Escuchar este artículo

En Venezuela, la ciudadanía está huérfana: Catalina Lobo-Guerrero

Miércoles, 15 de Septiembre de 2021
Los restos de la revolución, crónica de Catalina Lobo-Guerrero, se presenta hoy en la Flic desde la fanpage @FLCúcuta a las 5:00 pm.

En un formato de crónica, de esas que surgen de las entrañas de una Venezuela herida, narra magistralmente la periodista colombiana, Catalina Lobo-Guerrero, la realidad de un país donde la ciudadanía se siente huérfana y está hastiada tanto de la revolución como de la oposición, un cuadro que plasma un momento delicado, de desesperanza.

Bajo el sello Aguilar, la editorial Penguin Random House, publicó Los restos de la revolución, y este título se presenta hoy en la Fiesta del Libro de Cúcuta (FLIC), desde las 5:00 de la tarde a través de la cuenta de Facebook:
@FLCúcuta.

Le puede interesar: Daniel Samper trae a Cúcuta una charla satírica Con P de Polombia

¿Por qué hablar de la frontera, de Cúcuta, cuando se toca el tema de Venezuela?

Estuve en Cúcuta en un momento traumático, en agosto de 2015, con la expulsión masiva de miles de colombianos que tuvieron que cruzar por trochas. En un capítulo del libro hablo de esa situación y para hablar de Venezuela uno tiene que tocar la frontera, a Cúcuta, a Villa del Rosario, a San Antonio, a San Cristóbal.

 

¿Ocho años después de la muerte de Hugo Chávez, que representó su figura para Venezuela?

Cuando muere Chávez, se genera una sensación colectiva de pánico. Su figura para muchos venezolanos era como la de un padre y una frase que repetían y que me permitió entenderlo era que Chávez era la tapa del frasco. Entonces, cuando el frasco se queda sin tapa, empiezan a salir los problemas, que quizá estaban disimulados por su gran figura.

 

¿En la realidad actual, cómo analiza la figura de Nicolás Maduro?

Él ha dicho que nunca quiso el poder y le creo. Elaborando un perfil para comprenderlo mejor, detallé en que era una persona acostumbrada a seguir las ordenes de su comandante. Ahora, al interior del chavismo hay varios sectores en puja y Maduro solo representa a uno y le ha quedado difícil legitimarse en el poder. Su figura fue considerada ilegítima desde el día uno.

Le puede interesar: Ariel Ávila presenta su libro ¿Por qué los matan?

¿Cómo analiza el papel de la ciudadanía venezolana en la situación social, política y sanitaria del vecino país?

Esa ciudadanía nunca ha sido monolítica. El concepto del chavista no madurista surge desde la primera elección de Maduro y cada vez más la revolución pierde apoyo, pero eso no se traduce en apoyo a la oposición o a alguno de sus líderes políticos.

Enrique Capriles tuvo su momento, luego viene Leopoldo López, quien quiso imponerse con protestas, casi provocando. Más reciente está la figura de Juan Guaidó, que perdió respeto y popularidad. Siento que han sido modas pasajeras y no hay un proyecto unificado, la oposición no logra concretar un proyecto de país sin depender de una figura heroica.

En La Opinión trabajamos para llevarte la mejor información local y regional sumado al análisis de los hechos fronterizos para mantenerte bien informado. Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Eduardo Rozo