Escuchar este artículo

No hubo robo en el crimen de taxista en Antonia Santos

Martes, 1 de Junio de 2021
Ramón Hernando Gualdrón recibió tres impactos de bala. Los investigadores judiciales tratan de encontrar una hipótesis clara del asesinato.

Entre las primeras pesquisas que adelantaron las autoridades, tras el asesinato del taxista Ramón Hernando Gualdrón Peñaranda, descartaron que el hecho fuera producto de un atraco. En el vehículo quedaron todas sus pertenencias, entre estas, dinero en efectivo.

Los investigadores judiciales tratan de encontrar una hipótesis clara sobre este nuevo crimen que enlutó al gremio de taxistas, azotado también por la delincuencia. El hecho se registró este lunes en la calle 17 entre avenidas 47 y 48 del barrio Antonia Santos, promediando la 1:00 de la tarde.

Según se conoció, Gualdrón de 73 años transportaba a dos mujeres a esa hora, cuando un hombre se le acercó en una motocicleta por la ventana del conductor y le disparó en tres oportunidades, dejándolo sin vida de manera inmediata.

La víctima recibió los disparos en la oreja, la cara y en el brazo izquierdo. Su cuerpo quedó recostado hacia el asiento derecho, sin que las autoridades pudieran hacer algo para salvarle la vida.

El pistolero y las mujeres que iban como pasajeras huyeron del lugar y a pesar de que, a través de la red de apoyo entre la Policía Metropolitana de Cúcuta y los taxistas, les siguieron el rastro, no pudieron ubicarlos.

“Les hicimos cacería hasta que se metieron por la entrada al corregimiento Carmen de Tonchalá”, dijo uno de los colegas.

¿Quién era?

Ramón Gualdrón Peñaranda trabajaba desde hacía muchos años como taxista. Dejó nueve hijos. Las autoridades tratan de establecer qué causó el ataque. Una hija de la víctima arribó a la escena del crimen y aseguró que desconocían de problemas o amenazas en contra de su ser querido.

Recordó que después de almorzar, Ramón les dijo que iría al centro, a reclamar un celular que había mandado a arreglar y minutos después recibieron la noticia del asesinato.

Sin embargo, una de las dudas que tienen los taxistas es que el vehículo en el que se movilizaba Gualdrón tenía pico y placa, ayer, y no podía circular.

“Uno no sabe qué pudo haber pasado, pero eso nos hace pensar que las dos mujeres eran conocidas de él y lo llevaron hasta ese punto”, dijo uno de los taxistas.

Una fuente judicial cercana a las pesquisas, aseguró que se adelantan las verificaciones por algunos problemas personales que tenía la víctima, para precisar si esto tendría alguna relación con el homicidio.

Los otros crímenes

En lo corrido de este año han sido asesinados cuatro taxistas en Cúcuta, lo que genera preocupación en el gremio, al mismo tiempo que le piden a la Policía y la Alcaldía de Cúcuta mayor control y seguridad para sus integrantes.

Este gremio de conductores mantiene constante comunicación con la Policía con una red de apoyo, en la que se busca atender de inmediato cualquier situación de riesgo que sea reportada.

En la madrugada del 9 de mayo murió Wilder Contreras, luego de recibir un impacto de bala en la cabeza, tras ser atracado por dos hombres que viajaban como pasajeros, en el barrio Panamericano.

A las 4:40 de la tarde del 21 de abril, cinco tiros retumbaron en la calle 0 entre avenidas 4 y 5, del barrio Chapinero. Las balas fueron directo a la cabeza de Víctor Alfonso García Botía, quien conducía el taxi, de placa TJN 114. Su cuerpo quedó recostado sobre el lado derecho, hacia la silla delantera del copiloto, en donde terminó desangrado.

El 14 de marzo también fue asesinado el taxista Fernando Alfonso Mahecha, en la entrada que lleva al corregimiento Urimaco. En la reacción de la Policía fue capturado Maikol José Coronado Flórez, quien presuntamente fue el autor del hecho.

Image
La opinión
La Opinión