Migrantes: sin atención humanitaria en Pamplona

Viernes, 8 de Enero de 2021
Con sus recursos, Martha Duque busca darle apoyo a los caminantes venezolanos.

Después una larga caminata de varios días, llegan a Pamplona entre 300 y 200 migrantes que se desplazan al interior de Colombia y al resto de países de Suramérica. 

Aquí, hacen escala para tomar fuerzas y dirigirse por las vías que consideran más cortas, utilizando las carreteras a Bucaramanga y la Central del Norte que los lleva a Bogotá.

Los dos trayectos con alto grado de complicaciones en caso de continuar caminando hacia la capital de Santander como son el pasar por zonas de páramos en Berlín y el Picacho (Santander). 

Por la otra vía está Monumentos que hace parte del páramo de Almorzadero, entre Chitagá y El Cerrito (Norte de Santander).

Al pisar esos territorios de alta montaña están expuestos a las bajas temperaturas que pueden ocasionarles hipotermia sino están bien abrigados, en especial los niños y ancianos.

Además van mal alimentados, lo que los convierte en personas indefensas ante todas esas situaciones propias de la migración.

“Estamos asombrados, porque arriban muchas mujeres con niños pequeños. También personas mayores de edad con dificultades para caminar”, manifestó la líder social Martha Duque Vera.

Como complemento, agregó que es un panorama que sigue siendo triste por son seres humanos que llegan enfermos, hambrientos, sin calzado y  ropa adecuada para soportar el clima de la región.

Eso según ella a lo largo del camino y cuando están en Pamplona, no gozan de la debida atención por parte de los organismos humanitarios y del mismo Estado.

Pasan la noche tendidos en los andenes, pisos y zonas verdes. Están expuestos al intenso frío pamplonés.

Duque Vera, afirmó que ella continúa con la tarea humanitaria y en la medida de las posibilidades les ofrece, un poco de alimento y bebidas calientes a quienes se acercan a su casa en busca de ayuda.