar este artículo

La laguna que desapareció para convertirse en barrio

La humedad deteriora las casas del sector.

Rodolfo Garnica Parra recuerda que hace 45 años los elefantes de los circos que llegaban a la ciudadela Juan Atalaya to­maban agua de la laguna que había cerca de Motilo­nes, pero poco a poco este lugar se fue acabando para darle paso a un barrio.

Esos grandes mamíferos, traídos desde África por los cirqueros para presentarlos en los espectáculos de las enormes carpas que reco­rrían diferentes ciudades, se la pasaban por esa laguna junto con sus cuidadores, siendo admirados por los ni­ños.


Entérese: Buscan a niña cucuteña de 6 años en Estados Unidos con circular de Interpol


“Eso era un espectáculo ver esos animales tan gran­des por acá tomando agua. Los niños se asombraban por su magnitud, lástima que no hubo celulares en ese enton­ces”, comentó el hombre que hoy tiene 80 años.

No solo los circos aprove­chaban la laguna, también los jóvenes y niños llegaban desde diferentes sectores para adentrarse en una zona boscosa, que debían caminar por varios minutos, y luego se lanzaban al agua.

También había personas que iban a pescar hasta una zona apartada de la laguna y una vez algún pescado era atrapado con el anzuelo, lo sacaban para luego comér­selo.

‘Invadieron y drenaron la laguna’

La buena época de la la­guna se fue opacando en 1980, cuando docenas de familias de escasos recursos invadieron los alrededores de ese ecosistema acuático para construir sus viviendas

Cuando ya había casas de tabla con techos de zinc construidas en la zona, las familias que acostumbra­ban a ir hasta la laguna cada fin de semana, no volvie­ron, algunos porque consi­deraban peligroso acercarse allí.

Con el paso del tiempo más personas llegaron a la invasión que llamaron La Laguna, hasta no haber espacio suficiente para se­guir construyendo más vi­viendas.

Las quejas llevaron a que drenaran la laguna y relle­naran el hueco para seguir levantando residencias y hasta una cancha de fútbol y la Institución Educativa Juana Rangel de Cuéllar, muchas personas creen que eso fue un error, por­que a veces brota agua del piso, causando estragos.

“Aunque la laguna la drenaron el agua está en el subsuelo y brota por la tableta. En el colegio se inunda la cancha, y cuan­do llueve es peor”, aseguró Estela Rojas, habitante de este sector de la ciudadela Juan Atalaya.

Cuando llueve hay estra­gos

Nubia Cárdenas vive en la calle 17 con avenida 1E, de este sector. Ella asegura que cuando llueve su casa se inunda y no le queda de otra que recoger los ense­res para que no se dañen.


Entérese: ¿Qué debo saber para cruzar la frontera?


“Por favor ayúdenos, el agua le llega a uno cerca de las rodillas. Es feo porque se nos han dañado electro­domésticos y los muebles se deterioran por la hu­medad…Pareciera que no hubiera un sistema de al­cantarillado eficiente para drenar el agua”, explicó la mujer.

Y añadió que el agua llu­via de diferentes barrios cae en La Laguna y se es­tanca por la falta de un alcantarillado apto para drenar el líquido vital, quedando estancada en las calles.

Otra queja de la comu­nidad es que la mayoría de las calles están en mal estado, no han sido pavi­mentadas durante varios años.

Un poco de historia

 La Alcaldía de Cúcuta le otorgó el estatus de barrio a La Laguna en 2001, luego de que los líderes comunales de aquel entonces le pidieran a la administración munici­pal que los reconocieran.


Exclusivo: Sueños Rotos: Los impactos del conflicto en la niñez


Yuleima García Infante, presidenta de la Junta de Ac­ción Comunal (JAC) de La Laguna, indicó que en 2002 instalaron alcantarillado, electricidad y acueducto, me­jorando las condiciones de vida de las familias. Desde 1983 no se pavimentan las calles.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 1 de Octubre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión