Escuchar este artículo

Los rastros que dejó la captura de 'El Loco' de 'Los Boyacos'

Viernes, 10 de Septiembre de 2021
Julio Peñaranda Torres fue detenido saliendo de un lujoso conjunto residencial.

Capturar a Julio Peñaranda Torres, ‘El Loco’, no fue una tarea fácil para los investigadores de la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol) que le siguieron el rastro en Cúcuta, durante los últimos tres meses.

Lea también: A 'Los Boyacos' les siguieron los pasos por varios años

De manera sigilosa, los uniformados estuvieron tras los pasos del presunto narcotraficante que además era custodiado con los drones de la Policía, para ubicar los lugares a donde se escondía y donde sostenía reuniones con su organización, cada quince o veinte días.

narcotrafico

Peñaranda planeaba encuentros con su red de narcotráfico en parqueaderos de lujosos conjuntos residenciales, ubicados en la vía que comunica a San Mateo con la glorieta Padre García Herreros.

“Esas reuniones se hacían después de las 9:00 y 10:00 de la noche. ‘El Loco’ llegaba, se estacionaba y no se bajaba del vehículo, a la espera de que llegaran sus socios y colaboradores, con los que conversaba hasta tres y cuatro horas, dentro de las camionetas”, explicó una fuente judicial.

narcotrafico

Los investigadores que estuvieron siguiéndole las pistas a este narcotraficante, se percataron de que siempre se transportaba en diferentes vehículos, por lo que tenía entre 15 y 20 de diferentes marcas. Asimismo, se quedaba en diferentes casas cada dos días, para evadir el control de las autoridades.

El retorno

Las autoridades conocieron que Peñaranda Torres, oriundo de Sardinata, quien es señalado de ser el líder de la red de narcotraficantes conocida como Los Boyacos, regresó a Cúcuta en diciembre de 2020, luego de quedar en libertad provisional en España, tras ser capturado en 2017 con un cargamento de 2.5 toneladas de clorhidrato de cocaína, junto con su socio, Ronald Alfredo Roa.

 ‘El Loco’ huyó de España, donde debía presentarse a la justicia periódicamente y emigró del país para llegar a la capital de Norte de Santander, a continuar presuntamente con su actividad como narcotraficante.

Según las autoridades, ‘El Loco’ y Roa llegaron a España en 2016 con la intención de expandir su imperio de narcotráfico en este país europeo, para acopiar y posteriormente distribuir la cocaína que era producida desde la zona del Catatumbo, especialmente en Tibú, y luego era enviada desde la costa Atlántica hasta Europa.

La operación que permitió la captura de los dos hombres en 2017 se dio en coordinación entre las autoridades españolas y la DEA de Estados Unidos, incautándoles el cargamento de cocaína, valorado en al menos 141 millones de euros.

Las autoridades también aseguraron que, en 2013, a esta estructura de narcos les destruyeron 24 laboratorios artesanales para procesar cocaína, en el Catatumbo, que en ese momento eran custodiados por el frente 33 de las extintas Farc.

Peñaranda y su red, según las investigaciones, son un reducto de los denominados Narcos Puros, por lo que en Europa quisieron imponer su emporio del tráfico de drogas, sin conocerse judicialmente de nexos con otros carteles de drogas.

Los dos hombres se instalaron en Santiago y Vigo (España) con el fin de conectar sus negocios y distribuir la cocaína en camionetas de doble fondo, adaptadas con caletas para transitar por las calles de este país.

Lea aquí: Capturan a 24 miembros de ‘El Cartel de Los Boyacos’ en España

La captura

A las 8:00 de la noche del viernes 3 de septiembre, los investigadores de la Dipol, en coordinación con uniformados de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, así como con la Policía de España, interceptaron a Peñaranda Torres, cuando salía de un lujoso conjunto residencial, cerca de San Mateo.

“Por la información de inteligencia ya sabíamos que estaba en una de esas casas, y que esa noche se iba a trasladar de residencia, como tenía acostumbrado. Por eso mantuvimos vigilancia día y noche para conocer el momento exacto en el que intentara salir del conjunto”, explicó la fuente.

Rápidamente, la Policía instaló un puesto de control a 200 metros del conjunto residencial, cuando los investigadores se percataron de que ‘El Loco’ se subió a una camioneta marca Toyota TXL, blanca, junto con una mujer.

Cuando le dieron la orden de pare, el narco no tuvo opción ni manera de oponer resistencia a su captura y de inmediato fue trasladado a las instalaciones policiales y posteriormente a la Fiscalía.

Julio Peñaranda tenía circular roja de Interpol y una orden de captura con fines de extradición hacia España. La justicia española lo tiene solicitado por tráfico internacional de clorhidrato de cocaína y pertenencia a una organización criminal.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas