Escuchar este artículo

Node empresa

El café evoluciona de manera positiva
Los caficultores de Norte de Santander adoptaron buenas prácticas de producción, lo que contribuye a mejorar los índices de productividad y competitividad de la caficultura.
La opinión
La Opinión

El café evoluciona de manera positiva

Los caficultores de Norte de Santander adoptaron buenas prácticas de producción, lo que contribuye a mejorar los índices de productividad y competitividad de la caficultura.

Con un estimado de 26 millones de kilogramos de café pergamino seco producidos al año, el café de Norte de Santander reafirma su importancia y aporte a la irrigación de recursos económicos en el departamento.

En los últimos años, la región ha mantenido unas 23.000 hectáreas de café y 16.000 productores, un comportamiento relevante, sumado a aspectos como mayor adopción de tecnología por parte de los productores, mejores dinámicas de renovación y la actual situación del precio interno de la carga de café. Es decir, todo evoluciona de manera positiva.

Estos buenos resultados en Norte de Santander son sin duda gracias a un trabajo articulado y en equipo de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), que incluye uno de los bienes públicos más valorados por los productores, el Servicio de Extensión. Este ejército de camisetas amarillas, como llamamos desde la institucionalidad a los ingenieros y técnicos agrónomos, es el puente entre el gremio y el caficultor para el acompañamiento y la transferencia de tecnología.


Le puede interesar: Diversificación de productos, la tarea pendiente para exportar más


Gracias a este equipo, los caficultores de la región han adoptado buenas prácticas de producción, lo que contribuye a mejorar los índices de productividad y competitividad de la caficultura del departamento.

Otro de los bienes públicos altamente valorado por los productores es la Garantía de Compra, que ofrece a las familias caficultoras el mejor precio base del mercado por su producto, con pago de contado, ejercida a través de aliados fundamentales como las cooperativas de caficultores. Norte de Santander cuenta con la Cooperativa de Caficultores del Catatumbo, con 28 puntos de compra, establecidos en la región.

Los aportes de actores públicos y privados también son fundamentales. La producción en el departamento se facilita gracias a gestiones con la Gobernación, algunas alcaldías y cooperantes internacionales, cuyos recursos contribuyen a fortalecer programas claves como la renovación de cafetales y la fertilización del parque cafetero.

En cuanto a las exportaciones, por su gran demanda, casi todo el café que se produce en Colombia se va al exterior. Y nuestra región no es la excepción, más del 95% del grano se exporta.


Lea también: El carbón y el coque de Norte de Santander llegan a una treintena de países


La innovación en la organización cafetera es una constante desde su creación en 1927, gracias a un grupo de caficultores visionarios, y hoy en día gracias a un equipo de trabajo comprometido, que siempre pone a la FNC a la vanguardia en la industria global. 

Igualmente relevantes son los avances en equidad de género, los desarrollos científicos y tecnológicos del Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), las innovaciones de Buencafé o la presencia de la marca Juan Valdez. Cada una de las organizaciones que hacen parte de este gremio trabajan arduamente para marcar la pauta en su rubro.

Otro ejemplo es Almacafé, que recientemente lanzó la estrategia Taza Móvil, que no solo permite retroalimentar a los caficultores sobre la calidad del grano que producen (para así conservar o mejorar sus procesos), sino detectar cafés altamente diferenciados, sobresalientes y exóticos para ofrecerlos a clientes exigentes, dispuestos a pagar más por el grano. De esta innovadora estrategia se han beneficiado aproximadamente 400 productores del departamento.

Café en Norte de Santander


Lea aquí: Los planes de Farmatodo para el área metropolitana de Cúcuta


La FNC, a través del Comité Departamental y su dirección ejecutiva, tiene como propósito mantener y aumentar la dinámica de renovación al año del parque cafetero, aumentar el ritmo en fertilización y elevar el área de café tecnificado joven.

Por último, Norte de Santander tiene grandes oportunidades de crecimiento, fortaleciendo las sinergias con cooperantes como Gobernación, Alcaldías, la Cámara Comercio, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y la academia, entre otros actores que a lo largo de los años han estado vinculados, aportando a una mejor calidad de vida de las familias caficultoras de la región, que es la misión de la Federación.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 19 de Noviembre de 2022

Node empresa relacionada

Cristina Vélez, decana de la Escuela de Gerencia y Empresa de la EAFIT, es la invitada hoy a la Escuela de Formación Gerencial de la ANDI, seccional Norte de Santander.
Magaly Rubio
Magaly Rubio

Con el propósito de brindar herramientas que impulsen el desarrollo empresarial en medio de los factores externos con los que han tenido que convivir, hoy, se ofrecerá una conferencia para los empresarios e industriales de la región, promovido por la ANDI Norte de Santander.

