Escuchar este artículo

Los derechos vs. los deberes de los migrantes en Colombia

Viernes, 18 de Agosto de 2017
51 mil permisos se han otorgado en este mes y 136 ciudadanos del vecino país han sido expulsados.

Si bien el fenómeno de la migración no es ajeno a Norte de Santander, pues su condición de frontera ha permitido siempre el flujo de colombianos y venezolanos que buscan asentarse a un lado u otro de la línea limítrofe en busca de nuevas y mejores oportunidades, el cierre del paso por parte del gobierno de Nicolás Maduro, en 2015, desencadenó una estampida nunca antes vista hacia territorio nacional.

Miles de esas personas eran colombianas que años atrás se habían radicado en Venezuela y fueron deportadas por falta de documentos legales, pero la difícil situación del vecino país llevó, igualmente, a  que muchos de sus propios ciudadanos comenzaran a salir para radicarse en Colombia y abrirle paso a una nueva vida.

No obstante, con el paso de los meses, el panorama se ha hecho más complejo, y al tiempo que la inestabilidad económica y la tensión política aumentan en su país, la cifra de venezolanos que llega crece.

Le puede interesar: Llegada de inmigrantes a Cúcuta dos años después del cierre de frontera

Al 30 de junio de 2017, Migración Colombia había registrado el ingreso de 263.331 inmigrantes, que entraron, principalmente, por los puestos de control Migratorio de Cúcuta, Paraguachón y Bogotá.

Así, hoy es fácil encontrar a decenas de venezolanos trabajando de manera formal en empresas del país, pero también a muchos deambulando, engrosando las cifras de informalidad.

Esto ha generado, a su vez, la preocupación de los nortesantandereanos, que se preguntan ¿hasta dónde debe llegar la atención del Gobierno y de las instituciones colombianas?

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los derechos humanos están garantizados para todas las personas presentes en un Estado, y en ese sentido se les deben respetar igualmente a los migrantes, independientemente de su estatus legal o período de estancia.

En ese contexto, a quienes llegan, Colombia les debe garantizar, además de su vida,  el derecho a la libertad de movimiento, al asilo y a la unidad familiar.

Además: Venezolanos no han reclamado la Tarjeta de Movilidad Fronteriza

De la misma forma, la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Migrantes Trabajadores y Miembros de sus Familias, aplicada en Colombia, establece normas básicas para respetar los derechos humanos y evitar los tratos discriminatorios.

En agosto de 2009, el Gobierno aprobó el  Conpes 3603, con el fin de promocionar la defensa, protección y garantía de los derechos humanos de las personas vinculadas en los procesos migratorios, y promover la “creación de escenarios que beneficien la decisión de migrar bajo condiciones de libertad en las que los ciudadanos construyan su propio destino con el acompañamiento y protección del Estado”.

Salud y educación, también derechos

En los últimos meses, los venezolanos han registrado en los centros médicos de Cúcuta, especialmente en el Hospital Erasmo Meoz, una alta demanda de atención especializada, dadas las dificultades para acceder a ella en su país. 

Al respecto, la OIM recordó que el artículo 25 de la  Declaración Universal de los Derechos Humanos  establece que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”.

En ese sentido, el Estado les debe garantizar a quienes lleguen al país, su derecho a la salud y la atención médica.

Lo mismo ocurre con la educación, razón por la cual, desde 2015, cuando se cerró la frontera, se estableció un corredor humanitario para permitir que los niños venezolanos que estudiaban en Colombia, pudieran seguir asistiendo a clases.

Para ello, se trabajó en un proceso de carnetización.

Otros derechos de los migrantes

Además del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de 1976, la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familias, de 1990, también existe el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, los cuales, en su conjunto, establecen una serie de medidas de protección para los migrantes, así:

Derecho a la justicia social: derecho de segunda generación que permite un trato social justo del migrante, en materia laboral, política y de servicios sociales.

Derecho a la identidad cultural: es el derecho que tienen todos los migrantes al mantenimiento de su identidad cultural y poder ser diferente, pero al mismo tiempo parte integrante de la sociedad receptora.

Protección contra la detención y prisión arbitraria: “El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado solo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley”.

En ningún caso, el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación a causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o de sus opiniones políticas.

  • La expulsión colectiva de extranjeros está prohibida.
  • Derecho a la elección de residencia.
  • Principio de igualdad y no discriminación.
  • Derecho a la propiedad.
  • A salir libremente de cualquier país.

Para las elecciones de 2015, las autoridades electorales permitieron la participación de extranjeros en los comicios locales y regionales, siempre y cuando los votantes tuvieran su respectiva cédula de extranjería y llevaran viviendo mínimo cinco años en el país, después de recibir su visa de residente.

Sus deberes y obligaciones

Pero así como los migrantes que libremente decidieron radicarse en Colombia en busca de nuevas oportunidades o para preservar su integridad, tienen a su favor una larga lista de derechos, las normas internacionales también consagran obligaciones que deben cumplir para poder permanecer aquí.

Lo primero es que deberán respetar y observar la ley y las normas locales.

Al respecto, Ricardo Abello, profesor de Derecho Internacional de la Universidad  del Rosario, explicó que si bien ningún migrante tiene un régimen legal aplicable diferente a los demás, su prioridad es cumplir las normas del Estado en el que se encuentra.

“Parte de esas normas que debe cumplir es no estar en situación de irregularidad, sino que, en teoría, deben presentarse para estar en concordancia con la legislación nacional”, explicó.

En ese sentido, cuando el Estado encuentra que las personas están en dicha situación, debe adelantar un proceso previo que permita el derecho a la defensa, “que fue lo que no hicieron en Venezuela hace dos años”.

“Todo Estado tiene derecho a sacar de su país a todo migrante que se encuentre en situación de irregularidad, pero tiene que haber una investigación y un procedimiento, que se debe cumplir en aras de poder hacer efectiva  la expulsión, para que no haya la figura que  se conoce como Non-Refoulement, que consiste en que una persona no puede ser regresada al territorio del que está huyendo porque su vida o su integridad corren peligro”, sostuvo Abello.

Según cálculos de Migración Colombia, dentro del territorio nacional permanecen, en la actualidad, un poco más de 153.000 ciudadanos venezolanos, a quienes ya se les venció su permiso temporal de permanencia, y otros 50.000 a quienes estaría próximos a vencérseles y entrarían a permanencia irregular.

La Cancillería colombiana recuerda también que cualquier acción en contra de las leyes y normas colombianas será objeto de sanción.

De la misma forma, las personas que ingresen al país en condición de migrantes, deberán inscribirse en el Consulado, “pues la asistencia consular se basa en el hecho de que usted sea visible para el Estado”.

Para tener en cuenta

¿Cómo se puede ingresar a Colombia y qué requisitos se deben cumplir?

Si usted es un ciudadano nacional o extranjero que ingresa a Colombia por un aeropuerto internacional, puerto terrestre, marítimo o fluvial, debe realizar ante la autoridad migratoria colombiana el procedimiento inmigratorio, presentando su pasaporte vigente, documento de viaje o de identidad, según el caso, y la visa correspondiente, cuando sea exigible. A raíz del cierre de los puentes internacionales, el Gobierno colombiano dispuso también de una Tarjeta de Movilidad Fronteriza, con la que se busca  regular el ingreso diario por los pasos que comunican con Venezuela.

¿Qué tipos de permisos de ingreso tiene Colombia?

  • Permiso de Ingreso y Permanencia (PIP).
  • Permiso Temporal de Permanencia (PTP).

¿Cuándo puede la autoridad migratoria cancelar un permiso?

  • En cualquier momento.
  • Por deportación o expulsión.
  • Cuando se evidencie la existencia de actos fraudulentos o dolosos por parte del solicitante.

¿Cuándo se considera un ingreso irregular?

  • Cuando el ingreso al país se da por un lugar no habilitado.
  • Cuando entra por un lugar habilitado, pero evadiendo u omitiendo el control migratorio.
  • Cuando ingresa sin la documentación requerida o con documentación falsa.

*Con información de Migración Co0lombia, Ministerio de Relaciones Exteriores.

Image
La opinión
La Opinión