Escuchar este artículo

'Los Lisos' robaban y abusaban sexualmente de sus víctimas

Miércoles, 21 de Julio de 2021
Esta banda de atracadores delinquía en la comuna 6.

Las víctimas de la banda ‘Los Lisos’, dedicada a cometer robos en los diferentes barrios de la Comuna 6 de Cúcuta, siempre estaban expuestas a perder sus pertenencias y también a ser sometidas a abusos sexuales por parte de algunos integrantes de esta estructura.

Los uniformados de la Unidad Básica de Investigación Criminal de la Unipol, adscritos a la Policía Metropolitana de Cúcuta, les siguieron el rastro a esta banda durante al menos ocho meses, conociendo su alcance delictivo, así como los abusos sexuales contra las víctimas.

Le puede interesar nuestro contenido premium: Desde marzo se conocía el plan para cometer atentados en Cúcuta

“El líder de la banda, conocido como ‘Muletas’, era el que cometía los abusos. En medio de un robo en una vivienda, llegó hasta una de las habitaciones, dominó a la mujer que estaba allí y le tocó sus partes íntimas, mientras la obligaba a quedarse callada”, explicó una fuente judicial cercana a las pesquisas.

Según se conoció, otra mujer que atendía un local comercial, donde un integrante de ‘Los Lisos’ llegó a cometer un robo, también fue víctima de un aberrante abuso sexual.

El atracador obligó a la mujer a encerrarse en el baño, la desnudó y además de tocar sus partes íntimas, la besó insistentemente en diferentes partes del cuerpo.

Además: Lo amarraron y asfixiaron y dejaron su cadáver muy cerca de su casa

Por estos hechos, la Fiscalía le imputó a ‘Muletas’ el delito de acto sexual violento, además de tener que responder por concierto para delinquir y hurto calificado y agravado.

Los detenidos

Cuando los policías tuvieron el material probatorio para judicializar a esta estructura de atracadores, de inmediato tramitaron las órdenes de captura en coordinación con la Fiscalía de Patrimonio Económico para detener a Carlos Pablo Gómez Hernández, ‘Muletas’; Jhon Camilo León Toscano, alias Posa, segundo al mando; Óscar Eduardo Meneses Guerrero, ‘Chicho’; Luis Alberto Santafé Granados y Yofran Moisés Rodríguez Meneses.

Los allanamientos simultáneos se produjeron en los barrios Simón Bolívar y Toledo Plata de Cúcuta, así como en el barrio Laureles de Medellín, donde fue sorprendido alias Posa, quien intentó evadir el cerco de las autoridades.

También le puede interesar: Con ‘patada voladora’ evita que lo roben

Según las autoridades, alias Muleta, quien sería el líder de la organización, tiene antecedentes por homicidio, porte ilegal de armas, hurto calificado y agravado y fabricación, tráfico o porte de estupefacientes.

Alias Chicho y Yofran Rodríguez son primos. Los dos se encargaban de interceptar a las víctimas, por ser ágiles para cometer los atracos y huir fácilmente sin permitir ser capturados por las autoridades.

Luis Santafé, conocido como ‘Guicho’, era el que se encargaba de conducir un taxi, en el que se transportaba la banda para cometer los atracos y huir del lugar del hecho con el botín.

Los investigadores lograron involucrar a ‘Los Lisos’ en al menos diez hurtos, entre los que tuvieron 16 víctimas.

“Se pudo comprobar que esta banda recaudó 140 millones de pesos en estos robos, según lo que aseguraron las víctimas. Sabemos que esta estructura está involucrada en otros hechos”, dijo la fuente judicial.

Las autoridades invitaron a la comunidad a que, en caso de reconocer la participación de los detenidos en otros hechos delictivos, instaure la denuncia para fortalecer los procesos judiciales en su contra.

Según se conoció, en varios videos de seguridad quedaron registrados los atracos que cometían ‘Los Lisos’, por lo que se espera que las víctimas de estos hurtos formalicen los procesos judiciales contra la banda.

¿Cómo robaban?

‘Los Lisos’ ingresaban a las viviendas de los barrios Toledo Plata, Simón Bolívar, Aeropuerto, Trigal del Norte, entre otros de la Comuna 6, en la madrugada, entre las 2:00 y las 5:00 a. m., para cometer millonarios robos.

Los asaltantes forcejeaban la puerta principal y cuando ingresaban, amordazaban y ataban de pies y manos a sus víctimas, asegurándoles que se trataba de un allanamiento de la Sijín de la Policía, mientras inspeccionaban la vivienda.

Dinero en efectivo, joyas y hasta los víveres que estaban en la nevera eran los objetivos de estos atracadores, que intimidaban a las personas con armas de fuego.

Además, los mediodía y finalizando la tarde, eran los horarios escogidos por esta banda para cometer los robos en los establecimientos comerciales, así como en lugares desolados por donde pasaban algunas personas.

Image
La opinión
La Opinión