La encargada de la conversación será Cristina Vélez,  decana de la Escuela de Gerencia y Empresa de la EAFIT ,  doctora en administración con énfasis en estudios organizacionales de la Universidad de los Andes y magíster en Historia e historiadora de la Universidad de Los Andes. 

Cristina Vélez habló con La Opinión y nos contó cómo está el panorama para los empresarios en Colombia y cuál es el papel de la academia en la economía empresarial. 

¿Cómo sobreviven las empresas a los actuales entornos turbulentos?

Las empresas colombianas tienen una ventaja competitiva frente a otras: tienen la resiliencia de haber navegado un entorno muy incierto en los años 90 y en la primera década de este siglo. Ahora, es clave que sepan que en un momento de crisis, es importante estar listas para responder, bien sea recogiendo inversiones o invirtiendo estratégicamente. 


Le puede interesar: Alkomprar Cúcuta, la tienda que más factura en el oriente colombiano


¿Cómo afectan esos entornos el desempeño empresarial?

La incertidumbre es parte de la vida empresarial. Parte de las razones por las que se necesita una gerencia capacitada, precisamente, para que pueda tomar decisiones en contextos con información incompleta o con incertidumbre. Un buen gerente tiene que tener la capacidad de navegar estos ambientes. 

¿Cómo ve la academia las reformas que está planteando el nuevo Gobierno?

Los empresarios tienen que estar mucho más alertas a las reformas que están pasando. No necesariamente saben cómo se toman decisiones en lo público y su capacidad de incidencia es limitada por ese desconocimiento. En este contexto, los empresarios tienen que saber cómo se toman decisiones en lo público para poder hacer incidencia y proteger sus intereses, manteniendo una visión pública, cuando se están definiendo o cambiando las reglas del juego. 

¿Qué participación debería tener la academia  en la construcción del Plan de Desarrollo?

Mucha. La academia debe jugar un rol clave en la definición del Plan de Desarrollo. Siempre ha sido un actor activo, pero ahora es necesario que sean más estratégicos. No solo porque tienen la posibilidad de pensar "más despacio" de lo que hace el gobierno, sino porque de la academia salen ideas novedosas.


Lea también: Los planes de Farmatodo para el área metropolitana de Cúcuta


¿El tejido empresarial es hoy más diverso y equitativo de lo que era hace unas décadas?

Sí, hay más mujeres y nuevos sectores sociales. Esto se debe a que hay más personas graduadas de educación superior, que hay participación de nuevos sectores económicos y al crecimiento de las ciudades. La migración ha sido clave en generar esta diversidad. 

¿Qué cree que le hace falta a las empresas de hoy?

Hoy en día tenemos que tener miradas diversas desde las empresas. La sostenibilidad y la equidad dejaron de ser accesorios para la gestión de las empresas y se volvieron fundamentales. Son parte del quehacer diario, no un tema de relleno. No contar con políticas de equidad puede limitar la capacidad de las empresas de entrar al mercado americano, o no tener prácticas sanas de sostenibilidad puede ser una barrera para acceder a créditos. 


Lea aquí:Conozca más de los ganadores de los premios Las Mejores Empresas


¿Qué hace falta para que se cree más industria en Colombia?

Necesitamos generar más economía. Esto no lo digo yo, lo han dicho expertos como Juan Carlos Echeverry. La economía del país está concentrada en unas pocas ciudades y para seguir creciendo, tenemos que fomentar el surgimiento de mercados más sofisticados en todas partes. Esto es clave para que crezca la industria. 

En el tema de equidad de género, ¿cómo está la participación en las empresas?

Las empresas tienen cada vez más conciencia sobre la importancia de tener equidad. Una mayor equidad asegura la sostenibilidad de su organización.

¿Se está formando en las academias lo que se necesita en la realidad?

No. La academia está en crisis. Las universidades estamos repensándonos para poder responder a las necesidades del futuro. Esto no significa que debamos ser complacientes con las empresas. De hecho, debemos ser críticos. Sin embargo, críticos y a la vez ser socios de las empresas para solucionar problemas y tejer redes. 

Está en deuda la academia con los alumnos, se quedan cortos…

La academia tiene que cambiar con las expectativas de los estudiantes. En esas estamos. Tenemos que flexibilizar el currículo, fortalecer las competencias de programación y analítica y sobre todo, formar personas que sean capaces de seguir aprendiendo por el resto de la vida.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión